15/1/14

Siete multinacionales concentran más del 80% de la exportación de soja

Las corporaciones ADM, Bunge, CHS Argentina, Dreyfus, Cargill, Nidera y Toepfer conservan una posición dominante en la comercialización de la oleaginosa, tendencia que se repite en otros commodities como trigo y maíz.


Las exportaciones de soja tienen un valor importante para el país, sobre todo en una época en  que la entrada de dólares ocupa un lugar central dentro de los problemas a resolver. En ese contexto,  la estructura del mercado es un dato interesante al pensar en las negociaciones para asegurar la liquidación: los datos oficiales de 2012 y las proyecciones para el cierre de 2013 –por el momento solo están los números hasta octubre– muestran que siete empresas multinacionales manejan el 80% de las ventas al exterior de la oleaginosa. 
El número evidencia la concentración que existe en el agro y cómo esta situación les permite a las grandes empresas actuar en tándem a la hora de las negociaciones con el Estado.  ADM, Bunge, CHS Argentina, Dreyfus, Cargill, Nidera y Toepfer son los jugadores más fuertes dentro de las exportadoras, ubicándose en conjunto muy por encima de las cooperativas de pequeños y medianos produtores. 
Los números publicados por el propio Ministerio de Agricultura  informan que estos siete jugadores concentraron el 82,14% de las ventas a lo largo de todo 2012, y el 65% entre enero y octubre del año pasado. Sin embargo, faltan los datos de las ventas de noviembre y diciembre, y todo indica que cuando aparezca el número oficial final todo se volverá a ubicar por encima del 80 por ciento. 
Entre las grandes empresas también hay algunas que tienen más peso que otras. En 2012 ADM y Toepfer estuvieron ambas por encima del 20%, seguidas por un 12,7% de CHS y cifras por debajo del 10% del resto de las empresas. Para los resultados acumulados de 2013, a principios del último trimestre picaban en punta Dreyfus con el 16,01% y Bunge con un 12,27 por ciento.
"Esa concentración va a ser cada vez más grande porque cada vez es mayor la cantidad de hectáreas sembradas con soja. Para este ciclo se esperan unas 55 millones de toneladas, con caídas en los otros cultivos como sorgo, trigo o maíz. Es decir, esos números van a seguir aumentando”, señaló a Tiempo Argentino un dirigente agropecuario que prefirió el anonimato.
Aunque es con menos fuerza, la imagen de concentración se repite al sumar al trigo y el maíz. Al agrandar la foto los actores predominantes dejan de lado a CHS, que tiene todo su peso sobre la soja, y suman en seis patas el 60% de las exportaciones de los tres principales cultivos.
 
COOPERATIVAS. La situación de las cooperativas va mejorando a lo largo del tiempo, aunque todavía está lejos de los porcentajes reclamado por los productores. A.C.A. (de Coninagro) exportó el 11,41% de la soja total durante 2012, mientras que A.F.A (de Federación Agraria) no participó del mercado. En tanto, entre enero y octubre de 2013, la primera cooperativa participó con el 18,48% y la segunda con 7,43%, sumando un total de 1.659.975 toneladas, tres veces lo que exportó A.C.A en 2012 (559.975 toneladas).
En tanto, en el escenario general, sumando los otros cultivos principales, las dos cooperativas con mayor presencia en el país sumaron el 12,4% de las ventas al exterior durante 2012, mientras que hasta el último trimestre del año pasado el resultado crecía hasta 14,35 por ciento. En la época en la que el ministro era Julián Domínguez se había asegurado que los pequeños productores agrupados iban a participar del 30% de las ventas al exterior.
 
EVASIÓN. El economista Ernesto Mattos ejemplificó que Cargill, uno de los exportadores más importantes, que además de los granos suma influencia con los derivados como el aceite y la harina de soja, "tiene puertos y terminales privadas que escapan al control del Estado, y es por eso que es tan importante el trabajo de control por parte del gobierno con las declaraciones juradas de exportación". En esta línea el especialista subrayó que el Estado se debe asegurar que los papeles tienen relación con lo que realmente se sube arriba de los barcos para vender al exterior, ya que una estrategia muy cotidiana de estas empresas es la subfacturación.
"Declaran la cantidad que les conviene según sus cuentas y luego encima utilizan la devolución del Impuesto al Valor Agregado (IVA) como chantaje. Lo vimos en estos últimas semanas, que decían que no les habían devuelto el IVA exportador y por eso no liquidaban o no aportaban dólares para las reservas", ejemplificó el economista del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO).Las estrategias para evadir el control estatal, con las triangulaciones a la cabeza, generaron que recientemente la AFIP impusiera a los exportadores que avanzaran en ese sentido una tasa a cuenta del pago del Impuesto a las Ganancias, además de una mayor fiscalización de sus cuentas para acceder a los reintegros del IVA. La medida, con la que el gobierno busca transparencia, impone el pago de una tasa del 0,5% a aquellas empresas que triangulen sus exportaciones a través de países con los cuales Argentina mantiene convenios de información tributaria, como el caso de Uruguay o Suiza, y del 2% para aquellas naciones con los que no se llegó a ese acuerdo como Hong Kong.  «
 
Las cifras
 
 
 80 por ciento: es el espacio que ocupan ADM, Bunge, CHS Argentina, Dreyfus, Cargill, Nidera y Toepfer en la exportación de soja.
 
 40 por ciento: es lo que concentraron ADM y Toepfer en la venta de soja en un año.
 
 11 por ciento: es lo que quedó para las cooperativas en 2012. Entre enero y octubre de 2013 llegaron al 25%, pero el número bajará al contar noviembre y diciembre.
 
 60 por ciento:  al incorporar los otros dos cultivos más importantes –trigo y maíz– se desprende que seis empresas concentran más del 60% de las ventas.
 
 
Dólares que no llegan 
 
 
Después de varias semanas de negociaciones para lograr mayor entrada de dólares, el directorio del Banco Central aprobó a mitad de diciembre una letra destinada a las cerealeras y aceiteras, y se puso a esperar el ingreso de al menos U$S 2000 millones para engrosar las alicaídas reservas internacionales. Hasta esta última semana la entrada de dólares a través del instrumento fue menor a la esperada, al apenas llegar a los U$S 300 millones, con lo que desde la autoridad monetaria reclamaron mayor participación por parte de los empresarios del agro. 
Desde las cerealeras lo que se dijo fue que en los próximos días se llegará a una liquidación por U$S 1800, comenzada a principio de diciembre, y que el grueso del ingreso de divisas se efectúa en forma directa, sin necesidad de recurrir a la letra que ellas mismas negociaron con la autoridad monetaria. La letra se ubicaría en los U$S 500 millones hacia mitad de este mes. 
Los reclamos de mayor entrada de dólares desde este sector van de la mano del dato de liquidaciones de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara). Las entidades mostraron que a lo largo de 2013 los exportadores liquidaron divisas a nivel igual a 2012, aun cuando la cuando la cosecha de granos este año superó las 105 millones de toneladas, y resultó 16,4%mayor a la anterior.  
El papel que el BCRA negoció con las cerealeras está atado al ritmo de aumento del tipo de cambio oficial durante el plazo de 180 días además de un pago de un 3,65% extra.

http://tiempo.infonews.com/2014/01/12/argentina-116645-siete-multinacionales-concentran--mas-del-80-de-la-exportacion-de-soja.php

No hay comentarios:

Publicar un comentario