30/12/13

¿Recibió Mandela realmente instrucción del Mossad?

Un reciente informe de Haaretz afirma que Nelson Mandela recibió entrenamiento por parte de agentes del Mossad en los años 60. Una parte clave de la historia no cuadra
972mag

Traducido para Rebelión por J. M.

Comencemos afirmando que la siguiente historia en cuestión no merece mucha atención por su contenido, es decir, por lo que se presume decirnos acerca de Nelson Mandela, su estancia en Etiopía y el papel de Israel y sus organismos de seguridad. Más bien, es interesante porque arroja luz sobre el funcionamiento de los medios de comunicación y las formas en que las historias pueden circular rápidamente con poca consideración por la sustancia.

El periodista de Haaretz, Ofer Aderet, consiguió hacer rodar el balón mediante la presentación de informes sobre un documento de alto secreto del Mossad que afirmaba que un rhodesiano [Zimbabwe] con el nombre de David Mobsari se acercó a la embajada de Israel en Addis Abeba en 1962 y fue entrenado por agentes israelíes en el Judo, el sabotaje y las armas. De acuerdo con el artículo de Aderet, los agentes no sabían la verdadera identidad de Mandela, pero se dieron cuenta de quién era realmente cuando vieron su foto después de haber sido detenido en Sudáfrica unos meses más tarde.

El momento de la publicación del documento levantó sospechas inmediatas. Se produjo apenas unos días después de que el Primer Ministro Netanyahu y ​​ el presidente Peres cancelaron sus viajes programados para participar en el funeral de Mandela. Sus razones expuestas e n favor de la cancelación dieron lugar a la especulación de que temían reacciones hostiles de las multitudes de Sudáfrica debido a la alianza de Israel con el régimen del apartheid, que mantuvieron a Mandela durante 27 años encarcelado y lo consideran como el enemigo público número uno.

Preocupaciones más sustanciales se plantearon incluso después de que el Archivo del Estado de Israel difundió una copia de la carta original. Además, la Fundación Nelson Mandela (NMF) en Sudáfrica desafió a la historia, al afirmar que no hay nada en los escritos de Mandela (incluyendo su diario y la correspondencia privada) mostrando alguna evidencia de que él haya pasado por alguna formación con agentes israelíes.

Un rápido vistazo a la evidencia histórica expone grandes lagunas en el relato. Para empezar, Mandela contó su historia hace 20 años en Long Walk to Freedom, su autobiografía, que los periodistas no se molestaron en comprobar. Salió de Sudáfrica en enero de 1962 bajo la identidad de David Motsamayi, después de lo cual asistió a la Conferencia del Movimiento por la Libertad Panafricana, en Addis Abeba, donde su discurso, después de la inauguración oficial por el emperador etíope Haile Selassie, fue la idea central del encuentro. Luego salió en una campaña de recaudación de fondos con el fin de obtener el apoyo diplomático de varios países africanos, que incluyó una exposición prolongada a tropas de argelinos del FLN en Marruecos, una visita a Londres, y el regreso a Etiopía, donde había dispuesto someterse a un período de seis meses cursando entrenamiento militar con las autoridades.

Estuvo sólo dos meses en Etiopía, donde fue entrenado por el batallón antimotines y la guardia imperial, antes de que fuera llamado por el Congreso Nacional Africano. Poco después de su regreso a Sudáfrica en julio de 1962, fue arrestado por la policía y pasó los siguientes 27 años en prisión.

Mandela analiza el entrenamiento en Etiopía en su libro, desde su recepción por el ministro de Relaciones Exteriores hasta los detalles sobre el programa de capacitación, los nombres de los oficiales que trabajaron con él, los lugares y paisajes, y las relaciones entre los oficiales y reclutas. No hay una sola palabra sobre Israel o sus agentes en su relato. Tampoco existe ninguna evidencia de la participación de Israel en relación con el personal etíope que surgiera en ese período. Las investigaciones realizadas por la NMF en 2009 no encontraron indicios de la participación de Israel, ni ha llevado a cabo una investigación para un nuevo drama documental titulado Mandela’s Gun, actualmente en proyecto y que se publicará en 2014.

Entonces, ¿cómo podemos explicar esta discrepancia? Sorprendentemente, dado el alboroto inicial, el Mossad en realidad no hizo afirmación alguna acerca de haber entrenado Mandela. Su documento dice que la capacitación fue proporcionada por "los etíopes", y después de que Mandela tuvo discusiones con "nuestra gente". Con poca claridad se hace referencia "Los etíopes trataron de convertirlo en un sionista". Aderet infiere que los etíopes eran en realidad agentes israelíes (de lo contrario ¿por qué habrían de abogar por el sionismo?) - una especulación sin fundamento. El documento distingue claramente entre "los etíopes", que lo entrenaron, y "nuestra gente" que participó en las discusiones. En otras palabras, no tenemos versiones que se contradicen entre sí: Mandela y funcionarios etíopes, por un lado, y del Mossad en el otro. De hecho, los tres coinciden en que la capacitación fue impartida por los etíopes. Es el periodista del Haaretz quien introdujo la noción de que los agentes israelíes proporcionaron el entrenamiento. El Mossad nunca hizo esta afirmación.

Hay otros aspectos peculiares de la historia. ¿Qué tan factible es que un extraño llame a la puerta de la embajada y se le facilitarán el acceso a las armas y entrenamiento, y sin que el personal israelíes se moleste en comprobar su nombre o identidad? Si realmente estaban en estrecho contacto con Mandela, ¿por qué llegaron a su nombre falso equivocadamente? Más desconcertante de todo: el rostro de Mandela era bien conocido en Sudáfrica, entre otras cosas porque dio una entrevista televisiva muy publicitada a la Independent Television News británica el año anterior, y había dado un discurso en una conferencia en Addis sólo unos meses antes. Usted no tiene que ser el servicio de inteligencia más respetado en el mundo para ser capaz de averiguar quién era esa persona, incluso si hubiera dado un nombre falso. Una rápida revisión con agentes israelíes en Sudáfrica, o con funcionarios etíopes en Addis habría resuelto el misterio en cuestión de minutos.


Quizás una pregunta más básica y en primer lugar sería conocer la razón por la cual Mandela habría necesitado del Mossad. Viajaba como representante oficial del Congreso Nacional Africano, fue tratado como un líder de un movimiento de liberación africano y fue recibida por las autoridades estatales más altas de todo el continente. A su llegada a Etiopía, fue recibido por el ministro de Relaciones Exteriores. ¿Por qué demonios iba a haber abandonado todo con el fin de buscar la formación clandestina de una agencia estatal extranjera, poniendo en peligro su relación con el estado de África y el establecimiento diplomático en el proceso?

¿Cómo puede el documento israelí ser explicado entonces? No sabemos todos los detalles, pero tiene sentido que los israelíes ("nuestra gente") - que estaban en buenas relaciones con los militares etíopes - jugaron un papel limitado en la capacitación como asesores, técnicos u observadores. Entraron en contacto con Mandela, pero no lo suficientemente cerca para darse cuenta de quién era en realidad. Es evidente que no estaban a cargo de la capacitación. Pueden haber sido los técnicos de bajo nivel, por lo tanto, su ignorancia de los acontecimientos políticos y diplomáticos que se estaban desarrollando en ese momento (incluyendo la conferencia sobre la liberación de Addis africana y las relaciones entre los movimientos de liberación de África).

La importancia de esta historia no es en todos estos detalles, sin embargo. Es en la disposición de los medios de comunicación locales y globales a creer en el mito de la omnipotencia del Mossad - por lo tanto la credibilidad injustificada dado a la historia - y el impactante extensión de la evidencia dada por los africanos que estuvieron directamente involucrados en este asunto . El periodista del Haaretz y muchos colegas internacionales no se molestaron en comprobar lo que Mandela tenía que decir sobre este asunto (que debería haber sido el primer puerto de escala cuando la historia surgió y hay un material de fácil acceso), ni tampoco les preocupaba si existía tal evidencia o incluso si importaba.

Fuente: http://972mag.com/did-mandela-actually-receive-training-from-the-mossad/84393/

No hay comentarios:

Publicar un comentario