9/9/13

Kerry da una semana a Asad para entregar las armas químicas y Rusia pide que lo haga para evitar una posible intervención extranjera

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha lanzado un ultimátum Bashar Asad a su paso por Londres. Kerry ha instado al presidente sirio a entregar su arsenal de armas químicas en una semana, aunque ha reconocido que no espera que el líder sirio cumpla con sus condiciones.
En caso de no hacerlo, ha dicho Kerry, "el ataque a Siria sería increíblemente pequeño y muy limitado". El secretario de Estado comparó la operación en ciernes con el "mensaje" que Ronald Reagan envió a Gadafi con el bombardeo de Trípoli, en represalia por el derribo del vuelo de Pan Am 103 en 1988.
"Seremos capaces de lograr que Asad rinda cuentas sin necesidad de tropas de tierra ni de otro esfuerzo prolongado", agregó Kerry, que precisó que la operación militar sería "limitada, con objetivos muy claros y con la finalidad de desmantelar su capacidad para usar armas químicas".
"El riesgo de no actuar es mayor que el riesgo de una intervención", matizó Kerry. "Todo el mundo debería hacer un alto y pensar seriamente en el asunto. Si no hacemos frente (a Asad), volverá a ocurrir lo mismo y pensará que puede intimidar a cualquiera. No podemos echarnos a atrás en un momento como éste".
El inesperado ultimátum expresado por Kerry disparó las alarmas de Washington. A los pocos minutos, un comunicado oficial del Departamento de Estado dejaba en entredicho al secretario de Estado alegando que su respuesta no debería interpretarse como un ultimátum sino como un "un argumento retórico sobre la imposibilidad y la improbabilidad de que Asad entregue las armas químicas que niega haber utilizado".
La misión del secretario de Estado norteamericano en la capital británica es lograr el máximo respaldo político a un hipotéticoataque a Siria, pese al sonoro "no" del Parlamento británico al apoyo a una intervención militar.
"Nuestra relación especial con el Reino Unido no se verá afectada", recalcó Kerry, nada más estrechar la mano al titular del Foreign Office, William Hague. "La relación entre los dos países está por encima de un voto o de un momento concreto de la historia".
El paso de Kerry por Londres se interpreta como un intento de enmendar el daño causado a las relaciones trasatlánticas tras el polémico voto en la Cámara de los Comunes. Pese a que el 'premier' David Cameron ha descartado la posibilidad de una segunda votación, no se descarta un compromiso político para limar las asperezas entre Londres y Washington.
Kerry, abucheado a su llegada por un puñado de manifestantes de la coalición Stop the War frente al Foreign Office, intentará lograr el respaldo del Reino Unido a una hipotética resolución en la ONU para autorizar la intervención militar. El secretario de Estado norteamericano reiteró que 12 países han suscrito ya la acción militar contra Siria tras la reunión del G20.
"Estamos totalmente alineados con Estados Unidos", declaró por su parte William Hague, que reiteró su convicción de que la amenaza de una intervención militar es el modo más efectivo de disuadir al presidente Asad "para que deje de usar armas químicas contra su población".
"Pese al resultado del voto en el Parlamento, nuestra posición sigue siendo muy activa", recalcó Hague. "En el frente diplomático y en el humanitario estamos apoyando la posición de Washington".

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha pedido este lunes a Siria que entregue su arsenal químico a la comunidad internacional para evitar una posible intervención militar extranjera. El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, ha asegurado hoy en Londres que la entrega de los arsenales químicos por parte del Gobierno de Asad sería la única forma de evitar el ataque. Además, el ministro ruso ha urgido al régimen sirio a destruir ese tipo de armamento.
Lavrov ha afirmó que pese a la gravedad de la situación "aún hay posibilidades de un arreglo político" al conflicto en Siria, al término de sus conversaciones con su homólogo sirio, Walid Muallem.
"Hemos acordado unos pasos prácticos que vamos a dar en contacto con otros Estados con el fin de dar una oportunidad de que se plasme un arreglo político", dijo Lavrov en una rueda de prensa conjunta con el canciller sirio.
El jefe de la diplomacia rusa agregó que, pese a "toda la gravedad de la situación", Moscú y Damasco están convencidos de que "aún hay posibilidades de un arreglo político" al conflicto en el país árabe".

Rusia mantiene su postura

Lavrov aprovechó la visita de su homólogo sirio para reiterar que la postura de Moscú de rechazo a una intervención foránea en el conflicto en Siria se mantiene inmutable
"La posición de Rusia es conocida: no cambia ni está sujeta a variaciones coyunturales", dijo el jefe de la cancillería rusa, citado por la agencia Interfax, al comienzo de las conversaciones con su colega sirio.
Muallen transmitió la gratitud del presidente sirio, Bachar Al Asad, al presidente de Rusia, Vladímir Putin, por su postura frente al conflicto en el país árabe.
"El presidente (Al Asad) pidió expresar su gratitud a Putin por su posición en la cumbre del G20", dijo el canciller sirio, citado por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.
En la reunión del G20, celebrada la semana pasada en la ciudad rusa de San Petersburgo, el jefe del Kremlin recalcó la oposición de Rusia a una intervención extranjera en Siria y adelantó que ayudará al país árabe en caso de que sea atacado desde el exterior.
Lavrov insistió hoy en que Moscú considera que "no hay alternativa a una solución pacífica al conflicto en Siria".
"No hay solución militar, ni menos aún una solución militar vinculada a una intervención del exterior", puntualizó.
El jefe de la diplomacia rusa declaró que Rusia insiste en la necesidad de convocar una nueva conferencia internacional de paz en Ginebra.
Muallem, a su vez, indicó que a día de hoy el Gobierno deDamasco está dispuesto a participar en dicha conferencia "sin condiciones previas".
"Hasta este momento, estamos dispuestos, pero no sé que ocurrirá después de la agresión estadounidense", dijo el canciller sirio.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dirigirá mañana a su país para explicar su decisión de atacar objetivos militares del régimen del presidente sirio Bachar Al Asad.

elmundo,es

No hay comentarios:

Publicar un comentario