6/1/15

Islam: La revolución de los valores que necesita la Argentina (XI)

Islam
La revolución de los valores que necesita la Argentina


EN EL NOMBRE DE DIOS, EL CLEMENTE, EL MISERICORDIOSO
Capítulo X
Los musulmanes y la revolución cultural en la Argentina
Por Imad Husein Mariano Pi


En este último capítulo queremos dirigirnos especialmente a nuestros compatriotas musulmanes.
Las características socio-culturales y los rasgos arabistas de gran parte la comunidad islámica argentina no ayudan mucho ni a la difusión del Islam ni al desarrollo en amplitud y profundidad de la comunidad. Es un tema que ya hemos tratado algunas veces y no profundizaremos en sus causas y manifestaciones aquí porque no es en absoluto de importancia para este material.
Quienes se enorgullezcan, alardeen y exalten su condición de árabe-descendientes o argentinos arabizados, allá ellos. Por nuestra parte, no consideramos que tenga interés ni beneficio alguno. Más bien por el contrario, creemos que brinda una gran contribución al deseo imperialista y reaccionario de mostrar al Islam como una cultura “nacional” foránea y extranjerizante, ajena al espíritu y naturaleza de nuestros pueblos, y no como mensaje divino universal cuya destinataria y depositaria original es la humanidad toda abrazando a todos los colectivos nacionales.
Decimos esto porque en términos socio-políticos, es claro el destino de las sectas extranjerizantes en la vida nacional, como lo demuestra el triste caso de la izquierda liberal en la Argentina, que pretendiendo la redención de los humildes, las más de las veces terminó como complemento “por izquierda” del proceso de colonización cultural europeísta capitaneado por las derechas locales y globales.
Siendo la política, en el sentido más amplio de la palabra, la vía más sencilla y comprensible para la difusión y valoración del Islam en nuestra patria, creemos que sería importante que los referentes del Islam en la Argentina, se involucren un poco más en la comprensión de nuestra gente, el análisis de nuestra propia historia y el involucramiento en nuestra propia situación nacional, que en el embelesamiento por la experiencia de otras formaciones sociales y comunidades en las que no influyen de manera alguna.
Promover una definida “nacionalización” de la comunidad islámica argentina o al menos gran parte de ella, es una condición necesaria para que los musulmanes argentinos podamos desplegar en nuestra sociedad el potencial inagotable, reparador y constructivo del Islam.
Asegurar la ágil comprensión del Islam fundamentalmente en los sectores populares de nuestra patria, es uno de los deberes históricos y religiosos más importantes que tenemos por delante. Para ello debemos ofrecer los caminos más accesibles y no los más complejos y engorrosos para el descubrimiento de nuestra Tradición por parte de los 40 millones de argentinos, evitando no solo la ostentación y alentando la generosidad de quienes algo material tuvieran, sino y por sobretodo, desechar la arrogancia en términos espirituales y doctrinales, que en definitiva solo aluden a una pobreza mucho peor y que no puede resolverse con monedas.
Las enseñanzas del Profeta (PBD) y los líderes de su pura descendencia (P) nos indican claramente ese camino, que jamás se separaron ni fueron indiferentes a la suerte de los oprimidos, siendo además, sus más notables conductores.
De lo contrario, se puede caer en el patético rumbo de priorizar la influencia de los musulmanes a la del Islam, convirtiendo a nuestra religión en rueda de auxilio de los tiranos, populistas y demás corrientes materialistas, en lugar de establecer el Islam como un punto de apoyo para todos los creyentes y tradiciones sagradas, en la lucha por la construcción de una sociedad más justa y solidaria en el sendero de Dios y los profetas (P).
Con respecto a esto último, podemos señalar que uno de los equívocos más transitados en la difusión del Islam en cuanto a su doctrina política y social, es la de ubicar al modelo islámico en el punto de equilibrio entre capitalismo y socialismo, entre derecha e izquierda, no siendo el Islam quien se encuentra allí sino el populismo centrista. Entre los dos extremos materialistas, no se halla Dios, sino su intermedio materialista. Y el Islam se diferencia de estos tres modelos no solo en la forma exterior que pueda tomar tal o cual régimen islámico en un momento determinado, sino y por sobretodo, por promover la organización de la comunidad bajo el reconocimiento definido del poder absoluto de Dios en el gobierno del universo, incluyendo el de este mundo y en la responsabilidad del hombre por administrar racionalmente y con justicia los favores que Dios le ha otorgado.
Poco importa entonces el tipo de ingeniería social que el Islam pueda poner en marcha en uno u otro lugar, en uno u otro momento de la historia, porque la Guía es absoluta mientras que su aplicación concreta depende de las condiciones concretas y las herramientas disponibles sobre las cuales se desarrolla una sociedad determinada.
La ínfima minoría inorgánica de musulmanes que hoy existe en la Argentina, aplazará hasta que Dios y el pueblo lo decidan, el legítimo sueño de vivir en una sociedad islámica. Sin embargo no tenemos el derecho a desentendernos de ninguna manera, de nuestras responsabilidades para con Dios y nuestro pueblo, en particular los oprimidos de la patria.
La obligación que tenemos de participar activamente en los asuntos políticos, sociales y culturales del país, tiene que encontrarnos debatiendo, proponiendo, actuando y promoviendo, las reformas necesarias desde el particular punto de vista del Islam, animando al conjunto de los creyentes, en particular la mayoría cristiana, a retomar la Guía de Dios y los profetas (P) en la solución de los problemas nacionales. Y Él cumplirá Su promesa.
Como vimos a lo largo de este escrito, si los musulmanes expresáramos paciente pero firmemente nuestras opiniones y propuestas,  tarde o temprano e inevitablemente, las mentiras y los prejuicios caerán, nuestra voz será escuchada y respetada por el pueblo, y el Islam será inspiración y refugio para los luchadores sinceros, los pobres y oprimidos.
Y confiemos en la inmensa voluntad de Dios, porque no hay felicidad y salvación sino en Él.




























Pasajes del Sagrado Corán y las Tradiciones que fundamentan el Capitulo X

Del Sagrado Corán

“Muhammad el Mensajero de Dios y los que con él están son duros con los que tratan de ocultar la verad y misericordiosos entre ellos.
Les veras inclinándose y prosternandose, buscando el favor de Dios y Su satisfacción. En sus rostros se perciben las señales por efecto de su prosternación. Asi están descritos en la Tora y en el Evangelio.
Son como un sembrado en el que germinan sus semillas, crecen y se ensanchan y fortalecen en su tallo, sorprendiendo a los sembradores. Y con ello Él enoja a los que no creen.
Y Dios ha prometido a quienes de ellos crean y realicen buenas obras, perdón y una recompensa inmensa.”
48:29

“En verdad, por una misericordia de Dios, fuiste blando con ellos, pues, si hubieras sido seco y duro de corazón, rápidamente se hubieran apartado de ti. Por tanto perdonales y pide el perdón para ellos y consultales en el asunto (de la lucha), Despues, cuando tomes una decisión, confía en Dios. En verdad, Dios ama a los que confían en Él.”
3:159

“Y en verdad, lo hemos hecho fácil para tu lengua, de manera que por medio de él anuncies la buena nueva a los temerosos de Dios y amonestes a la gente hostil.”
19:97

“Y en verdad lo hace descender el Señor del Universo. Lo baja el Espiritu digno de confianza sobre tu corazón, para que seas de los amonestadores, en lengua árabe clara.” 26:192-195

(Así comenta Raúl Gonzalez Bornes sobre el final del versículo“…en lengua árabe clara…” Es decir; En vuestra propia lengua, en un árabe claro y sin ambigüedades, para que podais entenderlo perfectamente).

“"¿Y quien es de mejor expresión que aquel que convoca hacia Dios y obra el bien mientras dice: 'En verdad yo soy uno de los musulmanes'?"
41:33

"No hemos enviado a ningún  Mensajero excepto con el lenguaje de su pueblo a fin de que les dilucide..."
14: 4

“…Y si hubiésemos hecho llegar a ellos un Corán en lengua no árabe, con seguridad habrían dicho: ¿Cómo es que sus versículos no se explican con claridad y detalladamente? ¿No es árabe siendo él árabe?...”
41:44

“En verdad, lo hemos facilitado en tu lengua para que quizás asi se dejen amonestar”
44:58

“¡Y no es mas que un recuerdo para beneficiar a todo el mundo!”
68:52

“No encontraras a un pueblo que crea en Dios y en el Último Dia que simpatice con quienes se oponen a Dios y a Su Mensajero, aunque sean sus padres o sus hijos o sus hermanos o la gente de su tribu. Ellos son a quienes Él ha escrito la fe en sus corazones y les ha fortalecido con un espíritu procedente de Él y les hara entrar en jardines bajo los cuales brotan los ríos, en los que vivirán eternamente. Dios esta satisfecho de ellos y ellos están satisfechos de Él. Ellos son el partido de Dios. ¿No es, en verdad el partido de Dios quienes son los triunfadores?
58:22

“Invita al camino de tu Señor con sabiduría y buenas palabras y discute con ellos de la mejor manera. En verdad, tu Señor es Quien mejor conoce quien se extravia de Su camino y Él es Quien mejor conoce a los bien guiados”
16:125


Tradiciones

Del Profeta Muhammad (PBD): Hablen con la gente de lo que ellos entienden
y absténganse de lo que ellos niegan.

Del Profeta Muhammad (PBD): Las personas desde Adán (P) hasta hoy en día son iguales a los dientes del peine; no hay superioridad para el árabe sobre el no árabe, ni para el rojo sobre el negro, sino en la piedad.

Del Profeta Muhammad (PBD): Un creyente es él mismo una evidencia, y un creyente es él mismo una comunidad.

Del Profeta Muhammad (PBD): El Creyente es hermano del creyente. Son como un cuerpo que cuando una de partes sufre, las demás también padecen.

Del Profeta Muhammad (PBD): El ejemplo de quien convoca sin obrar es como el de quien tira (de un arco) sin cuerda.

Del Profeta Muhammad (PBD): Para cada derecho existe una realidad. Ningún siervo llega a la realidad de la sinceridad hasta que le disguste que lo elogien a causa del acto que realizó por Dios.

Del Profeta Muhammad (PBD): No hay bien en la palabra si no va acompañada de la práctica.

Del Profeta Muhammad (PBD): No seas de aquellos que son exigentes con la gente mientras son flexibles consigo mismos.

Del Profeta Muhammad (PBD): La cabeza del intelecto después de la fe en Dios
es la sociabilidad con la gente, pero sin abandonar la verdad.

Del Imam 'Alí(P): ¡Oh, Nuf! ... Mis seguidores... comparten sus bienes y gastan en el camino de Dios. ¡Oh, Nuf! Una moneda (para ti) y otro (para tu hermano) ; una prenda (para ti) y otra (para tu hermano). De lo contrario (no está bien).
 
Del Profeta Muhammad (PBD): El más bajo de toda la creación ante Dios es aquel que se encarga de representar los asuntos de los musulmanes y no hace justicia entre ellos.

Dijo el Profeta José (P): Le preguntaron ¿Por qué pasas hambre cuando tienes en tus manos el tesoro de toda la tierra (Egipto)?” Respondió (P): “Tengo miedo que al estar satisfecho, olvide a alguien que tiene hambre.”

Del Imam As-Sayyâd (P): La alabanza sea para Dios y la alabanza es Su derecho, una alabanza tal como es acreedor a ello, una alabanza abundante; en Él me amparo de la maldad de las pasiones de mi alma, que en verdad que el alma es propensa al mal, excepto aquella de la cual mi Señor se apiada. Me amparo en Él de la maldad del demonio quien me incrementa pecados a los que ya tengo, y mediante Suyo rehuyo de todo arrogante pecador, de todo soberano tirano y todo enemigo poderoso.
¡Dios mío! Disponme entre los de Tu ejército, que por cierto que los de Tu ejército son los
victoriosos; disponme entre los de Tu partido, que ciertamente que los de Tu partido son los
vencedores; y disponme entre Tus amigos que por cierto que Tus amigos no tendrán temor
ni se atribularán.
¡Dios mío! Enmienda mi religión puesto que en la misma se encuentra la inmunidad de mis
asuntos, corrige mi vida en lo relacionado al más allá puesto que ahí se encuentra la morada
de mi permanencia, y es ahí donde se encuentra mi escape de la compañía de los viles.
Dispón la vida para mí como medio para incrementar en cada acto bueno, y la muerte como
medio para aliviarme de todo acto malo.
¡Dios mío! Bendice a Muhammad, el sello de los profetas, quien completó el número de los
mensajeros; asimismo bendice a los excelentes y puros de su familia y a los distinguidos de
entre sus compañeros, y otórgame tres cosas: no dejes en mí ningún pecado que no hayas
perdonado, ni aflicción que no hayas alejado, ni enemigo que no hayas repelido…”


Del Imam ‘Alî (P): “Os aconsejo el temor a Dios, que no procuréis la vida mundanal aunque ésta os procure y que no os entristezcáis por nada de la misma que os sea quitado. Decid la verdad y realizad acciones en procura de la recompensa divina. Sed oponentes de los opresores y auxiliares de los oprimidos.

Del Imam Ar-Ridâ: Que Dios se compadezca de un siervo que haya vivificado nuestros asuntos. Le dije: ¿Y cómo vivifica vuestros asuntos? Respondió (P): Aprende nuestros conocimientos y los enseña a la gente, que por cierto que si la gente conociera las bondades de nuestras palabras nos seguiría.

Del Imam As-Sâdiq (P): Hay cuatro virtudes que pertenecen a la moral  de los profetas, con ellos sea la paz: la bondad, la generosidad, la paciencia ante la desgracia, y observar el derecho del creyente.

Del Imam As-Sâdiq (P): Dios no es adorado con ningún acto mejor que con el hecho de cumplir con el derecho del creyente.

Del Imam ‘Alî (P): Y ordena lo bueno que de esa forma pertenecerás a su gente (la gente de lo bueno); rechaza lo execrable mediante tu mano y lengua, y sepárate de quien lo perpetra con todo tu empeño; combate por (la causa de) Dios como se debe, que no te afecten los reproches de nadie acerca de Dios, y lánzate a las luchas por la verdad donde sea que fuere.

Del Profeta Muhammad (PBD): Preguntad a los sabios, dialogad con los sapientes y alternad con los pobres.

Del Imam Sadiq (P): Convoquen a la gente (a la verdad), pero no con sus lenguas (sino con sus obras), para que vean la piedad, el esfuerzo, la oración y el bien que hay en ustedes. Esta es la verdadera forma de propagar y difundir (la verdad).

Del Imam ´Ali (P): La gente es enemiga de lo que ignora.

Del Imam ´Ali (P): Quien ignora algo, lo detesta. Por eso Dios reveló: 'Por el contrario, desmienten aquello que no abarcan con su conocimiento..."






Bibliografía utilizada y recomendada

- Sagrado Corán, publicado por la Fundacion Cultural Oriente, traducido por Raúl Gonzalez Bornez.

- “Cimas de la Elocuencia” (Nahyul Balagha, cartas, dichos y discursos del Imam Ali), publicado por Al Hoda, traducido por Abdeljabir Arce.

- Un ramo de flores del jardín de las Tradiciones del Profeta y Ahlul Bait, publicado por Centro de Investigacion Islamica Amir Al Mu´minin Ali, traducido por Sheij Feisal Morhell

- Maximas de Sabiduria, publicado por www.islamelsalvador.com traducido por Sheij Moallemi Zadeh

- La vida (Al haiat) publicado por la Organización de Propagación Islámica, traducido por Sheij Moallemi Zadeh

- Joyas del Pensamiento Islámico, publicado por www.islammdp.blogspot.com

- Yamiul Ajbar publicado por www.islammdp.blogspot.com

- Yihad al Akbar, Imam Jomeini, publicado por BIAB (Biblioteca Islamica Ahlul Bait)

- Los orígenes del Islam shi'ita y sus principios, Sheij Muhammad Husain Kashful Gita, publicada por BIAB

- La Crisis del Mundo Moderno, Rene Guenon, Edición electrónica.

- La vida del Profeta Muhammad, Sayyid Saiid Ajtar Rizvi, publicado por BIAB.

- El profeta iletrado, Ayatullah Morteza Mutahari, traducido por Luqman Colmenero, publicado por BIAB

- El mártir, Ayatullah Morteza Mutahari, traducido por Muhammad ‘Ali Anzaldúa Morales, publicado por BIAB

- El gobierno islámico, Imam Jomeini, traducido por Abdul Hamid Qutillas, publicado por BIAB

- Descubriendo el Islam shi’a, Muhammad ‘Ali Shomalí, traducido por Sumeia Younes, publicado por BIAB

No hay comentarios:

Publicar un comentario