30/11/13

Finkelstein: el objetivo de Israel es la anexión

Es muy posible que Israel logre imponer una histórica derrota a los palestinos a través de las actuales negociaciones lideradas por el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.
Por Eslam al-Rihani
El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de la ONU adoptó la Resolución 181 que recomendaba la implementación del Plan de Partición de Palestina.
El plan iba a ser puesto en práctica a la finalización del mandato británico sobre Palestina. Esta resolución llevó a la creación de la entidad israelí sobre la tierra palestina. Hoy en día, Israel ocupa la totalidad de Palestina y la comunidad internacional reconoce como territorios palestinos ocupados sólo a un 23% de la Palestina histórica, la ocupada por Israel en la Guerra de 1967, es decir, Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este. Sin embargo, los israelíes continúan expandiendo sus asentamientos en estos territorios, con vistas a su anexión, y en ellos viven en la actualidad unos 550.000 colonos israelíes.
Diversas conferencias y negociaciones han sido celebradas con el fin de negociar una solución de dos estados. La más significativa de estas iniciativas fueron los Acuerdos de Oslo de 1993, que crearon la Autoridad Nacional Palestina. Sin embargo, Israel se ha negado a evacuar los territorios ocupados y a poner fin a sus masacres contra el pueblo palestino, y ha proseguido sus esfuerzos de colonización.
Conmemorando el 66 aniversario de la Resolución 181, el sitio de Al Manar entrevistó al autor judío estadounidense Norman Filkenstein, autor de, entre otros libros, “La Industria del Holocausto”, para preguntarle su opinión con respecto a la solución de los dos estados y el futuro de la causa palestina.
Al-Manar: ¿Cuál cree Vd. que es el objetivo de Israel en la actualidad?
Dr. Finkelstein: El principal objetivo de Israel es consolidar sus logros desde el Acuerdo de Oslo. En la práctica, esto significa anexionarse los grandes bloques de asentamientos. Estos bloques constituyen aproximadamente el 10% de Cisjordania siguiendo la línea del Muro de separación que los israelíes han construido. También quiere liquidar la cuestión de los refugiados. Los palestinos nunca han estado tan debilitados políticamente. Regionalmente, no tienen aliados e internamente carecen de un liderazgo unido y tampoco existe una resistencia popular. Es muy posible que Israel logre imponer una histórica derrota a los palestinos a través de las actuales negociaciones lideradas por el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.
Al-Manar: ¿Es la solución de dos estados factible o no?
Dr. Finkelstein: la comunidad internacional ha pedido una solución del conflicto palestino-israelí sobre la base de dos estados siguiendo las fronteras de 1967 y una solución “justa” al tema de los refugiados. Si juzgamos por los actuales votos en la Asamblea General de la ONU, todo el mundo apoya esta fórmula, excepto EEUU, Israel y algunas islas del Sur del Pacífico. Ésta no es una cuestión filosófica o moral. Es una cuestión estrictamente política, aunque está respaldada por la fuerza del Derecho Internacional. Yo no veo una base política para cualquier otra solución al conflicto, porque ninguna otra solución cuenta con un apoyo político significativo en el mundo.
 
Al-Manar: ¿Cómo evalúa la situación de Israel en medio de lo que ha sucedido y está sucediendo en la región?
Dr. Finkelstein: No puede dudarse de que la existencia política de Israel por un futuro previsible está garantizada. La economía de Israel crece y no hace frente a ninguna amenaza militar significativa. Esto hace suponer que Israel tiene posibilidades de proyectarse hacia el futuro. Él ha vivido la caída de la Unión Soviética, el fin del apartheid en Sudáfrica y a la elección de un hombre negro como presidente de EEUU. Sin embargo, el futuro está lleno de sorpresas y es impredecible.

Al-Manar: A nivel personal, ¿donde le ha llevado su confrontación con el lobby sionista de EEUU?
Dr. Finkelstein: He estado desempleado en los pasados siete años. Ha sido difícil, pero he alcanzado mi 60º cumpleaños hace dos semanas. Esto significa que he vivido mucho más que una persona media en África. Tengo un techo sobre mi, comida en mi mesa y ropa en mi armario. Yo cuento mis bendiciones. Continúo leyendo y reflexionando y ocasionalmente escribo. También continúo intentando hacer del mundo un mejor lugar.

Norman G. Finkelstein recibió en 1988 un doctorado por el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Priceton en EEUU. Durante muchos años enseñó teoría política y temas de Oriente Medio, incluyendo el conflicto palestino-israelí. Él es analista en temas estadounidenses e israelíes. En la actualidad es escritor y conferenciante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario