22/10/13

La batalla por Qalamoun

Los dos pilotos turcos secuestrados llegaron a Estambul, después de abandonar Líbano el sábado, y los nueve rehenes chiitas libaneses liberados de Siria aterrizaron en Beirut, completando un intercambio de rehenes después de meses de incertidumbre.


El Primer Ministro Tayyip Erdogan recibió a los pilotos de Turkish Airlines en la pista, ya que desembarcaron de un jet Qatar Airways y fueron recibidos con aplausos de los miembros de sus familias. La liberación de los rehenes puede ser en realidad un contrato de tres vías, la liberación de los libaneses originalmente dependió que el gobierno sirio liberase a los presos en los centros de detención estatales.

La agencia de noticias estatal de Líbano dijo que las autoridades habían liberado bajo fianza a tres hombres que fueron arrestados en relación con el secuestro de los dos pilotos turcos. Nadim Zgheib, Hassan Salih y Mohammad Salih salieron de la cárcel libanesa de Roumieh después de pagar una fianza de 500.000 libras libanesas (u$s 350 dólares) cada uno.

Se supo que agentes especiales turcos lanzaron una operación secreta en Siria para rescatar al grupo de peregrinos chiitas libaneses secuestrados durante 17 meses yque luego fueron intercambiadas por dos pilotos turcos secuestrados. Un equipo de la Organización Nacional de Inteligencia (MIT) llevó a cabo una operación en el territorio sirio para salvar a los peregrinos chiíes que estaban atrapados en los enfrentamientos entre los combatientes pro Al- Qaeda y los rebeldes seculares. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Exteriores turco, negaron cualquier vínculo entre el rescate de los libaneses y la liberación de los pilotos y no ha habido confirmación oficial de la operación en Siria.

Qatar ayudó a resolver una crisis de los rehenes en la guerra civil de Siria en un raro ejemplo de la cooperación entre Damasco y sus enemigos, dando un impulso a los esfuerzos de la nación árabe del Golfo para restaurar su papel de mediador regional. La intervención diplomática de Qatar provocó que los rebeldes sirios liberasen nueve rehenes libaneses a cambio de la libertad de los dos pilotos de Aerolíneas turcas y a cerca de 100 reclusas. El papel del Estado del Golfo en la liberación de los rehenes llegó mientras la Liga Árabe estableció una nueva ronda de conversaciones de paz entre el gobierno sirio y la oposición a partir del 23 de noviembre en Ginebra.

Walid Yumblatt alabó el lunes el papel del Jefe de Seguridad General del Líbano, Gral. Ibrahim Abbas, en el caso de los rehenes libaneses liberados y dijo que "Hay que saludar el esfuerzo desplegado por el Jefe de Seguridad, Gral. Ibrahim Abbas, para poner fin a la crisis de los peregrinos libaneses secuestrados y traerlos de vuelta a la libertad después de meses de cautiverio (…) Los esfuerzos de Ibrahim demuestran que sólo los funcionarios y las instituciones oficiales se reservan el derecho a sacar a Líbano de las crisis".

En medio de informes de los medios que apuntan que el ejército sirio se está preparando para lanzar un ataque para recuperar las zonas controladas por los rebeldes en la zona fronteriza estratégica de Qalamoun, los funcionarios de la aldea libanesa adyacente de Arsal –una zona mayoritariamente sunita- dicen que sólo tomarán las armas si son provocados por Hezbollah. En Arsal, la batalla esperada es en Qalamoun, y fue la comidilla de la ciudad con los residentes especulando sobre los posibles escenarios. Lo peor es que Hezbollah ha dispersado lanzacohetes lo largo de los senderos de montaña del Oeste de Baalbek y Hermel, enfrente a Qalamoun.

Se espera que la pelea en Qalamoun sea la secuela de la batalla de Qusayr, que tuvo lugar a principios de verano y vio que el ejército sirio respaldado por Hezbollah lograr una victoria decisiva, inclinando la balanza militar a favor del régimen. Estratégicamente, la zona es de vital importancia tanto para el régimen sirio como para las fuerzas de la oposición: para el régimen, el control Qalamoun aseguraría un enlace seguro conectar Damasco a Homs y cortar las rutas de suministro de Arsal que son supuestamente usadas por los rebeldes; además el control de la zona también se conectaría con las áreas en poder del gobierno en la costa montañosa al norte de Latakia, principalmente habitada por la minoría alawita, aislando la frontera libanesa de Siria.

Según algunas versiones hay unos 25.000 rebeldes, incluidos yihadistas y elementos del Ejercito Libre de Siria, desplegados en la zona. Hezbollah, que tiene miles de cohetes, se ha reforzado en la región; aunque los rebeldes han estado combatiendo con Hezbollah durante meses en Qalamoun, si Hezbollah se ve envuelto en la batalla –como es de de esperar- podría llevar la guerra siria a suelo libanés y desencadenaría enfrentamientos internos con los grupos sunitas en Líbano. Arabia Saudita, el más poderoso enemigo árabe de Al-Assad, parece estar buscando pelea y ve la perspectiva de infligirle una derrota decisiva a las fuerzas del régimen en Qalamoun; los sauditas están exasperados con EE.UU., luego de abstenerse de atacar al régimen sirio el pasado mes después del incidente con gas venenoso del 21 de agosto, y han canalizado armas y fondos a los rebeldes en Qalamoun.

Otro objetivo principal del régimen es el monte Snir, una larga cresta Norte-Sur, que corre paralela a la carretera entre Damasco y Homs, en el valle por debajo de su flanco oriental. Una de las principales unidades rebeldes en la región es Liwa Al-Islam -la Brigada del Islam- un grupo bajo patrocinio saudita y altamente efectiva comandada por Zahran Alloush , hijo de un prominente erudito religioso saudita. Este grupo bien organizado, parecen expertos en ataques coordinados, ha realizado importantes avances en la región en las últimas semanas, incluyendo la expulsión de la 81º Brigada de Al-Assad fuera de la ciudad de Ruhaiba el 1º de septiembre pasado.

El régimen sirio puede atacar pronto, para evitar que las fuerzas rebeldes establezcan un frente común que podría amenazar el Norte de la Bekaa y la ruta entre Damasco y Homs. Pero es probable que el tiempo sea un factor decisivo, ya que las lluvias de invierno y la nieve hacen que los movimientos en las montañas sea extremadamente difícil; adicionalmente, el régimen espera explotar las divisiones dentro del movimiento rebelde, en particular entre los yihadistas de la línea dura del ISIS y el Ejército Libre de Siria, respaldado por Occidente.

http://noticiasdelibano.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario