15/1/14

Ahora Occidente recurre a Siria

Por Kamel Gomez.-Islam en Mar del Plata
“Dicen con sus lenguas lo que no hay en sus corazones”
(Corán; 48:11)



Hipocresía. Así se resume Occidente con sus potencias que dirigen el mundo. Los que ayer lloraron por Mandela, hoy rezan por el alma de Ariel Sharon, el "carnicero" de los palestinos. La foto de Francisco con un cordero da vuelta al mundo, pero cuando llama al dinero "excremento del diablo", la noticia ni aparece.

Irán pasó de ser "la mayor amenaza del mundo", a ser un aliado necesario contra Al Qaeda. Claro, porque los supuestos ejecutores del 11-S volvieron a ser terroristas, después de una linda primavera como "revolucionarios" en Libia y Siria...

Es que los cambios ocurridos, desde la negativa de Obama a bombardear Siria hasta el acuerdo con Irán, parecen desubicar a muchos analistas bien pagos, hoy camaleones de sus posturas políticas. Lo que ayer era un "dictador", hoy es convocado para dar una mano en la lucha contra el "yihadismo internacional".

La agencia de noticias siria SANA(1)  cita al vicecanciller de su país,  Faisal al-Mekdad, quien ha revelado que los servicios de inteligencia occidentales llegaron a Damasco, preocupados por la cantidad de europeos que han viajado a Siria para participar de la "yihad contra el impío" de Bashar Al Asad.

Por supuesto, han destrozado Siria. Y siguen asesinando en el arruinado Iraq. Llevan armas y terrorismo al Líbano. Las monarquías, con los Saud a la cabeza, siguen disfrutando de la represión a sus pueblos. Bahrein, revolución silenciada y masacrada, no tiene prensa.  La ecuación es fácil: petróleo por armas, armas para los mercenarios, mercenarios para luchar contra los enemigos de Israel y EE.UU.

Y empieza el mareo. Las explicaciones sencillas. Más hipocresía. Resulta que el problema es religioso, sunníes contra shíes. Pero nadie explica como los sauditas, que fogonean estas falsas banderas, han participado en el golpe de estado contra los sunníes Hermanos Musulmanes de Egipto.

El peligroso juego saudí empieza a inquietar. Su discurso wahabí infecta a algunos musulmanes, se expande como un virus, y el antídoto occidental solo le da mas fuerza. Acorralados, necesitan -con Israel- de tiempo. Ambos países creados por Occidente no pueden permitir que la región tome un color revolucionario, por lo tanto, coordinan esfuerzos para generar un "caos controlado": retrasan el avance del "Eje de la Resistencia" (Irán, Siria, Hezbollah) apoyando a Al Qaeda, con EE.UU. mirando que nadie gane la partida. Y Palestina, que late en el corazón del mundo árabe-islámico,  espera.

Son momentos cruciales. La agresión terrorista saudí que se expande por el mundo árabe indica la ausencia de margen político de la monarquía en la región. Los sauditas, aislados, renegando de Obama, y muy mal con los rusos, están en serias dificultades. Habrá que esperar, y ver si se acomodan al estilo Qatar, o las "reformas" pueden ser más profundas. Como sea, este año se llevará puesto a los Saud, in sha Allah . 
  

(1) http://sana.sy/spa/212/2014/01/15/522509.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario