24/8/13

Una pieza de propaganda de guerra saudí

Alegaciones sobre armas químicas




William Engdahl
Russia Today


Los informes sobre un ataque químico masiva en Siria podría convertirse en una “línea roja” para una intervención militar estadounidense en Siria. Pero incluso un análisis rudimentario de la historia muestra que es demasiado pronto para evaluar su credibilidad.

La cadena Al Arabiya informó que “al menos 1.300 personas fueron muertas por un ataque con gas nervioso en la región de Guta de Siria, según dijo el líder opositor George Sabra el miércoles”. La cadena continuó diciendo que el gobierno del presidente Bashar al Assad era el “responsable” de los ataques. Si esto se confirmara podría ser una “línea roja” para una intervención norteamericana en Siria.

Esto podría dar lugar a una gran conflagración en todo Oriente Medio y una confrontación de potencias como Rusia, China e Irán, en un lado, y EEUU, el Reino Unido y Arabia Saudí, en el otro. Una previsión poco alentadora para la paz mundial.

Cuando la historia se analiza cuidadosamente, aparecen, sin embargo, las sospechas. En primer lugar, la fuente que dio a conocer la historia al mundo fue Al Arabiya, que informó de la existencia de 500 muertos, según algunos “activistas”. De allí saltó a otros medios internacionales. Más tarde, el número de supuestos muertos fue cambiando por minuto – 635 para USA Today y 1.300 para Sky News, propiedad de Rupert Murdoch.

Al Arabiya, el origen de la historia, no es precisamente neutral en el conflicto sirio. Ella fue creada en 2002 por la familia real saudí en Dubai. Es propiedad en su mayor parte de una compañía saudí, la Middle East Broadcasting Center (MBC). Arabia Saudí es la principal sostenedora, con armas y fondos, de los grupos que buscan derrocar al presidente de Siria. La cadena lleva a cabo una cobertura dominada por alegaciones y ataques incendiarios contra el gobierno de Assad.

Cuando examinamos el contexto de la historia, se vuelve incluso más sospechosa. Ella afirma que “los activistas del Comando Central Revolucionario Sirio (una especie de cuartel general de los grupos militantes) afirmaron que los aviones del régimen estaban sobrevolando el área después de un bombardeo y acusaron a las fuerzas leales al presidente Bashar al Assad de utilizar agentes químicos”. Esto es dudoso a muchos niveles. En primer lugar podemos imaginar que activistas antigubernamentales que luchan contra las fuerzas de Assad no serán exactamente una fuente neutral.

Más tarde, la historia se vuelve incluso más dudosa. En el texto del artículo habla de que el “Observatorio Sirio de los Derechos Humanos dijo que decenas de personas resultaron muertas, incluyendo niños, en un fuerte bombardeo”. El OSDH ha sido la fuente de todos los informes negativos sobre el gobierno sirio desde el inicio de la guerra en 2011. Lo más curioso sobre el OSDH, aparte de su nombre “humanitario”, es que tal “Observatorio” consiste en un solo exiliado sirio que ha vivido en Londres durante 13 años y cuyo nombre es Rami Abdul Rahman. Él es un sirio sunní que posee una tienda de ropa y maneja una página de Twitter desde su casa. Sorprendentemente, sus informes alimentan a los grandes medios de información. Su cobertura es, sin embargo, cualquier cosa menos objetiva y libre de prejuicios.

Otro aspecto sospechoso de las alegaciones es que ellas coinciden con la llegada, dos días antes, de un equipo de inspección de las armas químicas de la ONU, que recibió la autorización del gobierno sirio para investigar las alegaciones sobre el uso de armas químicas en la guerra. Esto plantea una cuestión obvia: ¿Qué motivo concebible iba a empujar a Assad a utilizar armas químicas prohibidas justo en el momento en el que accedió a que un equipo de armas químicas de la ONU entrara en Siria?

El equipo tiene como misión inicial la de investigar la utilización de armas químicas por parte de los grupos militantes durante un ataque llevado a cabo el 19 de Marzo en Jan al Assad y otras dos localizaciones. En Mayo, Carla del Ponte, un miembro de la Comisión de Investigación Independiente de la ONU sobre Siria, dijo que los testimonios y muestras reunidos de los muertos y el personal médico de Siria indicaban que el gas nervioso sarin había sido utilizado por los combatientes rebeldes. No fueron halladas, sin embargo, pruebas acerca del uso de tal gas por parte de las fuerzas del gobierno. Esto resultó muy embarazoso para la facción de los halcones belicistas en el Pentágono y el Departamento de Estado, que presionaban a Obama para una escalada que llevara directamente a una intervención militar, incluyendo la declaración de una zona de exclusión aérea, lo cual supondría de facto un acto de guerra contra Siria. En 2012 Obama declaró que el uso de las armas químicas por el presidente sirio sería una “línea roja” que cambiaría los cálculos estadounidense sobre si intervenir o no en el conflicto y el gobierno sirio es perfectamente consciente de eso.

Cabe decir finalmente que la región que resultó ser la supuestamente atacada por las fuerzas de Assad con gases químicos, la Guta Oriental, fue recuperada por las fuerzas del gobierno en mayo tras derrotar a los terroristas de Yabhat al Nusra, como parte de una serie de victorias contra las fuerzas insurgentes, y no es escenario en la actualidad de una resistencia importante en contra de las fuerzas de Assad.

A falta de la evaluación de jueces genuinamente independientes sobre las alegaciones de la cadena saudí Al Arabiya, deberíamos considerar estas afirmaciones dentro de la categoría de propaganda de guerra, tal y como sucedió con otros hechos tales como el incidente del Golfo de Tonkín en 1964. Aquel incidente fue fabricado por el Pentágono con el fin de obligar al Congreso de EEUU a que diera al presidente Lyndon B. Johnson la autorización para “asistir a cualquier país del Sudeste Asiático cuyo gobierno esté considerado en peligro por la agresión comunista”. La resolución se convirtió en la justificación legal de Johnson para desplegar fuerzas estadounidenses en Vietnam y abrió la puerta a una guerra abierta contra Vietnam del Norte.

Tomado de http://www.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?fromval=1&cid=23&frid=23&eid=39180

No hay comentarios:

Publicar un comentario