17/10/13

Orígenes de la inseguridad en El Líbano

Por Rasul Gudarzi


En los últimos meses, se han registrado dos atentados terroristas en El Líbano que han dejado decenas de muertos y heridos. Los funcionarios libaneses informaron el lunes de la desactivación de un coche bomba en Beirut, capital del país. La pregunta radica en por qué El Líbano, que al contrario de otros países árabes no ha sido testigo de manifestaciones antigubernamentales, se ha convertido en escenario de los atentados terroristas, y la inseguridad ha aumentado en este país. En el siguiente artículo pretendemos analizar los puntos y factores que nos ayudan a identificar el motivo de esta inseguridad.

El Líbano es un país con diversidad de etnias y tribus, la cifra de estas últimas es de 18. Los chiíes, suníes y cristianos son los tres credos más importantes del país, entre quienes normalmente se distribuyen el poder. La visión sectaria hacia el poder en El Líbano es la causa principal de la falta de un gobierno poderoso en el país, ya que cualquiera que asuma las riendas del país al poder se enfrenta con discrepancias internas y, en vez de aunar sus esfuerzos a favor del desarrollo y la estabilidad, se centra en superar los obstáculos creados por los grupos locales. Debido a estas mismas razones, el exprimer ministro, Nayib Miqat dimitió a su cargo y transcurridos seis meses Tamam Salam aún no ha presentado su gabinete. La falta de formación del gobierno es otro motivo del aumento de inseguridad en el país, en los últimos meses.

Es de mencionar que algunos grupos y partidos libaneses no solo no quieren que se forme un gobierno, sino obstaculizan este proceso, así como el grupo 14 de marzo, que prioriza sus intereses a los intereses nacionales. El Frente Islámico Amal, mediante un comunicado, acusó el lunes al grupo 14 de marzo de servir al régimen de Israel por obstaculizar el proceso de la formación del nuevo gobierno y priorizar los intereses de su partido.

Otro motivo de inestabilidad y caos en este país estriba en la forma de la estructura del poder de El Líbano. La entidad más poderosa de este país es el Parlamento, el que tiene la facultad de elegir directamente al presidente y al primer ministro de la nación, así como al presidente del propio órgano legislativo. Además, el mismo está conformado por aquellos mismos partidos y tribus que tienen enormes discrepancias entre sí.

Independientemente de las causas internas, existe una serie de factores externos que están afectando este país. La situación actual de la región de Oriente Medio, sobre todo los acontecimientos que tienen lugar en Siria, han acrecentado más que nunca la posición e importancia de la resistencia y el Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano, Hezbolá, razón por la cual, el régimen israelí, Occidente y algunos poderes reaccionarios árabes han llegado a la conclusión de que presionar a Siria no es suficiente para debilitar la resistencia, por lo tanto, desarrollan actividades en países como Irak y El Líbano.

En este marco, los enemigos de la resistencia se han enfocado en perpetrar atentados terroristas en Irak y El Líbano. El 19 de agosto, las fuerzas de seguridad libanesas detuvieron a tres hombres sospechosos de planear el estallido de un coche bomba en el sur de Beirut, después de un atentado mortal que dejó 27 personas muertas a principios de mes. También, el 16 de agosto, el Gobierno libanés afirmó que el Ejército había identificado una red de elementos sospechosos que trataban de llevar a cabo atentados en el sur de la capital del país árabe. El 15 de agosto, al menos 20 personas perdieron la vida y un centenar más resultaron heridas, tras una explosión registrada en Zahiyeh, un suburbio del sur de la ciudad de Beirut.

De acuerdo con las informaciones recogidas por Hezbolá, el régimen israelí y los grupos takfiríes son los principales responsables de estos atentados. Los radicales takfiríes, bajo la dirección de Al-Qaeda, operan en diferentes partes del país y tienen como blanco principal de los mismos a los fieles chiíes. Además de estos grupos extremistas, que debido a la guerra de Irak y la crisis en Siria han desarrollo sus actividades, existen varios países árabes que quieren debilitar la resistencia y a los chiíes. El diario libanés Al-Akhbar señaló en un informe que un sistema de seguridad dependiente a un país del Golfo Pérsico estaba involucrado en los últimos atentados registrados en El Líbano. De acuerdo con el informe, el servicio de inteligencia de Siria y la resistencia se encontraban entre los objetivos de este sistema de seguridad.

En este sentido, la resistencia ha dejado bien claro que tales complots no obstaculizarán las tareas y misiones de Hezbolá sobre Siria, tal como asegurara el secretario general de este Movimiento, Seyed Hasan Nasrolá, un día después del atentado en Zahiyeh: “Nuestra respuesta a la explosión de Beirut reside en que si tenemos 100 soldados en Siria enviamos 200 otros, si hay 500 enviamos otros 5000, y si hacen falta todos los soldados de Hezbolá e, incluso, yo mismo iremos a Siria y defenderemos con gloria la resistencia.

En estas circunstancias es muy importante que los grupos políticos libaneses lleguen a un consenso sobre la formación del gobierno y priorizar los intereses nacionales. Tal como destacó Nasrolá en su discurso llamó a todos los libaneses a mantenerse unidos para evitar cualquier guerra civil en el país, algo que buscan los aliados de Israel en la región. -

http://www.hispantv.ir/detail.aspx?id=244828

No hay comentarios:

Publicar un comentario