12/1/14

Rusia anula las sanciones a Irán

Rusia prácticamente anula las sanciones a Irán mediante su gran acuerdo de cambiar petróleo por bienes


El Viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Abbas Araqchi dijo la noche del viernes 10 de enero: "Hemos encontrado soluciones para todos los puntos de desacuerdo", tras dos días de conversaciones nucleares con las cinco potencias en Ginebra. Añadió que la implementación depende ahora de "la ratificación final de las delegaciones de negociación en sus respectivas capitales para el acuerdo final."

El portavoz de la UE, en nombre de las seis potencias era más ambivalente. Elogió el "muy buen ritmo en todas las cuestiones pertinentes. Esto está ahora en proceso de validación a nivel político en las capitales".

Los estadounidenses y los europeos, evidentemente, no estaban satisfechos, pero estaban decididos a toda costa a evitar colocarse de espaldas a los iraníes diciendo que sí. Y así, el mundo y el público iraní se permitió creer que Occidente finalmente había aceptado la presentación de Teherán de que su programa nuclear únicamente es pacífico.

Este juego de palabras proporciona una pantalla semántica para ocultar el importante cambio en el balance de la negociación: Esta vez, el equipo iraní llegó a Ginebra sin la autoridad para finalizar ninguno de los puntos controvertidos.

Ellos trabajaban bajo una directiva clara del líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei de remitir todas las decisiones de nuevo a una autoridad superior establecida en Teherán para la concesión de una aprobación previa a cualquier decisión que vaya a entrar en vigor. Esta autoridad representa a la administración del gobierno, el poder legislativo y el poder judicial.

Dictando esta directiva, Jamenei ha conseguido una fuerte ventaja negociadora frente a las potencias mundiales:

1. Un nivel doble de ratificación potencia a Teherán y debilita la mano de las potencias mundiales y los EE.UU. en la determinación de conseguir un acuerdo nuclear incipiente y de decir la última palabra. Los líderes estadounidenses, rusos, franceses, británicos y chinos se vieron obligados a la posición de tener que esperar a su repuesta antes de seguir adelante. 

2. Para superar las disputas internas en la parte superior del régimen iraní sobre los pros y los contras del acuerdo nuclear provisional, Jamenei dio a la línea dura liderada por los Guardianes de la Revolución el derecho a vetar las decisiones tomadas por el presidente Hassan Rouhani y el canciller Javad Zarif.

El líder iraní retiró su confianza para llevar a cabo las negociaciones en curso con las seis potencias mediante negociar con Rusia una transacción de petróleo a cambio de bienes por valor de $1.5 mil millones al mes, que ayudaría considerablemente a levantar las exportaciones de petróleo de Irán fuera del alcance de las sanciones occidentales.

Fuentes rusas e iraníes cercanas a las negociaciones dijeron que los detalles finales del intercambio estaban en discusión para una transacción que llevará a Moscú a comprar hasta 500.000 barriles diarios de petróleo iraní a cambio de equipos y bienes de Rusia.

"Se está avanzando mucho en este momento con fuertes posibilidades de éxito", dijo una fuente rusa.

Una fuente iraní dijo: "Nuestros funcionarios están discutiendo el asunto con los rusos y es de esperar que se firmen en breve, independientemente de si podemos llegar a un acuerdo (nuclear) en Ginebra."

Mediante esta acción, el presidente Vladimir Putin no sólo le ha quitado los dientes a las sanciones, mediante las cuales el presidente Barack Obama y el primer ministro Benjamin Netanyahu tratan de obligar a los iraníes a renunciar a sus aspiraciones nucleares. Ha fortalecido la mano de Teherán en contra de ceder en concesiones como la de congelar las actividades nucleares durante seis meses, que fueron proporcionadas en el acuerdo provisional de Ginebra como base para las futuras negociaciones sobre un acuerdo final.

Ni el Departamento de Estado de EE.UU. ni la UE hasta ahora han respondido con una sola palabra sobre el golpe de muerte que Putin ha asestado a la diplomacia nuclear con Irán.

Lo que sale seis meses después del acuerdo ruso-estadounidense para la eliminación de los arsenales químicos de Bashar Assad, y dos meses después del acuerdo nuclear provisional de la seis potencias con Irán, es una América retirando su participación en Oriente Medio y despejando el camino para que los rusos entren y tomen su lugar.

Irán sale de estos pasos bien blindado con el apoyo económico y estratégico de Rusia, mientras que Israel se queda en el lado negativo de la nueva ecuación regional que tan rápido se ha desplegado en este Año Nuevo.

Fuente: Debkafiles-LPG

No hay comentarios:

Publicar un comentario