14/9/14

Se fortalece la contra-OTAN en Asia

Se fortalece una especie de contra-organización de la OTAN, en Asia

Por Antonio Gershenson-La Jornada

Actualmente, los miembros de la Organización para la Cooperación de Shanghai (OCS) han sido seis: Rusia, China, Tadzhikistán, en cuya capital Dushanbe se celebró la reunión, Kazajstán, Kyrgystán y Uzbekistán. Están en proceso de incorporación India, Pakistán, Irán y Mongolia.

Se publican varias versiones sobre la forma de incorporación y sobre los países a ser incorporados. India y Pakistán están en todas las versiones, en otras también Irán y/o en otras también Mongolia.

La reunión se celebró en estos jueves y viernes 11 y 12 de septiembre. Ya hubo las reuniones, en Brasil, en las que estuvieron algunos de los mencionados y otros más, sobre todo de América Latina. Aquí, todos son de Asia, incluso Rusia, que tiene en ese continente la mayor parte de su territorio.

Estas organizaciones tienen en común su independencia de Estados Unidos y de la Unión Europea. Están creando muchas uniones o acuerdos entre ellos, en unas u otras ramas económicas, de comunicación, etcétera.

En el caso de Rusia, las crecientes presiones de Estados Unidos para que les permitan dominar Ucrania e incorporarla a la OTAN, han sido contrarrestadas. Primero, sustituyeron el envío cortado de alimentos por Francia y otros, por los de Brasil y Argentina. Ahora, por los de India y China.

Hubo reuniones entre gobernantes de uno y otro países, para establecer relaciones económicas muy diversas, incluso de comunicación y contacto. Las reuniones entre jefes de Estado continúan la semana próxima.

Entre estos países están dos de los mayores consumidores mundiales de energéticos, energía eléctrica y petróleo. También están los dos mayores de la producción de gas natural, Rusia e Irán.

Cuando se sume la unión ya tan discutida pero aparentemente sin oposición interna, esta OCS tendrá más de 3 mil millones de habitantes, en un mundo de 7 mil millones. Los más poblados son China, con mil 330 millones; India, con mil 250; Pakistán, con 180 millones, y Rusia, con 143 millones de habitantes.

Es posible que vayan saliendo más acuerdos entre unos y otros países o entre todos ellos. En el caso de las presiones contra Rusia se ve que pueden coincidir en este punto los miembros de la OCS y los del BRICS: algunos están en ambos. Ha habido antecedentes en reuniones anteriores en ese sentido.

Nosotros tenemos que cuidar que no nos vendan esto o lo otro a las trasnacionales, sobre todo extranjeras. En otros lados se discute cómo progresar mejor y conjuntamente. Debemos tener presente que existen alternativas.

Mientras en Europa occidental se mueven entre las crisis y los micro crecimientos (el uno por ciento ya se considera progreso), en Asia, China crece 7 por ciento anual, India 5 por ciento, Mongolia entre 11.7 y 17.3 por ciento en los últimos tres años completos. Países de Asia sin estar en la OCS, Turquía 4 por ciento e Indonesia 6 por ciento.

Los países latinoamericanos que se han agrupado en organizaciones similares a las mencionadas tienen niveles de vida, salarios mínimos y otros indicadores superiores a los de México.

Las luchas que se dan en nuestro país por campesinos, comunidades y ejidos, trabajadores, colonos y otros, incluso los que simplemente se defienden, vistas en su conjunto persiguen un acercamiento a los mencionados países latinoamericanos. No sólo los sectores en lucha no están solos en nuestro país, sino también fuera de él.

Es positivo que estos sectores se vayan uniendo, el enemigo central es el mismo para todos.

antonio.gershenson@gmail.com

La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario