20/11/13

Jamenei : 'Hay que salvaguardar nuestros derechos nucleares'

El Líder Supremo de la República Islámica, el ayatolá Ali Jamenei, se ha dirigido a los negociadores persas indirectamente instándoles a mantener una postura defensiva. "Hay que salvaguardar nuestros derechos nucleares", dijo Jamenei en Teherán, en un discurso ante 50.000 milicianos reunidos en una mezquita.

La máxima autoridad iraní también ha solicitado a la delegación persa en Ginebra a establecer "una serie de líneas rojas" en las negociaciones, algunas de las cuales ya se habían dado a conocer. Entre ellas está la facultad reclamada por Irán de enriquecer uranio en su propio territorio. Otra es el rechazo por parte de Teherán deenviar al extranjero el uranio que ya enriqueció al 20%. Una vez más, Jameneí arremetió contra Israel, afirmando que "es un país que está abocado a la desaparición".
Las palabras del ayatolá han sido calificadas de "inaceptables" por el presidente francés, François Hollande. "Sólo complican la negociación", añadió el jefe del Estado galo.
Estas declaraciones de Jamenei han coincidido en el tiempo con lanueva ronda de conversaciones sobre el programa nuclear de Irán que ha empezado en Ginebra con una entrevista bilateral entre el ministro de Exteriores de la República Islámica, Mohamed Javad Zarif, y la Alta Representante de la UE, Catherine Ashton, quien coordina el 5+1 (o E3/EU+3), el grupo de las seis potencias que negocia con Teherán para resolver de forma diplomática esta delicada cuestión internacional.
Según el portavoz de Ashton, Michael Mann, este encuentro bilateral, celebrado en la residencia del embajador iraní ante la ONU,ha sido muy "positivo".
Esta misma tarde se celebrará una reunión plenaria entre Ashton, Zarif y los directores políticos, es decir, los altos diplomáticos que representan en Ginebra a los países del 5+1 (Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido y Alemania).
Con independencia del mensaje de Jameneí, un éxito en la actual ronda de negociaciones no parece tan probable como durante las dos anteriores, que se celebraron hace algunas semanas en medio de grandes expectativas, y supusieron avances reconocidos por ambas partes, pero finalmente no produjeron ningún acuerdo, ni siquiera parcial.
El pasado 10 de noviembre, las conversaciones fueron aplazadas hasta hoy, porque las exigencias públicamente planteadas a Irán por Francia no habían sido aceptadas por la delegación de Teherán.

Las exigencias de Francia

En concreto, París había advertido de que no daría su visto bueno para un acuerdo de los seis con la República Islámica si esta no redujera a un nivel "mucho menos peligroso", es decir, "el 5%", el uranio que ya enriqueció al 20%.
Ninguno de estos porcentajes es suficiente para fabricar armas nucleares, pero el requerido por París está aún más lejos del que hace falta al efecto. Francia, respaldada verbalmente por los demás países del 5+1, también exigió que Irán suspendiera la actividad de sureactor de agua pesada de Arak, que utiliza plutonio, un elemento contenido también en las bombas atómicas.
Con respecto a la última ronda de negociaciones, Francia modificó parcialmente su propias exigencias a la República Islámica, pero al mismo tiempo las incrementó. París ya no reclama la reducción de los niveles de enriquecimiento por parte de Teherán. Pero, en cambio,requiere una disminución de la cantidad total de uranio ya enriquecido por la República Islámica.
Asimismo, Francia pide a Irán la suspensión del enriquecimiento al 20%, y sigue exigiendo la interrupción de las actividades en el reactor de Arak, así como un control de todas las instalaciones nucleares de la República Islámica por parte del OIEA.
Con este fin, el pasado 11 de noviembre se produjo un acuerdoesperanzador entre Irán y el propio OIEA para poner en marcha"medidas prácticas", entre ellas más inspecciones de ese organismo en la República Islámica, incluido en la planta de producción de agua pesada de Arak, relacionada con el polémico reactor.
Por su parte, ayer el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, había dado un paso más para agilizar un acuerdo con Irán, haciendo un llamamiento a los republicanos, mayoritarios en la Cámara de Representantes norteamericana, para que frenaran sus exigencias a Teherán.
El ministro de Exteriores de Reino Unido, William Hague, igualmente actuó a favor de un eventual acuerdo del 5+1 con la República Islámica. "Las diferencias que permanecen entre las partes son cada vez más insignificantes. De hecho, creo que podemos tender un puente con un compromiso y voluntad política". "Se trata de la mejor oportunidad, en mucho tiempo, para hacer progresos en uno de los problemas más graves de la política internacional", ha explicado.

Mantener la 'firmeza'

El objetivo del 5+1 sigue siendo averiguar el carácter únicamente pacífico del programa nuclear iraní, que, según el OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica), tiene "posibles dimensiones militares".
Por su parte, Irán siempre negó tener el propósito de elaborar armas nucleares, y rehusó acatar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que le imponen una suspensión cautelar de toda su actividad de enriquecimiento de uranio. Teherán asegura que su programa atómico sólo sirve para generar energía o llevar a cabo investigación científica.
Un resultado positivo de las negociaciones en Ginebra, quereanudaron el pasado mes tras casi tres años de suspensión, dependerá de la flexibilidad que estarán dispuestos a mostrar Irán o Francia.
Los países del 5+1 se declararon reiteradamente "unidos", dando a entender que comparten la postura de París. El ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, aseguró la pasada semana que ante Irán su país mantendría "firmeza", pero explicó que esto "no significa cierre".

Un resultado 'impredecible'

Lo mismo repitió esta mañana Hollande. Por su parte, Zarif afirmó que un acuerdo sería posible ya en la actual ronda de negociaciones (prevista hasta el viernes 22), porque "nadie hasta el momento ha exigido a Irán suspender completamente su enriquecimiento de uranio".
De esta forma, el jefe de la diplomacia de Teherán indujo a suponer que Irán podría aceptar una interrupción parcial de esa actividad, por ejemplo al 20%, sin rebasar ninguna línea roja.
Sin embargo, en la actual ronda la delegación iraní está "lista para cualquier escenario", incluido, en teoría, un fracaso. Según las mismas fuentes, Irán también "está listo para firmar un acuerdo" con los seis, pero considera que "los problemas están entre ellos", y, de momento, "no tiene que mostrar flexibilidad".
Teherán estaría esperando a que en la mesa de las negociaciones eventuales se le comuniquen eventuales cambios de postura del 5+1. En el entorno de la prensa iraní en Ginebra se opina que el resultado de esta ronda de negociaciones es impredecible.
El portavoz de Ashton había afirmado a finales de esta mañana que en la actual ronda de negociaciones se intentaría "sacar las cosas adelante", en otras palabras, "cumplir el mayor progreso posible", y, por supuesto buscar un acuerdo con Irán.
El mismo Michael Mann negó que esta vez haya menos optimismo que en las anteriores rondas, pero al mismo tiempo se abstuvo de pronosticar si habrá alguna forma de flexibilidad por parte de los seis con respecto a las nuevas exigencias dadas a conocer por Francia.
En estas conversaciones, Irán trata de conseguir un levantamiento, primero parcial, y finalmente total, de las pesadas sanciones internacionales y bilaterales a las que está sometido en relación con la incierta naturaleza de su programa nuclear.
La voluntad de la República Islámica de buscar un acuerdo con el 5+1 está demostrada por la presencia de su ministro de Exteriores en Ginebra pese al doble atentado perpetrado ayer en Beirut cerca de la embajada iraní, en el que fallecieron 23 personas, entre ellas el encargado cultural de Teherán.

EL Mundo

El Líder Supremo de la República Islámica el ayatolá Ali Jamenei.

No hay comentarios:

Publicar un comentario