8/10/13

Imperdonable: Sauditas contratan empresa de seguridad sionista para el Hayy

Arabia Saudí encarga la seguridad de la Peregrinación a una compañía pro-israelí


Este año, cuando los musulmanes palestinos realicen una peregrinación obligatoria a Meca (hayy), se encontrarán a una compañía que ha colaborado en su represión, e incluso tortura, bajo el régimen de ocupación israelí.

Ciertamente, el hayy de este año estará bajo la supervisión de la compañía G4S, según un informe publicado por el diario Al Akhbar. La seguridad en la Peregrinación de este año, que tendrá lugar en este mes de octubre, corresponderá a Al Majal G4S, una filial de la compañía principal británico-danesa G4S.

Esta compañía ha estado implicada en torturas a los detenidos administrativos en Palestina, incluidos niños, según el activista del movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones, Zaid Shuaibi. El director ejecutivo del Al Majal G4S es un antiguo oficial de seguridad saudí llamado Khaled Baghdadi.

La filial de la compañía en Israel (Hashmira) recibió un contrato con el Servicio de Prisiones de Israel en Julio de 2007 para suministrar equipos y servicios que violan los Artículos 49 y 76 de la Cuarta Convención de Ginebra. La compañía suministra, por ejemplo, sistemas de seguridad y control a la prisión de Hasharon-Ramonim, que contiene una sección de presos políticos palestinos.

En los centros de interrogatorio de Jalma y Maskubieh, en los que la compañía presta servicios, ni siquiera los niños se libran de la tortura. En uno de esos centros, el detenido palestino Arafat Jaradat fue torturado hasta la muerte a principios de este año. Allí también Luay al Ashqar, un detenido administrativo palestino, quedó paralizado de su pierna izquierda cuando sufrió una triple fractura en su columna vertebral durante su detención.

La compañía también suministra equipos y servicios a los asentamientos israelíes en los territorios palestinos. Así por ejemplo, ella suministra equipos de seguridad a las instalaciones de la policía israelí en la zona E1 de Cisjordania, cerca del asentamiento de Maaleh Adumim.

Operaciones saudíes

La compañía principal no ha desvelado la naturaleza de los contratos que ha firmado con las autoridades saudíes. En sus informes periódicos, G4S hace algunas referencias limitadas a las operaciones saudíes, como la firma de un contrato con el Metro de Yeddah para proporcionar seguridad durante la peregrinación o su colaboración en el transporte de los más de 3 millones de peregrinos que visitan Meca cada año. En 2011, el sitio Asrar Arabiya (Secretos Árabes) publicó un anuncio de la compañía solicitando personal que quisiera trabajar en Meca durante siete días sólo, durante el hayy.

La campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) no se ha quedado con los brazos cruzados. En una conferencia de prensa el miércoles 2 de octubre, ella envió un claro mensaje al gobierno saudí pidiéndole que termine el contrato con la compañía que suministra equipos y servicios de seguridad para proteger los asentamientos, puestos de control e instalaciones policiales israelíes. Sin embargo, Arabia Saudí continúa ignorando los llamamientos para poner fin a sus contratos con G4S.

Los activistas del BDS no han sido los únicos en reaccionar ante las noticias. Sheij Ekrima Sabri, jefe del Consejo Supremo Islámico en Jerusalén e Imam de la Mezquita de Al Aqsa, señaló: “Esta compañía opera en el campo de la seguridad y tiene actividades y compromisos en áreas bajo ocupación israelí. Aquellos que ayudan a los ocupantes deben ser considerados responsables, ya que son cómplices del crimen, de igual modo que los que ayudan a los agresores son también agresores”.

Por su parte, Shuaibi dijo, en declaraciones a Al Manar, que la campaña del BSD contactó con el Ministerio de Economía palestino, que es la autoridad competente en el tema del boicot a los sentamientos. Sin embargo, según él, “el Ministerio no se molestó en responder o en emprender acción alguna, incluso aunque la compañía viola la ley palestina al continuar proporcionando servicios a los asentamientos”.

Boicot en Europa

Sin embargo, la campaña del BDS sí ha obtenido algunos éxitos en Europa, incluyendo en la Universidad de Oslo, que anuló un previsto contrato con la compañía el pasado mes de Julio, tras las presiones de grupos de estudiantes.

En el Reino Unido, la Asociación de Profesores del Este de Londres ha presionado a las autoridades locales para poner fin a los contratos con G4S, que suministra servicios a más de 25 escuelas de la capital británica. Ha habido también campañas contra la compañía en Dinamarca, Suecia, Bélgica y otros países. En abril de este año, G4S no fue capaz de renovar un contrato para proporcionar seguridad a algunos edificios parlamentarios en Europa.


Arabia Saudí pierde su apuesta en el Líbano

El Líbano parece haber sido el primer país en pagar la confusión de las monarquías petrolíferas por los últimos acontecimientos relativos a la resolución de la crisis sobre las armas químicas en Siria y el acercamiento entre Irán y EEUU.

Arabia Saudí ha anulado de manera poco protocolaria y bastante desdeñosa una visita del presidente Michel Suleimán prevista para este mes a Riad. Poco después, los Emiratos Árabes Unidos anunciaron también la anulación de la visita del presidente libanés a Abu Dhabi.

Fuentes políticas han estimado que la decisión de Riad constituye una humillación para el Líbano y muestra el poco interés que Arabia Saudí tiene con respecto a la situación libanesa.

Según fuentes bien informadas, la anulación de la visita de Suleimán sería debida a que los líderes saudíes han sido cogidos por sorpresa por la aproximación entre Irán y EEUU y no saben como reaccionar, especialmente en lo que respecta al dossier sobre el gobierno libanés. Éste era precisamente el principal asunto en el orden del día de los encuentros previstos de los responsables saudíes con Suleimán.

Arabia Saudí posee una influencia en el Líbano a través de la Corriente del Futuro, liderada por Saad Hariri, que está bajo el control de los saudíes. El régimen saudí ha intentado excluir del gobierno libanés a Hezbolá o aprobar al menos una formula de 8-8-8 (ocho para la coalición del 14 de Marzo, donde está la Corriente del Futuro; 8 para la coalición del 8 de Marzo, donde está Hezbolá; y 8 para los así llamados “centristas”, entre los que se incluye al propio Suleimán y el líder druso Walid Yumblatt). Esto privaría a la Coalición del 8 de Marzo de tener un veto sobre las decisiones del gobierno, que se fija en un número superior al tercio.

Sin embargo, esta fórmula ha fracasado por el rechazo tanto de los miembros del 8 de Marzo como de Yumblatt, que posee en la actualidad la llave de las mayorías en el Parlamento. De este modo, ha comenzado a perfilarse una nueva fórmula de 9-9-6 para los respectivos grupos de poder en el Líbano. No obstante, los saudíes no se han pronunciado aún acerca de este tema.

Así pues, los cambios en el escenario regional están teniendo su reflejo en el Líbano y en particular en el tema gubernamental. Mientras que Suleimán afirmó en una entrevista al periódico Le Figaro hace dos semanas que la formación del gobierno en base a la fórmula 8-8-8 era cuestión de días, las cartas cambiaron drásticamente cuando Yumblatt enterró esta fórmula afirmando que él se adhería a la del 9-9-6.

Esto supuso un cambio radical en el paisaje político y en el equilibrio de fuerzas locales. El paisaje político en unas pocas semanas ha pasado de un gobierno sin Hezbolá a un gobierno probable en el que este partido y sus aliados dispondrán del tercio de bloqueo (o garantía).

Al manar

No hay comentarios:

Publicar un comentario