9/9/14

¿Qué tienen en común el Estado Islámico e Israel?

[ANN] Usan métodos de terror contra población civil, financiados y armados por Estados Unidos, socavan la influencia iraní en la región. Estas son algunas de las “coincidencias” que Amanecer Dorado encuentra entre los extremistas del Estado Islámico y los fundamentalistas que gobiernan Israel. Interesante artículo sobre la visión que tiene el movimiento nacionalista griego en los acontecimientos actuales en Medio Oriente.


En las últimas semanas, el exterminio en masa de civiles palestinos por parte de Israel ha sido puesto un lado por los titulares sobre un grupo yihadista absurdamente violento y salvaje llamado Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS). Cada vez está surgiendo evidencia de que el grupo es una extensión o por lo menos una creación del Mossad y de la inteligencia estadounidense y británica, y lo único que se sabe a ciencia cierta es que los brutales salafistas son una rama de los rebeldes sirios apoyados por Occidente, Israel y Turquía. Utilizando armas estadounidenses de alta tecnología (según testigos), han logrado conquistar numerosas ciudades en Irak y territorios aledaños, librando una guerra brutal contra los “infieles” que en su mayor parte resultan ser musulmanes o cristianos. Al ver esta trágica situación en desarrollo, es difícil no establecer paralelismos con Israel… una nación que el Estado Islámico ha ignorado claramente para mejor decapitar, violar y torturar civiles.
Los métodos terroristas del Califato judío para desalojar a los nativos palestinos de sus tierras ancestrales y el objetivo de un “Gran Israel” son similares en su contenido con los planes del Estado islámico y de su misión de establecer un estado primitivo, anticristiano, anti-chií y extremadamente violento basado en el salafismo y el wahabismo, los cuales son muy criticados por el bloque chií (Siria, Líbano e Irán) por ir contra del Islam y ser incluso peones útiles de Estados Unidos e Israel. El líder del Estado Islámico, Al-Baghdadi, ha declarado públicamente que él continuará su campaña terrorista hasta que todos los “infieles” de Siria, Irak y el Líbano sean asesinados o expulsados. Para estos caníbales y asesinos en serie, la palabra “infiel” es utilizada para describir a cualquiera que no sea un fanático sectario sunita.
La misma estrategia del Estado Islámico es seguida por los judíos fanáticos de Benjamin Netanyahu. La altamente ilegal e inhumana táctica de asesinar deliberadamente a mujeres y niños en Siria e Irak por el Estado Islámico para expulsarlos de su hogar no es diferente a la limpieza étnica israelí de Gaza.
Lo más interesante de todo, el Estado Islámico ha negado abiertamente ayudar a Hamas o al pueblo de Palestina contra la violencia israelí. En su lugar, y lo más revelador, el Estado Islámico se ha centrado en atacar y tratar de desestabilizar las naciones y los pueblos que han estado apoyando a los palestinos de Gaza con armas y ayuda humanitaria, como Siria e Irán. Hasta ahora, el Estado Islámico se ha dirigido exclusivamente a las comunidades chiítas y cristianas más indefensas, y está librando una “Yihad” en contra de Irán, Siria y el Líbano, que son contrapesos geopolíticos fundamentales de Israel en el Medio Oriente.
¿Es esto una coincidencia? Por supuesto que no, tanto del Estado judío y Estado Islámico están controlados por los mismos intereses. El verdadero propósito del Estado Islámico es la fragmentación de Oriente Medio, para ejercer presión sobre el Irán chií, y socavar la creciente influencia multipolar de Rusia. Estados Unidos, ocupado por el sionismo, es el principal proveedor de armas y de asesoría tanto del Estado Islámico como Israel, y por lo tanto este es su punto de contacto.
No sería sorprendente que tanto los califatos judío e islámico hicieran una alianza y se unieran para asesinar a los niños de Palestina a través de la decapitación en lugar de bombardearlos. Recientemente Netanyahu hizo una declaración ante el parlamento de que su país continuará aplicando la política judía contra los palestinos. Hasta el momento, esta política judía ha significado ataques deliberados en contra de colegios y hospitales, el despliegue de francotiradores para disparar a civiles, y bombas de fósforo blanco para incinerar a mujeres y niños. ¿Habrá decapitaciones después? Al mismo tiempo, Al-Baghdadi del Estado Islámico ha insistido en que no va a detener los ataques terroristas contra sus objetivos en la “defensa” de su grupo, obviamente inspirado en la historia de Israel.
Netanyahu y ​​Al Baghdadi, armado y financiado por la ocupación sionista de los Estados Unidos, en conjunto son las causas de gran parte de la miseria de Oriente Medio, compitiendo entre sí para ver quién puede cometer las mayores atrocidades. Todos los nacionalistas europeos y ciudadanos inteligentes deben buscar recompensarlos con un boicot, mientras que el mundo debe aislarlos de la escena política. Europa no debe ser arrastrada hacia el caos causado por ellos y sus cómplices.


Revista Digital El Ministerio

No hay comentarios:

Publicar un comentario