15/10/13

El Islam, el Che Guevara...y el Marxismo


Por Kamel Gomez

Hace algunos días, salió en el facebook un lindo debate. Ante la importancia que tiene para muchos hermanos, y también para seguir buscando reflexiones que intenten señalar precisiones y limites, nacen estas lineas. Desde ya, pido se consideren estas palabras con la mejor de las intenciones, sin ánimo de ofender ni de pensar que "la tengo clara".  

Primero, sin vueltas. El Che era marxista y además materialista dialéctico, por lo tanto ateo. Puede haber marxistas, o mejor dicho, que empleen el "método de análisis" marxista en relación al capitalismo que pueden no ser ateos, sí. Pero la filosofía marxista, desde su fundador (que consideraba a Dios como una alienación del hombre, y que es el hombre el que hace a la religión), pasando por Engels, Lenin, Trotsky y sus principales intelectuales, luchan contra la religión, la consideran parte de la "superestructura", y son militantes del ateísmo. Quien niega lo antes dicho, o bien no conoce al marxismo, o bien intenta un sincretismo falso.

Lenin, en su "Actitud del partido obrero hacia la religión"  señala:

"La religión es el opio del pueblo. Esta máxima de Marx constituye la piedra angular de toda la concepción marxista en la cuestión religiosa. El marxismo considera siempre que todas las religiones e iglesias modernas, todas y cada una de las organizaciones religiosas, son órganos de la reacción burguesa llamados a defender la explotación y a embrutecer a la clase obrera." 

"La lucha contra la religión no puede limitarse ni reducirse a la prédica ideológica abstracta; hay que vincular esta lucha a la actividad práctica concreta del movimiento de clases, que tiende a eliminar las raíces sociales de la religión. ¿Por qué persiste la religión entre los sectores atrasados del proletariado urbano, entre las vastas capas semiproletarias y entre la masa campesina? Por la ignorancia del pueblo, responderán el progresista burgués, el radical o el materialista burgués. En consecuencia, ¡abajo la religión y viva el ateísmo!, la difusión de las concepciones ateístas es nuestra tarea principal..."


Por supuesto, esta lectura encuentra excepciones, en especial en nuestras tierras. En América Latina el marxismo, a veces como táctica, otra veces sinceramente, ha valorado el rol de la religión, siempre pensando en la católica. Últimamente, la revolución bolivariana no solo se considera cristiana hasta la médula, sino que además, critica severamente a las lecturas ateas que se desprenden de todos los partidos de izquierda tradicionales.     

En fin, si los marxistas han valorado el rol de la religión, bien por ellos. Si han podido replantearse la importancia de la espiritualidad, la ineficacia del ateísmo, si han entendido que la creencia en Dios se encuentra presente en el corazón de los hombres, y pueden, de mínima, comprender y aceptar "compañeros" creyentes, bien por ellos.

¿Y los creyentes? ¡Qué panorama! Pensemos en la "Teología de la Liberación", y una misma critica que tiene dos salidas políticas. Queremos decir, el sincretismo de querer vincular la Biblia con Marx es señal de la crisis del cristianismo, que necesitó explicaciones del mundo en concepciones materialistas. El cristianismo, a nuestro entender, logra con el marxismo el sumarse a la lucha contra la opresión imperialista, encuentra argumentos para justificar la violencia política, sí, pero relega su lugar, participa en algunas cuestiones ético-morales en el mejor de los casos, cede hasta perder su esencia. Entonces, Dios es cualquier cosa que sea correcto políticamente, y Jesús es el primer socialista....

Y sus teólogos recuerdan la acción olvidando la contemplación...o lo que es lo mismo, es el triunfo de la concepción moderna occidental, el cristianismo católico se vuelve protestante. Como dice el dicho, si uno no actúa como piensa, termina pensando como actúa. Entonces, sus intelectuales hoy reflexionan sobre la ecología... penoso.

Por lo tanto, los cristianos merecen reflexionar sobre su lugar, sin cambiar sus orígenes, fomentando la espiritualidad. El Papa Francisco es señal de esa crisis, y da una respuesta a una iglesia social sin perder sus creencias. Después podemos debatir si es la mejor respuesta. Pero es una respuesta cristiana, de eso no hay dudas.

Decíamos dos salidas políticas. La otra, que parte de la misma crítica, es la que justifica la opresión. Como el marxismo es anti-religión, entonces hay que liquidar a los comunistas, en nombre de la "civilización occidental y cristina". Si alguien busca coincidencias de ese tipo por acá, pedimos gustosamente que se retire y deje de leer. 

¿Y los musulmanes? También criticaremos a algunos pocos que han querido vincular el marxismo al Islam, por lo antes dicho. Podemos reconocer sin ningún inconveniente la crítica marxista, sus aportes históricos, no hay problema...pero el Islam es una cosmovisión que esta lejos de poder compararse con un filósofo europeo (recuerden que escribe un musulmán). Hagamos una comparación entre el Corán y toda la literatura marxista y podemos notar las diferencias.  

Eso no quiere decir que los musulmanes no podamos compartir espacios políticos con los marxistas, destacando nuestras coincidencias políticas, sociales, y hasta morales...en algunos casos. Un amigo me dijo una vez que las banderas rojas cada vez están mas rositas, y creo que tiene razón. La izquierda también coincide con cierta linea "capitalista" que está a favor del aborto, el matrimonio gay, el consumo de droga, etc. El progresismo es, sin vueltas, muy diferente a las enseñanzas del Islam. Y nosotros consideramos que en estos temas, nosotros somos los revolucionarios.

Pero hay más. Si los marxistas son anti-religión, también los musulmanes, y los creyentes en general, son anti-ateísmo.  Quizás muchos musulmanes no entendemos bien el concepto de "Kufr", "incredulidad", que no es igual al del "impío", o el "infiel", que se utilizan en el cristianismo. Y el Imam Jomeini nos enseña:

"Los incrédulos, en tanto hayan llegado a la conclusión categórica de lo correcto de su doctrina  y de la falsedad del resto de las religiones, se consideran excusados sin contarse entre los pecadores. Incluso la mayoría de sus sabios (se consideran excusados), desde que crecieron en un entorno de incredulidad, al llegar a tener con total convicción fe en sus falsas religiones, y es por eso que rechazan cualquier prueba en contra de su dogma. En cuanto a aquellos que consideran la posibilidad de que su religión fuera falsa pero por obstinación se rehúsan a estudiar los argumentos de los demás, éstos cargan la culpa y son acreedores del castigo divino ” 

La crítica del Imam Jomeini al marxismo es impecable (reitero, soy musulmán). Citamos:

"Resulta meridianamente claro para todos que a partir de ahora habrá que buscar el comunismo en los museos de la historia de la política mundial, ya que el marxismo no puede dar respuesta a las necesidades reales de los seres humanos. Esto es así porque se trata de una doctrina materialista, y, a fuerza de materialismo no es posible salvar a la humanidad de la crisis que supone la falta de creencias espirituales, lo cual constituye la mayor aflicción que padecen las sociedades en Oriente y Occidente."

¿Es la religión, que ha hecho que Irán sea tan firme e inquebrantable como una montaña frente a las superpotencias, el opio del pueblo? ¿Es una religión deseosa de administrar justicia en el mundo y de librar al hombre de las cadenas materiales y espirituales el opio del pueblo?

En resumen: creyentes, cristianos o musulmanes, ateos, podemos estar juntos en la lucha contra la opresión, o participando desgraciadamente en la explotación del hombre por el hombre; lo que no implica que todo es lo mismo, y que todas las respuestas a la opresión sean igual de válidas para el hombre. De la Dictadura del Proletariado a la Revolución Islámica las diferencias son interminables. 

Por último, ¿qué decimos del Che? Obviemos aquí la discusión de sus métodos políticos, acertados o no. ¿Podemos criticar a un hombre que luchó contra el imperialismo y la opresión? Por supuesto que no, y los musulmanes saludamos a todos los hombre del mundo que luchan contra la opresión. En especial con el Che, que siempre destacaba al "hombre nuevo" en sus pensamientos, y que supo leer la importancia del humanismo, poniendo a transitar valores revolucionarios que estaban escondidos dentro del marxismo europeo. En eso, el aporte del guevarismo es destacable. Pero de ahí a hacerlo creyente, o cristiano, es una injusticia. Algunos creyentes quizás necesiten importar revolucionarios al camino de Dios.... otros no tenemos esa necesidad. Queremos decir, ni el Che luchaba ni quería luchar en el camino de Dios, ni Jesús era socialista, ni Marx otro profeta. 

Si el Che irá al paraíso o al infierno, no tiene sentido. En primer lugar, porque los musulmanes sabemos que son cuestiones que define Dios. Y en segundo lugar, porque siendo sincero con el Che, no creo que le haya importado, como llamativamente, tampoco le importa a muchos musulmanes revolucionarios el paraíso, y los creyentes saben de qué estamos hablando. 

Podemos mencionar que la acción en el Islam tiene un aspecto interno y externo. Por ejemplo, supongamos que ayudamos a alguien en la calle, sin comentarlo a nadie. Hemos ayudado, la acción es correcta. Hasta acá musulmanes y marxistas estaríamos de acuerdo. Pero hay más. Sucede que el aspecto interno, la intención, en el Islam es trascendental. Ahora supongamos que en una cena publica informo a todos los presentes que hice esa ayuda. Sí, mi acción externa es igual, pero internamente, ya no tiene el mismo valor para Dios. Por eso, el Día del Juicio (cosa que el marxista no cree) se llama el Día de la Mutua Decepción: creyentes en Dios se presentaran esperando sean aceptadas sus obras, pero resultará que muchas serán rechazadas por lo incorrecta de nuestras intenciones. En esto el Islam tiene una escuela de pensamiento y un método a aplicar que no está en ningún lugar del senil Occidente.

Quisiera cerrar con esta reflexión del Sheij Abdul Karim Paz, que sintetiza el sendero místico y revolucionario del Islam desde su perspectiva shiíta:

"Yo creo que hay una realidad, la revolución en la materia tiene límites pero en el espíritu no, se puede hacer una revolución material sin espíritu, pero no se puede hacer una revolución espiritual sin revolución material. Cualquiera de las dos revoluciones que se nieguen, se aleja de la unidad y del monoteísmo."


No hay comentarios:

Publicar un comentario