24/12/13

¿Está EEUU detrás de un complot contra Erdogan?

“Algunos embajadores están implicados en acciones provocativas. Limitaos a hacer vuestro trabajo”, dijo Erdogan en unas declaraciones televisadas desde la ciudad de Samsun, en el Mar Negro. Él fue más allá y advirtió: “No estamos obligados a manteneros en nuestro país”.


Las declaraciones de Erdogan fueron consideradas como una velada advertencia al embajador estadounidense, Francis Ricciardone, que, según algunos sitios pro-gubernamentales, dijo a algunos embajadores de la Unión Europea que Washington había advertido al banco estatal Halkbank que cortara sus relaciones con Irán.

“Pedimos a Halkbank que cortara sus vínculos con Irán. Ellos no nos escucharon. Estáis viendo el colapso de un imperio”, dijo Ricciardone a los embajadores, según los periódicos Aksam, Bugün, Yeni Safak y Star. Sin embargo, Ricciardone negó el sábado estas afirmaciones en su cuenta de Twitter.

El director ejecutivo de Halkbank, Suleyman Aslan, fue uno de los detenidos en una investigación policial que ha golpeado el corazón del gobierno de Erdogan, en el poder desde 2002.

Aslan fue acusado de aceptar sobornos el sábado, dijo el periódico Hurriyet. Los jueces en Estambul también acusaron a hijos del ministros del Interior, Baris Güler, y de Economía Zafer Caglayan, de actuar como intermediarios con el fin de dar y aceptar sobornos, añade Hurriyet.

El empresario azerí, Reza Zarrab, fue acusado de formar una red que buscaba ocultar “ventas ilegales” de oro a Irán a través del Halkbank, dijo Hurriyet.

Según fuentes turcas cercanas al gobierno, Erdogan tiene fundamento cuando afirma que estas detenciones forman parte de un complot extranjero para debilitar su gobierno y sus relaciones con Irán. De hecho, el Halkbank ha sido criticado por algunos círculos en EEUU por llevar a cabo transacciones con Irán.

Pese a sus diferencias en relación a Siria, Turquía ha rechazado las sanciones unilaterales de EEUU y la UE contra Irán, hecho que fue reafirmado este lunes por el viceministro turco de Economía y Temas Financieros, Ali Babacan. “El gobierno turco no se siente vinculado por las sanciones de EEUU y la UE contra Irán”, dijo Babacan en una entrevista con la agencia IRNA.

Él dijo que Turquía, como miembro de la ONU, sólo reconoce las resoluciones contra Irán que hayan sido adoptadas por el Consejo de Seguridad.

A principios de 2012, EEUU y la UE impusieron nuevas sanciones contra los sectores petrolífero y financiero de Iráncon el objetivo de impedir que otros países compraran petróleo de ese país y llevaran a cabo transacciones con el Banco Central de Irán.

Irán es el segundo mayor suministrador de gas a Turquía, después de Rusia. Turquía utiliza una importante porción del gas importado iraní para producir electricidad.

La reacción de Erdogan ha sido la de destituir a 14 jefes de la policía turca, que han promovido estas detenciones sin consultar con las autoridades. También ha anunciado una próxima remodelación del gobierno.

Al Manar

No hay comentarios:

Publicar un comentario