2/8/13

Actualidad mundial, latinoamericana y el mes de Ramadán

s

En el Nombre del Altísimo

Los cambios que se están operando en la región del Medio Oriente y Latinoamérica muestran signos importantes del poder de los pueblos, desafíos y tareas pendientes.

Egipto
En Egipto, Mursi le dio la espalda a su pueblo, a las consignas del levantamiento que lo llevó al poder y a las de su propio partido, el de los Hermanos Musulmanes, que siempre, hasta la experiencia del gobierno de Mursi, fueron contrarias a los acuerdos de Camp David y al enemigo sionista. Sin haber cambiado las estructuras de la era Mubarak en el Ejército, en la Justicia y en la propia Universidad del Azhar, Mursi eligió recostarse sobre los petrodólares que le llovían desde Arabia Saudita y Qatar y creyó que con eso sería suficiente para consolidarse. Ignoró a las masas que con su levantamiento y sacrificios, supieron llevarlo a la presidencia. Se dejó seducir por los nuevos actores aparecidos con sus petrodólares que deberían gastarse en mejorar las condiciones de los pueblos, sus legítimos dueños, y no en estas intrigas para preservar privilegios monárquicos. Las estructuras dictatoriales y anti populares, con la sangre todavía en el ojo, cuando vieron debilitado a Mursi y a su entorno de dirigentes, por su estratégico error de darle la espalda a su fuente de apoyo real, no se movieron mucho para auxiliarle y pronto adhirieron a la nueva fórmula, más cercana a la situación previa. Al unirse a los salafis (dogmáticos y aliados del imperio), y anunciar severas medidas contra Siria, el gobierno de Bashar Al Assad  y su pueblo, Mursi no ha pagado con nobleza su deuda para con el gobierno sirio y su pueblo, por su histórica defensa al pueblo palestino. La causa palestina es la causa de las causas para la Comunidad islámica mundial, porque es una obligación de todo musulmán recuperar el territorio usurpado por la entidad sionista, cabeza de playa de los planes imperiales para la estratégica zona del mundo islámico y para expoliar sus riquezas en petróleo y neutralizar su amenaza de independencia y propuesta alternativa al poder hegemónico. De eso, siempre estuvieron preocupados los viejos zorros ingleses quienes llegaron a conocer bien el peligro latente de un Islam despierto, unido e independiente. Mursi pisó el palito imperialista y desvió la mira con respecto al enemigo sionista para suplantarlo por un enemigo que nunca – por más diferencias y fricciones que hayan tenido en su momento con la Hermandad Musulmana- puede compararse a enemistad sionista para el Islam y para el mundo. El pueblo egipcio tendrá que descubrir a un líder más honesto que sepa representarlo y ayudarlo a ganar sus legítimos espacios, hoy en manos de la casta militar del viejo régimen antipatriótico de Mubarak y todos sus secuaces proclives a servir los intereses anglo sionistas. Por estas horas, Mursi y muchos de sus allegados deben estar pensando en todas estas cosas desde su nueva prisión a donde lo encerraron los golpistas.
La división entre laicistas y religiosos debe saber superarse como lo han sabido hacer en el Líbano y en Irán en favor de los intereses patrióticos, humanos y morales. La separación entre nacionalistas e islamistas, muy explotadas por los enemigos y efectiva por la ignorancia de quienes no supieron ver las pérdidas que ello le ocasionaba en aquel entonces y a posteriori, ha de saldarse si los egipcios quieren tener una chance de sacarse el pesado yugo norteamericano sionista que pesa sobre su castigado y empobrecido país.
Ayatullah Jamenei -único líder con avales teológicos, filosóficos, políticos y empíricos para guiar al mundo islámico hacia su verdadera independencia y reflorecimiento de la gran civilización que fue en el pasado-,  le había advertido cuando asumió Mursi, en un sermón de los viernes en Teherán: “Cuidado con los complots de las estructuras dictatoriales, con los susurros de los enemigos del pueblo egipcio y de todos los pueblos de la región y del mundo. Cuidado con Estados Unidos y la OTAN, cuidado con los petrodólares de las monarquías que vendrán a vosotros para desviarlos con sus tentaciones millonarias. No saldréis sanos si caéis en ellas”. El líder les previno sobre la imposición de los dos modelos de Islam que manejan las potencias para prolongar su dominación, el Islam laicista, secular (al estilo de la Turquía moderna) y el Islam dogmático en su versión monárquica o en su versión de Al Qaeda, terrorista, fanático, que considera infieles al resto de los musulmanes y que está dispuesto a asesinar en masa a quienes no entiendan al Islam de la manera superficial, ruda y dogmática que ellos la entienden. Hacen exactamente lo contrario a lo que ordena el Sagrado Corán: La reflexión y la lógica para conocer y relacionarse, la buena relación con los creyentes, con los musulmanes, con los cristianos y judíos de bien y con todos los seres humanos de cualquier creencia que tengan buena voluntad y no ataquen y opriman a la gente. Con los opresores, en cambio, recomienda la severidad. Los grupos extremistas que apoyan los sionistas y Estados Unidos, son benevolentes con los enemigos del Islam y crueles con los creyentes. Son dogmáticos y cerrados a todo uso de la razón y la lógica para comprender el Sagrado Corán y la tradición profética, más allá de la letra superficial. Frente a estos dos extremos ajenos al verdadero espíritu islámico, está el Islam moderado, lógico,  benévolo, dialoguista, resistente y digno frente a los enemigos y sus abusos, inteligente, ético, fuerte, amigable. Un Islam que ha hecho pie soberano con la revolución islámica y no para de crecer desde entonces en toda la región y en el mundo, incluida nuestra Argentina.
Hizbullah
Los gobiernos europeos decretaron que el Hizbullah es una organización terrorista pese a los reclamos en contra de esta medida por parte del gobierno del Líbano que defendió al Hizbullah como un sector muy importante e influyente de la sociedad libanesa, ajeno y contrario al terrorismo. Es más, si no fuera por el Hizbullah, el Líbano estaría hoy, ocupado por el régimen sionista que invade a base del terror que provocan sus armas letales y prohibidas. Los dirigentes del Hizbullah, al tiempo que consideraron una vergonzosa sumisión de Europa a los dictados de Israel, manifestaron su orgullo de haber hecho los méritos suficientes para que injustamente sean catalogados de algo que no son, por parte de quienes han puesto en práctica el terror en sus políticas colonialistas en los últimas centurias y aún lo siguen haciendo ayer y  hoy, en Irak, Irán, Afganistán, Libia, Siria, Mali, Malvinas, por citar algunos. El Seied Hasan Nasrullah agregó que este error europeo no cambiará nada con respecto a la resistencia libanesa.
Latinoamérica
En Latinoamérica, también somos testigos de movimientos importantes para conservar y cultivar la independencia, la dignidad, el desarrollo para los pueblos, contra la política hegemónica de Estados Unidos y Europa en la región. Pero también hay contraofensivas de parte del imperio como en Paraguay, Honduras, Colombia y otras partes donde busca reposicionarse de cara al control futuro de la estratégica región, tan rica en recursos naturales, pero tan pobre por la injusta distribución de sus riquezas. En un estado de debilidad preocupante para defenderse cuando sea puesta a prueba y los recursos se vuelvan de imperiosa necesidad mundial.
A Latinoamérica no le queda otra salida que fortalecerse para defender sus bienes tan codiciados por el desenfreno consumista del primer mundo. Con sus engañosas políticas de campañas humanistas ante catástrofes, lucha contra la droga y el narcotráfico, cuidado del medio ambiente, desarrollo económico y lucha contra el terrorismo, promueven los efectos contrarios con fines de dominio y expoliación. Bien dijo Evo Morales, si queremos combatir el narcotráfico lo primero es decirle a la DEA norteamericana que se vaya. Lo mismo podría decirse si queremos conservar los recursos naturales, el medio ambiente, vernos libre de terrorismo, lavado de dinero, y cualquier otro flagelo del que nos quieran “defender”.
El Papa Francisco Primero
El Papa está en Brasil promoviendo un mayor compromiso de los jóvenes católicos del continente con los valores cristianos a la manera que los entiende la Iglesia Católica. Preocupa, dicen, el avance
de las Iglesias protestantes, muchas veces dirigidas desde el norte, y en franco crecimiento que, en perspectiva, pueden llegar a disputarle la hegemonía histórica que ostenta la Iglesia desde la conquista española en el continente. El Papa tiene una lucha en su propia trinchera con los distintos fenómenos de corrupción que han alcanzado al núcleo mismo del Vaticano. Aplaudimos las reformas que está llevando a cabo, pero cuando decíamos, en medio del gran optimismo que despertó para muchos el Papa Francisco Primero, si acaso se ocuparía alguna vez de las violaciones a los derechos humanos en Guantánamo o las cárceles palestinas, ya veíamos difícil que el Papa pudiese ocuparse y menos, resolver estas cuestiones profundas.  Con la lucha contra diversas formas de corrupción que enfrenta tan cerca en la misma sede principal del Vaticano parece lejos de poder o querer encarar esas grandes luchas mundiales. Pero, sin duda, a Jesús le duele la injusticia y en ninguna parte es tan evidente y lacerante como en estos lugares. ¿Podrá el Papa reconducir a la Iglesia hacia Jesús, la paz sea con él? Es lo que todos deseamos. Mientras tanto, se ganó una tapa de la revista Times con los cuernitos diabólicos. Algo ya les molesta de él.
Argentina
En la Argentina, el gobierno ha escuchado el reclamo sobre los cuestionamientos del ascenso del jefe del ejército y desconociendo si las denuncias tienen un sustento real, ha desestimado – por ahora -, su ascensión, postergándola para más adelante. También se lo acusa de un patrimonio que no condice con su nivel de ingresos, pero todos estos temas tendrán que ser aclarados en la justicia, más que en los medios. Pero, obviamente, es de esperar que la justicia sea justa, lo que en Argentina, desgraciadamente, no es una redundancia.
El acuerdo con Chevrón es todo un tema. ¿Por qué Chevrón? Después de las quejas tan estridentes del amigo Correa por los abusos de esa empresa en Ecuador. Cuando las cosas son tan a contramano, la explicación debe extremarse para poder convencer. Si había que pagar un costo para sacarse de encima a Repsol y su voracidad contraria a nuestros intereses soberanos, ¿era éste el único costo posible?,  ¿por qué? Querríamos convencernos de que estamos marchando a una mayor independencia, justicia, soberanía, fortaleza y autoridad moral, es lo que queremos para nuestro pueblo y para que los argentinos estemos a la altura de la hermosa tierra en la que vivimos, pero no todo ayuda en ese sentido, desgraciadamente. Que la oposición al gobierno signifique más dependencia no es suficiente, cuidado. Las razones, si las hay, y seguramente, al menos en parte, hay que aceptar que el gobierno las tiene, deben llegar a la gente.
Mientras tanto, los musulmanes tenemos la bendición de vivir otro mes sagrado en él, Dios nos invita a luchar contra nuestros defectos, los pecados, las bajezas de nuestras almas. El ayuno es un llamado de atención para arrepentirnos, purificarnos, ayunar, adorar a Dios, juntarnos entre creyentes, musulmanes, amigos, familiares,  para acercarnos a Dios, para estar vigilantes ante los peligros de la corrupción extendida, la amenaza contra nuestra libertad y soberanía, y los propios vicios  arraigados en nuestra alma. El mes de Ramadán es el mes de la gran lucha, no solo por el ayuno, sino porque somos invitados a  moderar nuestros deseos y liberarnos un poco de la tiranía sofocante del ego y sus tendencias vanas y dañinas cuando están fuera de control. Debemos aprender a ser más eficientes en este mes en todo lo que hacemos. El mes de Ramadán es el mes del autocontrol y Dios facilitó los asuntos en él para que los musulmanes se fortalezcan en su lucha contra Satanás. Para que pongamos en práctica el mandato coránico de la unión, del acercamiento al Sagrado Corán y su lectura, la reflexión en él, la oración, la unión comunitaria en torno a la mezquita. Para que reflexionemos y nos preguntemos antes de que nos pregunten y no quepa más respuesta que nuestras propias acciones, sin ya poder modificar nada, entregados, sometidos, impotentes al Juicio de Dios. Con qué objetivo estamos orientando nuestra vida e invirtiendo nuestra juventud. De dónde estamos recibiendo dinero y cómo lo gastamos. Qué lugar le damos a  Dios en nuestras vidas, cuando Él nos da todo, lo que somos y tenemos, lo que sabemos y lo que no sabemos.
Debemos estar unidos, es un mandato de Dios, en torno a un eje que Él ha establecido para solidificar esa unión y que sea una unión con sentido, aceptable para Dios, de perfeccionamiento y crecimiento armónico entre la realidad del espíritu y la materia. La unidad tiene sus reglas y normas a observar si se quiere poder realizar. Una de ellas, es el respeto, la sinceridad, el elogio y la crítica constructiva. Esta última, a quien le quepa, no a terceros, de manera respetuosa, no brutal o de mala manera, de una manera que jamás aceptaríamos que se nos hiciera. Esto requiere de lucha, nadie está exento, por más que crea que este defecto no le concierne y es ajeno, si medita verá que no es así. Es más fácil verlo en los otros, no en uno mismo. Es muy difícil no caer en él, una y otra vez. Pero eso no significa que estemos condenados a repetir errores y que no tomemos el mes de la purificación y la abstinencia como aliado para emprender una vez más esta lucha, ¿por qué no? Para eso, Dios nos invita todos los años. Las recompensas son infinitas, más importantes que nuestras acciones. Dice Dios en el Sagrado Corán: “Quien se esfuerza en nosotros lo guiaremos por nuestras sendas.”
El mes de Ramadán nos muestra el camino para dejar atrás todos los males que nos aquejan, algunos de los cuales fueron expuestos más arriba al analizar la situación internacional y la del mundo islámico y también la de Latinoamérica.
Fuente: Prensa Islamica

No hay comentarios:

Publicar un comentario