22/6/14

Arabia Saudí y el EIIS

Por Diana Rojas

Las acusaciones del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, contra Arabia Saudí de apoyar a los terroristas en Iraq parecen haberse confirmado.


Por primera vez, el Estado Islámico de Iraq y Siria (EIIS) ha hecho su aparición en este reino, dijo un analista saudí, Hashim al Wahili, a la agencia de prensa iraquí Al Najil.

“A través del seguimiento de los desplazamientos de la organización en Arabia Saudí hemos visto que sus eslóganes han hecho su aparición en lugares públicos e instituciones gubernamentales”, dijo Al Wahili, para el cual esto es una prueba de que el movimiento terrorista está sostenido por los Al Saúd.

Es, sobre todo, en la ciudad de Taif, situada al suroeste de la capital, Riad, donde estos eslóganes han aparecido más, entre otros en los muros de algunas administraciones saudíes, como la Dirección de los Asuntos Civiles y los Pasaportes.

Cobertura anti-Maliki

Arabia Saudí se ha hecho notar por su apoyo al EIIS mediante su cobertura mediática de los últimos acontecimientos iraquíes cuando esta milicia de Al Qaida, apoyada por los restos del régimen de Saddam Hussein, se apoderó de Mosul, la segunda ciudad de Iraq, de la provincia de Ninive y de una parte de la provincia de Salahuddin y de Dilaya. Estos milicianos, considerados terroristas por el gobierno iraquí y la gran mayoría de la comunidad internacional, son calificados de “revolucionarios” por los medios financiados por Arabia Saudí, como el canal Al Arabiyya.

El periódico saudí Al Watan, próximo al régimen, publicó un artículo titulado “Una revolución para la liberación de Iraq” en el que realizaba una entrevista con dos supuestos comandantes de la insurrección en Iraq, incluyendo un cierto mayor general Hussan al Din al Dulaimi, presentado comjo vicepresidente del consejo político general de los revolucionarios. Éste contradijo las versiones de los últimos acontecimientos aparecidas en las agencias internacionales al afirmar que no era el EIIS el que se había apoderado de Mosul, sino los “revolucionarios de Iraq.”

Además, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, cuyo partido Estado de Derecho ha sido el vencedor en las elecciones legislativas del pasado mes de mayo, es acusado por Riad de haber “marginado a la minoría árabe sunní” en Iraq.

El pasado jueves y por enésima vez el ministro de Exteriores saudí, Saúd al Faisal, atacó a Maliki. “Las políticas sectarias de Maliki son la causa del deterioro de la situación en Iraq puesto que su gobierno se ha comportado de una mala manera con ciertas regiones y él se ha arrogado todos los puestos clave, lo que ha minado al Ejército iraquí”, dijo en una conferencia de prensa en Yeddah en los márgentes de la reunión de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), según el sitio de la cadena de televisión Al Arabiyya. “Yo le aconsejo no contradecir a Arabia Saudí”, añadió.

Según medios próximos al primer ministro iraquí, son Arabia Saudí y las facciones iraquíes que ella apoya los que están detrás de la efervescencia sectaria que inflama la región. Y esto en razón de las ambiciones hegemónicas saudíes. Además el propio régimen saudí ejerce una política despótica que acapara el poder y no admite compartirlo con nadie, ni siquiera con su propio pueblo. Por el contrario, Iraq es una democracia.

Detrás de estas acusaciones, lo que realmente molesta a Arabia Saudí son los estrechos vínculos de Iraq con Teherán. Al Faisal también puso en guardia a Irán contra toda intervención en Iraq: “Rechazarermos toda injerencia militar extranjera en Iraq dado que se trata de una crisis con probables repercusiones regionales”, dijo.

Cabe recordar, sin embargo, que el reino wahabí es quien se inmiscuye en los temas iraquíes, ya que constituye el principal apoyo a los grupos extremistas que actúan en Iraq, Siria y el resto del mundo.

Vínculos ideológicos

En el plano ideológico, las tesis defendidas por el EIIS se inspiran en el wahabismo, que es la doctrina religiosa oficial en el reino saudí.

En lo que se refiere a las reglas que rigen la sociedad y a sus relaciones con las minorías, el EIIS aplica las doctrinas de los sheijs wahabíes saudíes que son conocidos por sus fatuas retrógradas en los temas sociales.

Esta convergencia ideológica explica el hecho de que la mayor parte de las redes de financiación del EIIS se encuentren en Arabia Saudí, principalmente en los círculos religiosos más rigoristas.

Gracias a su experiencia de varias décadas, los saudíes son maestros en las transacciones de dinero ocultas, que permiten llegar sumas, a veces exhorbitantes, a las cuatro esquinas del mundo mediante redes paralelas que son difíciles de identificar.

Lazos con los restos del régimen de Saddam

Los lazos militares y políticos tejidos por el EIIS en Iraq llevan también a Arabia Saudí. La organización se ha aliado con el brazo derecho de Saddam Hussein, Ezzat Ibrahim al Duri, que ha reunido a algunos partidarios del régimen de Saddam y antiguos oficiales de su ejército en el “Ejército Naqshbandi”, que lucha junto al EIIS. Además, Al Duri se ha alineado explícitamente con la política regional saudí.

En un vídeo difundido en abril de 2012, Al Duri rindió un homenaje al rey Abdulá de Arabia Saudí. En otra entrevista concedida al periódico Ahram al Arabi hace varios meses, Al Duri señaló que “el reino es la fortaleza de la resistencia contra los complots dirigidos contra la identidad y existencia de la nación.”

Él elogió las “posturas honorables” de Arabia Saudí con respecto a Siria, Bahrein, el Golfo en general y “el pueblo iraquí y su revolución en particular”.

Él identificó a Irán como “el principal enemigo” y “el peligro más inminente” y rechazó las acusaciones de terrorismo lanzadas contra los que combaten contra el gobierno iraquí calificándolos de “revolucionarios”.

El EIIS como instrumento de la política exterior saudí

En el plano político, los últimos acontecimientos en Iraq sirven, a corto plazo, a los intereses saudíes, incluso si a largo plazo ellos pueden provocar una amplia desestabilización, que podría extenderse a las monarquías del Golfo.

En realidad, las estrategias de Riad se caracterizan por ser reacciones, a menudo impulsivas y motivadas exclusivamente por la preocupación de proteger el poder de la familia Al Saúd, incluso si para ello hace falta “apoyar a los grupos extremistas”, como señala Simon Henderson, director del Programa del Golfo en el Instituto de Washington para Estudios del Cercano Oriente en un documento publicado el 14 de Junio.

Henderson inscribe la “batalla de Iraq” en el marco de “la guerra saudí contra Irán.” Según él, “los acontecimientos en Iraq ofrecen al rey saudí, Abdulá bin Abdul Aziz una nueva oportunidad de asestar un golpe a Irán después de su fracaso en lograr el derrocamiento del presidente sirio, Bashar al Assad.”

Este análisis es corroborado por numerosos hechos. El pasado 22 de abril, el antiguo jefe de los servicios de inteligencia saudíes, príncipe Turki al Faisal, declaró en una conferencia de prensa sobre seguridad regional organizada en Bahrein que las entonces próximas elecciones en Iraq provocarían la “partición del país.”

Saudíes en el EIIS

La prueba más material del apoyo saudí al EIIS es la fuerte presencia de ciudadanos saudíes en todos los escalones de esta organización. Los saudíes ocupan, en efecto, los puestos de responsabilidad militar y religiosa y representan una parte importante de los combatientes extranjeros.

Informaciones procedentes de Iraq hablan de la muerte de varios saudíes en los últimos combates, incluyendo un oficial del Ejército. Los medios iraquíes han anunciado también la captura de varios saudíes en la provincia de Di Qar, en el sur del país.

Los vídeos colocados por el EIIS en Youtube muestran a los combatientes con un fuerte acento saudí, mientras que los sitios de las redes sociales hablan de las “hazañas” de los saudíes en las provincias de Nínive y Salahuddin.

A este respecto la diputada iraquí Zeinab Wahid Salman ha denunciado el papel de Arabia Saudí que intenta, según ella, “reeditar en Iraq los mismos métodos destructivos que ha puesto en práctica en Siria.”

Al Manar

“El EIIS sufrirá una derrocha bochornosa en Iraq”
El sitio árabe Panorama de Oriente Medio prevé una derrota bochornosa del EIIS en Iraq, que se producirá “mucho más rápidamente que la de esta milicia en Siria”.

“El fracaso de los complots de Qatar y Arabia Saudí en Siria han llevado a estos últimos a actuar en Iraq, pero la derrota en este país será todavía más bochornosa y más rápida”, señala el sitio

Apenas unos pocos días después del ataque de los terroristas contra Nínive y luego en Al Anbar y Salahuddin y la caída de Mosul, algunas informaciones han hablado de la responsabilidad de ciertos responsables locales con los terroristas y el soborno de algunos de ellos con dinero procedente de Arabia Saudí y Qatar.

Ciertamente, la conspiración que sufre en este momento Iraq es de tipo interior y exterior, pero las pruebas de la implicación de Qatar, de Arabia Saudí y de algunos otros países puede ser enumeradas así:

1 – Las declaraciones de Samira Rayab, portavoz del gobierno de Bahrein, que calificó la ofensiva de Al Qaida de “revolución sunní contra la represión shií”. Una extraña forma de entender los acontecimientos en Iraq donde el EIIS mata indistintamente a shiíes y sunníes y teniendo en cuenta además que el régimen de Bahrein es culpable de una de las más violentas represiones contra su pueblo y utiliza tácticas sectarias extremas contra la mayoría shií.

2 – Las declaraciones del mufti qatarí Yusuf Qaradawi que ha llamado la toma de la provincia de Nínive por el EIIS “una revolución que viene a complementar la primavera árabe.”.

Parece que la ejecución de 1.700 soldados iraquíes en un día deja indiferente a Qaradawi, que califica esta ofensiva de “victoria evidente.”

3 -  El anuncio por parte de Riad de que los hechos que tienen lugar en el norte de Iraq son una emanación de las “políticas sectarias”.

Ciertamente, se trata de acusaciones infundadas cuando sabemos que los agentes de Riad, como Tareq Hashemi (ex vicepresidente de Iraq), supervisan una vasta red de introducción de coches bomba y terroristas hacia Iraq y han sido condenador por tribunales iraquíes no por su pertenencia confesional sino por sus vínculos con el terrorismo.

El sitio prevé un fracaso muy rápido del nuevo plan de los enemigos de Iraq. Al igual que sucede en Siria, ellos tratan de dañar el eje de la Resistencia, cuyo núcleo es Irán.

Esta vez, los mercenarios han ido a las puertas de Irán creyendo que pueden desafiar a este país, pero se equivocan.

Irán infligirá con la ayuda de otros miembros del eje de la Resistencia, Hezbolá y Siria, una derrota total a los terroristas tanto más que el líder religioso de los shiíes de Iraq, Gran Ayatolá Ali Sistani, respetado por los sunníes y shiíes, ha tomado la decisión de dar la orden de movilización general.

Irib

No hay comentarios:

Publicar un comentario