6/1/15

Islam: La revolución de los valores que necesita la Argentina (VIII)

Islam
La revolución de los valores que necesita la Argentina


EN EL NOMBRE DE DIOS, EL CLEMENTE, EL MISERICORDIOSO

Capítulo VII: Ignorancia y violencia

Por Imad Husein Mariano PI

Contrariamente a lo que la mayoría piensa, la ignorancia no es la falta de instrucción, sino la falta de sabiduría. Una persona puede estudiar mucho y permanecer tan ignorante como el que más. Por otro lado, también es cierto que el estudio puede ayudar muchísimo al desarrollo de la sabiduría, pero nunca podrá reemplazarla. De hecho, el profeta del Islam, Muhammad (PBD), era completamente analfabeto. Sin embargo el favor divino y la pureza de su corazón, lo convirtieron en uno de los sabios más reconocidos en la historia de la humanidad.
La ignorancia tiene muchas manifestaciones en nuestra época actual. El ignorante es aquel que a pesar de tener la realidad clara frente a sus ojos es incapaz de verla. Sus ojos están ciegos, sus oídos sellados y su corazón cerrado a la verdad.
La sociedad que hoy considera estúpido adorar a Dios, es la misma que profesa una  adoración irracional a los ídolos deportivos y musicales, a las cosas materiales y a sus propias pasiones y deseos. La ignorancia es exaltada como una virtud entre los ignorantes, que a la vez de que están dispuestos a arriesgar la vida por la cosa más estúpida, muestran un completo desinterés por las metas elevadas del espíritu humano y son completamente incapaces de comprender y valorar a quienes realizan verdaderos sacrificios por el bienestar de los demás.
¿Acaso no vemos a los imbéciles que se enfrentan incluso hasta la muerte por motivos deportivos sin que la victoria, la derrota o el falso orgullo de supremacía beneficie o perjudique en nada a alguno de ellos? Nunca veremos a esta gente organizándose seriamente para enfrentar la opresión y sus agentes.
Porque el ignorante solo se pone en acción y es capaz de ejercer la violencia para oprimir y someter, pero nunca para liberar. Su ignorancia le hace pensar que actúa con la más absoluta libertad y decisión propia, cuando en realidad reproduce al pie de la letra el libreto que para él escribieron los poderosos. “Si los pobres disputan entre ellos por los más diversos y estúpidos motivos, nosotros tenemos garantizado el predominio para rato” se dicen los opresores del pueblo en sus despachos de lujo mientras miran divertidos los desmanes por televisión. Por supuesto que ellos también sufren de una profunda ignorancia: en una sociedad hundida en la barbarie, la muerte puede encontrarlos a la vuelta de la esquina.
Por eso los profetas de Dios (P) siempre combatieron sin concesiones el falso orgullo de los ignorantes, anunciándoles un castigo doloroso, en este mundo y en el otro. Su natural carácter opresor no beneficia ni perjudica a los creyentes, y mucho menos a Dios. Unos porque a pesar de sufrir la opresión, tarde o temprano habrán de ganarse el paraíso y el reconocimiento de la humanidad en la lucha por el restablecimiento de la justicia, independientemente de que triunfen o no en esta vida, y Dios no necesita de ellos en lo más mínimo y se aleja de ellos en la medida que ellos se alejan de Él. Los ignorantes que oprimen a las criaturas de Dios, no saben que solo se oprimen a sí mismos.
Por eso la ignorancia se halla fundamentalmente en la falta de criterio, en no saber diferenciar entre lo importante y lo distractivo, y en no saber elegir entre el camino recto y el camino de la perdición en este mundo y en el otro.
A tal punto nuestra tradición reafirma esta verdad práctica y demostrable, que el libro celestial de los musulmanes, el Corán, es caracterizado por Dios como “el Criterio” y “el Discernimiento”.
¿Qué sería de la violencia irracional y callejera si quitáramos de en medio el mal de la ignorancia?

























Pasajes del sagrado Corán y las Tradiciones que fundamentan el Capítulo VII

Del Sagrado Corán

“En el Nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso.
Di: ¡Oh vosotros los que no creeis!
No adoro lo que vosotros adorais ni vosotros sois adoradores de lo que yo adoro.
Y yo no soy adorador de lo que vosotros adorabais y vosotros no sois adoradores de lo que yo adoro.
Para vosotros vuestra religión y para mí mi religión.”
109:1-6

“Apartaré de mis señales a quienes se llenan de soberbia en la tierra sin ningún derecho y aunque vean todas las señales no creeran en ellas y aunque vean el camino de la dirección correcta no lo elegirán como su camino y si ven el camino equivocado lo adoptaran como su camino. Eso, por haber desmentido Nuestras señales y haberse desentendido de ellas.”
7:146

“¡Oh hijito mío! Haz la oración y ordena lo que es bueno, prohíbe lo que es malo y se paciente cuando sufras una desgracia. En verdad, esto es una de las cuestiones que exigen mayor entereza y decisión.
No gires tu rostro ante la gente con altivez y no camines por la tierra con arrogancia. En verdad, Dios no ama a quien es vanidoso y engreído.
Y se modesto en tu caminar y habla poco y con tono suave. En verdad, la mas insoportable de las voces es el rebuzno del asno.”
31:17-19

“Y aferraos a la cuerda de Dios todos juntos y no os dividáis.
Y recordad la merced de Dios con vosotros cuando erais enemigos y Él unió vuestros corazones y os convertisteis, por Su merced, en hermanos y estabais al borde del abismo del fuego y os salvo de él.
Asi es com Dios os explica claramente sus signos. Quizas asi os guieis y surja de vosotros una comunidad que invite al bien, ordene hacer lo que es correcto y prohíba el mal. Esos serán los triunfadores”
3:103-104

“No te hemos enviado a la gente sino como una protección ante el pecado, portador de buenas nuevas y amonestador, pero la mayoría de las gentes no saben y dicen: ¿Cuándo tendrá lugar vuestra promesa, si es que sois sinceros?
Di: teneis cita un dia qie no se os retrasara ni adelantara ni una hora.
Y quienes no son creyentes dicen: No creemos en ese Corán ni en lo que vino antes de él.
Pero si pudieses ver cuando los opresores estén ante su Señor culpándose unos a otros. Aquellos que fueron oprimidos diran a los arrogantes: si no hubiese sido por vosotros habriamos sido creyentes.
Aquellos que fueron arrogantes diran a los oprimidos:¿Acaso nosotros os apartamos de la buena guía cuando llego a vosotros? No, sino que erais pecadores.
Y los oprimidos diran a los arrogantes: No, fueron vuestras maquinaciones de noche y de día, ordenandonos que no creyésemos en Dios y que le atribuyensemos semejantes…”
34:28-33

“Di: el mal y el bien no son iguales, aunque te sorprenda la abundancia del mal.
Así pues, temed a Dios ¡Oh gente dotada de intelecto! Para que podais triunfar.”
5:100

“En verdad, el perdón de Dios es para aquellos que hacen el mal por ignorancia y luego se arrepienten inmediatamente. A esos Dios les perdona. Dios es conocedor, sabio.”
4:17

“Y cuando oyen conversaciones vanas se apartan de ellas y dicen: Nosotros somos responsables de nuestros actos y vosotros de los vuestros. Quedad en paz. No tratamos con los ignorantes.”
28:55

De las Tradiciones

Del Profeta Muhammad (PBD): El amigo de cada persona es su intelecto, y su enemigo es su ignorancia.

Del Profeta Muhammad (PBD): Sólo se comprende todo el bien con el intelecto. No hay modo de vida (o religión verdadera) para quien no tiene intelecto.»

Del Profeta Muhammad (PBD): Por cierto que el tonto llegará con su tontería a algo más grave que el corrupto con su corrupción. Mañana (en el Día del Juicio), los siervos se elevarán en sus grados y alcanzarán la proximidad de su Señor sólo en la medida de sus intelectos.

Del Profeta Muhammad (PBD): Quien declara: ‘Yo soy sabio’, es ignorante.

Del Profeta Muhammad (PBD): Dios es obedecido y adorado con el conocimiento, y lo mejor de este mundo y del otro está con la ciencia, mientras que el mal de este mundo y del otro se encuentra con la ignorancia
Del Profeta Muhammad (PBD): Quien dictamina entre la gente sin saber, es más lo que corrompe de la religión que lo que corrige.

Del Profeta Muhammad (PBD): ¡Cuídate de la terquedad (el empecinamiento caprichoso)!
Porque su comienzo es la ignorancia y su final es el arrepentimiento.

Del Profeta Muhammad (PBD): Ciertamente la semilla germina en un terreno fértil y no crece en la roca. Del mismo modo la sabiduría mora en el corazón del humilde y no en el del arrogante tirano.

Del Profeta Muhammad (PBD): Dios no repartió entre Sus siervos nada mejor que el intelecto. Luego, el sueño del juicioso es mejor que la vigilia del ignorante, el desayuno del juicioso es superior al ayuno del ignorante, la quietud del juicioso es mejor que la actividad del ignorante.

Del Profeta Muhammad (PBD): El ejemplo del creyente es como la espiga de trigo, la cual a veces se inclina y a veces se pone de pie. En cambio el incrédulo es como un árbol fuerte
que siempre permanece erguido y no se da cuenta de nada.

Del Profeta Muhammad (PBD): ¡Apartaos de la disputa! Ciertamente lo primero que Dios me Ha prohibido, después de la adoración de los ídolos, es la disputa.

Del Profeta Muhammad (PBD): No existe bien alguno en una religión en la cual no hay instrucción (profunda y abarcada)…

Del Profeta Muhammad (PBD): Cuando el sabio no actúa de acuerdo con su conocimiento,
su exhortación pasa por los corazones como la lluvia sobre las piedras.

Del Imam ‘Alî Ibn Al-Husain (P): “¡Oh hijo! Observa a cinco (tipos de personas) de forma que no te juntes con ellos, ni les des conversación, ni les acompañes en un camino”. Dije: “¡Oh padre! ¿Quiénes son? ¡Enséñamelos!”. Dijo: “Abstente de alternar con el mentiroso puesto que él es igual que el espejismo; te hace parecer cerca lo lejano y te hace parecer lejos lo que está cerca. Abstente de alternar con el corrupto, puesto que te venderá por un bocado o por menos que eso aún. Abstente de alternar con un tacaño puesto que te traicionará en lo concerniente a sus bienes cuando más necesites de él. Abstente de alternar con un necio, puesto que queriendo beneficiarte te perjudicará. Abstente de alternar con quien corta sus vínculos familiares puesto que ciertamente que lo he encontrado maldecido en el Libro de Dios, Imponente y Majestuoso, en tres ocasiones”.

Del Imam ´Ali (P): ¡Oh, gente! No existe bien alguno en una religión en la cual no hay instrucción (profunda y abarcada)...
Del Imam ´Ali (P): ¡Cuán a menudo a un sabio lo mata su ignorancia mientras que su conocimiento no le resulta provechoso!

Del Imam ´Ali (P): Ciertamente que a los corazones de los ignorantes los turba la codicia, el deseo los pone a su merced y el engaño los tiene sujetos.

Del Imam 'Alí(P): Pronto llegará después de mí un tiempo en el cual no habrá nada más oculto que la verdad ni más manifiesto que la falsedad, ni mayor que la mentira sobre Dios y su Mensajero. No existirá para la gente de aquella época nada menos demandado que el Libro cuando se lo lea correctamente, ni algo más costoso que el Corán fuera de su lugar. No habrá en las ciudades algo más desconocido que el bien ni más conocido que el mal...

Del Imam 'Alí(P): Si el que no sabe se callara, desaparecería la discrepancia.

Del Profeta Muhammad (PBD): ¡Oh, Dios mío!  ¡Preséntame a los mundanos y a quienes aman la otra vida!  Dios le dijo: “Los mundanos son quienes comen mucho, se ríen mucho y duermen mucho, se encolerizan reiteradamente y pocas veces están conformes. No piden perdón frente a sus maldades ni aceptan las disculpas de quienes se las ofrecen. Son perezosos en la adoración a Dios y osados con los pecados. Tienen desmedidas y lejanas ilusiones y aunque se les aproxime su hora, nunca piensan en la rendición de cuentas por sus actos. Su beneficio para el prójimo es escaso. Son individuos charlatanes, desprovistos del sentido de la responsabilidad y amantes de la gula.”
  “Los mundanos no agradecen a Dios por Sus Mercedes ni son pacientes frente a las calamidades. Desvalorizan los grandes servicios de otros (destacando los pocos actos propios), se alaban por una obra que no han realizado y exigen aquello que no les corresponde. Continuamente hablan de sus deseos, señalan los defectos de la gente y ocultan sus bondades”
  Preguntó (el Profeta –BPD-): “¿Quedan aún más defectos de los mundanos?”  Le dijo (Dios): “¡Oh, Ahmad! Otro de sus defectos es que son ignorantes y torpes. No son humildes frente al maestro de quien han aprendido la ciencia. Se consideran inteligentes, pero desde el punto de vista de los poseedores de conocimiento son unos ignorantes y necios.”

Del Profeta Muhammad (PBD): Hay dos grupos de mi comunidad los cuales si son correctos, mi comunidad entera será íntegra, y si se corrompen se corrompe mi comunidad. Se le preguntó: ¡Oh Mensajero de Dios! ¿Y cuáles son esos dos (grupos)? Respondió: Los sabios y los gobernantes.

Del Imam ´Ali (P): Es suficiente para el hombre como muestra de su tontería el observar los defectos de la gente al punto que sus propios defectos se le oculten"






No hay comentarios:

Publicar un comentario