22/11/13

Assad: la batalla sobre el terreno quedará decidida en seis meses

Una delegación de partidos libaneses del 8 de Marzo participó el lunes en Damasco en una conferencia de partidos árabes y mantuvo un encuentro con el presidente sirio, Bashar al Assad.


Ante los miembros de esta delegación libanesa, compuesta por el responsable de relaciones árabes de Hezbolá, Hassan Ezzeddin, y de cuadros del Partido Nacional Social Sirio y del movimiento Amal, el presidente sirio aseguró que “la batalla sobre el terreno quedará decidida en los próximos seis meses”.

Durante el encuentro, el presidente Assad señaló que “un arreglo político de la crisis no tiene sentido en presencia de elementos terroristas extranjeros y takfiris sobre el suelo sirio”. Él precisó que el “pueblo sirio y el Ejército continuarán defendiéndose”.

“El liderazgo sirio apoya la organización de la conferencia de Ginebra, pero subraya que deben crearse las circunstancias propicias para su celebración”, señaló Assad. “Si el objetivo de esta conferencia es poner fin al conflicto y al baño de sangre para hallar soluciones, hace falta primero cesar el envío de combatientes extranjeros y poner fin al apoyo financiero y en armas del cual se benefician los grupos takfiris, especialmente a Al Qaida y sus afiliados”, añadió Assad, según las mismas fuentes.

Apoyo de los partidos árabes a Siria

Por su parte, el Secretariado General de la Conferencia de Partidos Árabes mostró su apoyo a Siria frente a la agresión internacional a la que hace frente por medio de los grupos terroristas.

En la declaración final del encuentro, que fue celebrado en los días 18 y 19 en Damasco, el Secretariado mostró su apoyo a Siria, que representa a la Resistencia árabe, como demuestra el hecho de que apoye y albergue a todas las fuerzas nacionalistas árabes, y expresó su confianza en la victoria del país sobre sus enemigos y en que la nación siria continuará desempeñando un papel pionero a todos los niveles.

La declaración señala que Siria está atravesando una “confrontación histórica” y ha logrado hacer frente a la agresión extranjera y llevar a cabo progresos militares gracias a la firmeza y valor del presidente Bashar al Assad y del Ejército y el pueblo sirios.

Por el establecimiento de una Liga Popular Árabe

Los partidos denunciaron también las decisiones de la Liga Árabe contra Siria calificándolas de “peligroso precedente que rebela el papel sospechoso de los gobiernos árabes que controlan la Liga”.

Los partidos pidieron, en este sentido, que sea establecida una Liga Popular Árabe que represente a los pueblos árabes y que tenga la misión de unir las capacidades árabes después de que la Liga Árabe haya abandonado esta tarea y se haya convertido en un instrumento en manos de gobiernos retrógrados y de las potencias colonialistas.

Reproches entre los grupos armados por la pérdida de Qara

La derrota de los milicianos en la localidad estratégica de Qara, en la cordillera montañosa de Qalamún, ha agravado las tensiones entre los grupos armados, que se acusan mutuamente de haber sido los causantes de esta derrota.

Tras haber alardeado de que Qara iba a convertirse en el “cementerio del ejército alauí” su caída ha sido particularmente dura para los grupos terroristas. De hecho, las milicias no han podido resistir en el lugar más de cuatro días: dos de asedio y dos de combates.

Ha sido sobre todo el jefe de la milicia Yaish al Islam (Ejército del Islam), Zahran Allush, un hombre estrechamente conectado al jefe de los servicios de inteligencia saudíes, Bandar bin Sultan, el que ha sido más estigmatizado.

Según Syria Truth, la milicia del Estado Islámico en Iraq y Siria (EIIL) ha abierto la campaña contra Allush, acusándole de “traición y cobardía”. Éste último se ha defendido afirmando en un comunicado que aquellos que emprendieron la huida de Qara lo habían hecho por su propia voluntad.

Por su parte, el Frente al Nusra prometió en un comunicado “volver a tomar Qara e incendiar la región de Qalamún”.

El EIIS pide a todos los grupos que se unan bajo su mando

Otra señal de las dificultades de los grupos armados es el llamamiento efectuado el jueves por el así llamado Estado Islámico en Iraq y Siria en el que pidió a las milicias takfiris que refuercen sus filas y combatan bajo su bandera al gobierno sirio.

“Llamamos a los líderes yihadistas, los soldados y otras personas a unirse al EIIS para combatir al régimen sirio”, dijo el portavoz del grupo, Mohammed al Adnani, en una grabación de audio enviada a AFP.

Adnani llamó a los otros grupos a “no juzgar a su organización por lo que los medios escriben o por lo que difunden nuestros enemigos”.

Hasta ahora el llamamiento ha sido respondido por un grupúsculo takfiri, la Brigada Islámica al Faruq, que anunció su integración en el EIIS hace dos días, según el sitio de Alepo Tahtel Miyhar. Dirigida por Amyad Bitar, esta milicia se ha separado de la Brigada al Faruq, uno delos primeros grupos armados de la región.

Otros grupos armados han acusado, sin embargo, al EIIS de ser el responsable de atrocidades, de secuestros y ejecuciones públicas en los lugares que controla.

Recientemente, en la provincia de Idleb, en el noroeste de Siria, el EIIS arrestó al jefe de una milicia vinculada al Ejército Sirio Libre, las Brigadas de las Águilas de Siria, y a otros integrantes de la misma en la ciudad de Harem, limítrofe con Turquía, y los condujo a su prisión, situada en Aldana.

Terroristas saudíes

El miércoles tuvieron lugar dos atentados con un intervalo de una hora en las localidades de Nabak y Deir Atiyyé, a 80 kilómetros de Damasco.

En el primer caso fueron terroristas saudíes los que perpetraron el ataque contra una oficina de los servicios de seguridad militar que, según Syria Truth, causó la muerte a más civiles que militares.

En el segundo caso, se trató de un intento de impedir el traslado al hospital de militares regulares heridos.

Según AFP, una fuente militar siria confirmó que se estaban librando combates en Deir Attiyé contra “terroristas que han huido de Qara”.

AL Manar

No hay comentarios:

Publicar un comentario