25/6/14

Kerry pide apoyo kurdo para unir a Irak

Por Patrick Cockburn *

John Kerry, el secretario de Estado de Estados Unidos, instó a los dirigentes kurdos a sostener a Bagdad frente a una revuelta árabe sunnita, pero los kurdos parecen haber llegado a la conclusión de que el Estado de Irak no existe más.

En el frente de batalla, los ataques del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) se desaceleraron, pero las fuerzas del gobierno no parecen poder recuperar el territorio perdido. “Estamos frente a una nueva realidad y un nuevo Irak”, dijo el presidente kurdo Masoud Barzani al comienzo de su reunión con Kerry, en el Kurdistán iraquí. Antes había culpado a “las políticas equivocadas” del primer ministro Nuri al Maliki por la violencia y pidió que se fuera, diciendo que era “muy difícil” imaginar a Irak como una unidad.

Los kurdos aprovecharon la oportunidad del asalto de EIIL y la desintegración del ejército iraquí en el norte de Irak para tomar los territorios en disputa con los árabes en las provincias de Kirkuk, Nínive, Salahuddin y Diyala. Se trata de una amplia franja de terreno que está o bien poblada por kurdos o de la que los kurdos dicen que fueron étnicamente barridos por Saddam Hussein y sus predecesores. Esto incluye los yacimientos petrolíferos de Kirkuk y los recientemente descubiertos yacimientos de petróleo o de gas.

Barzani está en una posición fuerte porque sus soldados Pesh-merga son la fuerza militar más coherente en Irak, mientras que el ejército iraquí no logra detener al EIIL y sus aliados. Está claro que el EIIL no está tratando al Pesh-merga como su principal enemigo en el momento; aunque hubo enfrentamientos aquí, las poblaciones están mezcladas a lo largo de lo que solía ser llamada la “línea de fuego” que va desde el este de Bagdad, en la frontera iraní, a la esquina noreste de Siria. La lucha por la libre determinación de los kurdos iraquíes parece estar cerca de ser un punto ganado, ya que los fundadores del Estado iraquí no están en posición para evitar la independencia kurda. En una entrevista con CNN, Barzani repitió la amenaza de llevar a cabo un referéndum por la independencia, diciendo que era hora de que los kurdos decidieran su propio destino.

Es poco probable que Bagdad, en el futuro, controle mucho en las provincias sunnitas, aunque sus fuerzas de seguridad siguen luchando para mantener parte de la refinería de Baiji después de recibir refuerzos aéreos. Los milicianos lanzaron un ataque contra una de las bases aéreas más grandes del gobierno, conocidas por los estadounidenses como Campo Anaconda, a menos de 75 kilómetros de la capital. La ONU dice que 1065 iraquíes murieron en junio, pero admite que la cifra real podría ser mucho más alta.

Los cambios militares en el terreno están superando el intento de Kerry de tratar de imponer un nuevo gobierno iraquí sin Maliki y dirigido por personas que pueden unificar al país. Pero el momento en que esto pudo haberse hecho puede haber pasado, ya que Bagdad ya no gobierna gran parte de Irak, al norte y al oeste de la capital. Su ejército nacional de 350.000 soldados evidentemente no está preparado para luchar por Irak como un Estado-nación. La dependencia de Maliki de las milicias puramente chiítas subraya el hecho que el Estado iraquí sólo puede ser defendido por fuerzas sectarias, a pesar de que el gran ayatolá Ali al Sistani y el líder chiíta Muqtada al Sadr han negado que haya un levantamiento chiíta masivo.

Por el momento, los iraníes no quieren que Maliki sea removido por considerar que se trata de un intento estadounidense para reemplazar al primer ministro pro iraní con uno pro estadounidense. Los kurdos probablemente tratarán de complacer a Estados Unidos. “Si deciden retirarse del proceso político de Bagdad, acelerará muchas de las tendencias negativas”, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado.

Kerry dijo que los líderes iraquíes deben producir un “gobierno inclusivo de base amplia que piden todos los iraníes”. Pero los kurdos, sunnitas y chiítas de Irak parecen estar buscando rápido sus propios caminos.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario