29/11/13

Francisco-Putin: Cristianos del Mundo...¡Uníos!

Papa Francisco y Putin buscan una solución al conflicto en Siria para ayudar a los cristianos
Por Kamel Gomez

Desde que Francisco es el Papa de la Iglesia Católica, el Vaticano ha empezado a recuperar terreno perdido. El cambio de imagen y los intentos de reforma, sin cambiar una coma del dogma católico pero sí modificando formas, ponen al cristianismo en un nuevo rol mundial.

Y la visita de Putin viene a confirmar la importancia de la diplomacia vaticana. Hay varios aspectos que merecen señalarse. Por supuesto, el más destacado está vinculado a Siria. Se viene Ginebra-2, con Bashar Al Asad participando, y Francisco jugó muy fuerte contra una posible agresión de Obama al país árabe. Incluso envió una carta al G-20, cuando las principales potencias económicas del mundo se juntaron en Rusia para "dialogar" sobre Siria. La carta se sumaba entonces a los aliados de Putin en el G-20. 

Pero hay otros temas. Putin quiere acercar el Catolicismo con la Iglesia Ortodoxa Rusa. Sabemos que América Latina es continente con mayor cantidad de católicos en el mundo. Es cierto que las iglesias evangelistas han complicado seriamente el panorama del Vaticano, pero las estructuras del poder, la fuerza mediática, empresarial, y popular de los creyentes católicos es superior a la de los protestantes. De 1200 millones, más de 400 millones de católicos están en la Patria Grande.

La Iglesia Ortodoxa Rusa es la fe de Rusia, con un 75 % de sus habitantes practicantes de esa religión. Si los cristianos orientales se cuentan en 300 millones, más de la mitad pertenece a esa visión del cristianismo. Es decir, luego de los católicos, son la segunda iglesia en importancia. Siendo la fe nacional de los rusos, semejante a lo que sucede con el shiísmo de los persas, su relevancia mundial es innegable.

Históricamente, las relaciones entre Roma y el Patriarcado de Moscú nunca han sido buenas. Francisco ha dado señales de acercamiento, y Putin se muestra dispuesto a mediar con el Patriarca Kirill, máximo líder espiritual de la Iglesia Ortodoxa.  

La necesidad del ecumenismo y la reconciliación se desprende de varias aristas. Podemos afirmar que Rusia, según algunos intelectuales, intenta mostrarse como una civilización "diferente de la occidental". Y Francisco es muy crítico a la "Globalización de la Indiferencia" y en Brasil ha afirmado que esta "civilización se pasó de rosca". Ambos, el Vaticano y Rusia, defienden la familia y los valores cristianos, y no quieren quedar sumisos ante el poder de la Globalización y las Multinacionales:

"Rusia y el Vaticano coinciden en la necesidad de mantener el orden legal y los principios morales en los contactos inter estatales."(1)

También se trató la persecución a los cristianos. El auge de las corrientes yihadistas, híbridos salafistas-wahabistas sunníes, rechazados por el Islam Tradicional (tanto Sunní como Shií), que intenta penetrar dentro de la zona de influencia rusa -con Chechenia a la cabeza-, y el sufrimiento de las minorías cristianas en Siria, Egipto, e Iraq principalmente, sugieren un frente común cristiano-musulmán que luche contra las tendencias fundamentalistas bien financiadas por monarquías árabes y muy bien entrenadas por anglosajones y sionistas. Los rusos ya saben lo que ocurrió en la ex-Yugoslavia, y no quieren que se repita.

Decimos frente cristiano-musulmán, porque es sabido que las principales víctimas de los atentados terroristas que sacuden el mundo árabe-islámico son por musulmanes, en especial sus minorías, como es el caso de los shiís, ya sea en Siria, Iraq, Paquistán, Afganistán o Egipto.
Aquí el rol de Irán y del shiísmo es muy importante. (2) Y la alianza entre Irán y Rusia es ejemplo de lo que decimos.

Francisco no confunde el Islam Tradicional con las perversiones doctrinales fundamentalistas, que también se dan en el cristianismo y el judaísmo. Por eso, siempre es bueno recordar sus mensajes al mundo islámico, desde la carta a la máxima autoridad sunní de la universidad Al-Azhar, o el gesto de lavar los pies de un musulmán en sus primeros días de papado, o su defensa de los inmigrantes musulmanes que llegan a Europa, hasta sus recientes palabras en el Evangelii Gaudium, que citamos a continuación para luego analizarlas: 

" En esta época adquiere gran importancia la relación con los creyentes del Islam, hoy particularmente presentes en muchos países de tradición cristiana donde pueden celebrar libremente su culto y vivir integrados en la sociedad. Nunca hay que olvidar que ellos, «confesando adherirse a la fe de Abraham, adoran con nosotros a un Dios único, misericordioso, que juzgará a los hombres en el día final». Los escritos sagrados del Islam conservan parte de las enseñanzas cristianas; Jesucristo y María son objeto de profunda veneración y es admirable ver cómo jóvenes y ancianos, mujeres y varones del Islam son capaces de dedicar tiempo diariamente a la oración y de participar fielmente de sus ritos religiosos. Al mismo tiempo, muchos de ellos tienen una profunda convicción de que la propia vida, en su totalidad, es de Dios y para Él. También reconocen la necesidad de responderle con un compromiso ético y con la misericordia hacia los más pobres.

 Para sostener el diálogo con el Islam es indispensable la adecuada formación de los interlocutores, no sólo para que estén sólida y gozosamente radicados en su propia identidad, sino para que sean capaces de reconocer los valores de los demás, de comprender las inquietudes que subyacen a sus reclamos y de sacar a luz las convicciones comunes. Los cristianos deberíamos acoger con afecto y respeto a los inmigrantes del Islam que llegan a nuestros países, del mismo modo que esperamos y rogamos ser acogidos y respetados en los países de tradición islámica.


¡Ruego, imploro humildemente a esos países que den libertad a los cristianos para poder celebrar su culto y vivir su fe, teniendo en cuenta la libertad que los creyentes del Islam gozan en los países occidentales! Frente a episodios de fundamentalismo violento que nos inquietan, el afecto hacia los verdaderos creyentes del Islam debe llevarnos a evitar odiosas generalizaciones, porque el verdadero Islam y una adecuada interpretación del Corán se oponen a toda violencia.


Francisco, con meridiano cuidado, reclama más libertad para los cristianos, contraponiendo la libertad de los musulmanes en tierras “cristianas”. Sin duda alguna, muchos cristianos del mundo árabe no se encuentran en su mejor momento. Aquí es bueno recordar que hay cristianos orientales, porque muchos de ellos se escapaban de la iglesia occidental. Cosa llamativa, es también destacar que los musulmanes siempre han mirado con cariño y respeto a las iglesias orientales, no así a las iglesias occidentales protestantes que han llegado al mundo islámico acompañadas de la empresa colonialista. 

En relación a la libertad de los musulmanes en tierras cristianas, sabemos que no es tan así. Ejemplo: los sufrimientos, las persecuciones y los ninguneos que sufre la comunidad islámica shiíta en la Argentina, por no mencionar los terribles casos de islamofobia en Europa y EE.UU.

En lo que estamos totalmente de acuerdo con Francisco, es en "evitar odiosas generalizaciones". En eso Francisco tiene razón, y lo acompañamos.

Quisiéramos, ya terminando, hacer una observación más al interesante documento del Papa Francisco. Recordemos, por las dudas que haya algún mal pensado, que el autor de estas líneas ya antes ha reconocido públicamente la postura del Papa sobre Siria. Es por eso que consideramos realizar esta crítica. En su texto, el Papa también trae al judaísmo .Menciona con justicia las persecuciones que han sufrido los judíos. Nos preguntamos cuáles son las persecuciones actuales. Nos parece que esa oración hubiera sido más adecuada a los musulmanes. Pero más llamativa es, a nuestro entender, la ausencia de severas críticas a los judíos que persiguen, discriminan, maltratan y asesinan a musulmanes y cristianos en Palestina. Tampoco encontramos ninguna preocupación por la "judeización" de Jerusalem.

 Sí, también debemos evitar hacer "dolorosas generalizaciones". Ni con todos los judíos, ni con Ud., querido Francisco, al cual rogamos a Dios, tenga el valor de criticar a Israel y a su terrorismo de Estado.


Notas:


(2) Preferimos no mencionar en estas lineas los acercamientos de las corrientes cristianas místicas católicas y ortodoxas con el shiísmo, sin dudas el "misticismo" del Islam por antonomasia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario