15/7/13

Los bebés palestinos y la banalidad del racismo israelí

Los bebés palestinos y la banalidad del racismo israelí

palestinechronicle.com

Traducido para Rebelión por J. M.

En junio de 2013 el discurso de Bill Clinton en honor del criminal de guerra Shimon Peres ha puesto de manifiesto hasta qué punto el fanatismo anti-palestino y anti-árabe israelí se ha convertido en aceptable dentro del discurso dominante occidental.


Como un eco racista de Golda Meir, quien alguna vez admitió que tenia problemas para dormir debido a la cantidad de niños palestinos que se concebian, Clinton dijo: "No importa cuántos colonos plantas ahí afuera [en Cisjordania], los palestinos están teniendo más bebés que los israelíes en su conjunto.... Tienes una cuestión existencial a resolver".


"Solución de dos estados" Clinton, quien habría cobrado $ 500,000 para compartir públicamente su odio a los bebés palestinos, expreso su fanatismo, como parte de un discurso sobre la "paz" y la frase en bancarrota de la "solución de dos estados" Dijo Clinton: "Si no se tiene una visión de lo que se quiere alcanzar, las cosas malas van a pasar tarde o temprano.... Se tiene una mejor oportunidad si uno está impulsado por una visión de paz y reconciliación. "En un lenguaje sencillo, si Israel no devuelve un pálido 22 por ciento del 100 por ciento de la tierra palestina que robó, pronto (horror de horrores) ser invadida por los niños palestinos.


Los comentarios racistas de Clinton, revelados en todo el mundo por los medios tradicionales despojados de ironía, eran también una extensión del propio temor y odio del actual presidente de EE.UU., Barack Obama, hacia los niños palestinos, y que expresó claramente en mayo de 2011 para el deleite y aplausos de su audiencia en el Comité de Asuntos Públicos Estadounidense-Israelí (AIPAC) en Washington:


"Estos son los hechos que todos debemos enfrentar. En primer lugar, el número de palestinos que viven al oeste del río Jordán está creciendo rápidamente, y, fundamentalmente, la remodelación de las realidades demográficas tanto de Israel como de los territorios palestinos. Esto hará que sea más difícil, sin un acuerdo de paz-mantener a Israel en sus dos condiciones, como Estado judío y Estado democrático".


Para los palestinos, por supuesto, ni las declaraciones moralmente detestables de Clinton ni de Obama fueron una sorpresa, ya que siempre han estado acostumbrados al racismo israelí, la violencia y la brutalidad que lo acompaña. Términos racistas como "bomba demográfica" y la "amenaza demográfica" son tan comunes en los medios de comunicación israelíes y el discurso que apenas registran alguna protesta en el llamado "Estado judío y democrático".


No estamos hablando de los aficionados al fútbol israelí gritando groserías como "muerte a los árabes" en los eventos deportivos (algo que ocurre comúnmente en estos días), sino más bien la incitación racista de los más altos funcionarios electos. Ambos dirigentes, tanto Peres y Benjamin Netanyahu, por ejemplo, han utilizado la frase "amenaza demográfica" en declaraciones públicas con respecto a los ciudadanos palestinos del Estado. En 2003, como ministro de Finanzas, Netanyahu dijo: "Si hay un problema demográfico, y lo hay, es con los árabes israelíes que seguirán siendo ciudadanos israelíes" ("Netanyahu: los árabes de Israel son la verdadera amenaza demográfica", Haaretz, 18 de diciembre 2003).


Del mismo modo, Peres reflexiono públicamente en 1977 sobre el "problema" de la creciente población palestina de Jerusalén: "No quiero despertar una mañana y descubrir que Jerusalén está sujeta al destino demográfico de [la] Galilea" ("Israel y la Amenaza geográfica-demográfica a la Identidad "Royal United Services Instituto nota informativa, de enero de 2011). Ehud Olmert, igualmente, en un discurso ante la Knesset en 2007, hablo en tonos alarmantes de una pendiente "batalla demográfica ahogado en sangre y lágrimas."


En 2009, el ministro de vivienda israelí, Ariel Atias habría instigado el odio contra los ciudadanos palestinos del Estado justificando el apartheid en un discurso ante la Asociación de Abogados de Israel. "Veo [en la cuestion] un deber nacional de prevenir la propagación de una población que, por decir lo menos, no ama el estado de Israel", dijo Atias. Hablando en particular contra la población palestina de la Galilea, agregó: "Si seguimos como hasta ahora, perderemos la Galilea. Poblaciones que no deben mezclarse se están expandiendo allí. No creo que sea apropiado [para los árabes y los judíos de Israel] vivir juntos "(" ministro de Vivienda: La expansión de la población árabe debe ser detenida", Haaretz, julio de 2009).


Michael Oren, el actual embajador israelí (y el principal propagandista) ante los EE.UU., habría escrito incluso un largo y profundo articulo racista publicado en la revista Commentary, en 2009, titulado "Siete amenazas existenciales", incluyendo el subtítulo "la amenaza demografica árabe". Habría opinado con voz grave y apocalíptica de que "la población palestina a ambos lados de las líneas de armisticio de 1949 se está expandiendo más rápidamente que el sector judío y la superará en menos de una década”.


Esta tendencia no debe continuar, continúa Oren, porque "Israel, el Estado judío, se basa en una mayoría judía decisiva y estable de al menos el 70 por ciento de la poblacion. Un porcentaje menor hará que Israel tenga que decidir entre ser un Estado judío y un Estado democrático. Caso que elija la democracia, entonces Israel como un Estado judío dejará de existir".


También académicos e intelectuales israelíes se han unido al coro de la incitación racista y, en simultáneo, a la justificación de los crímenes de guerra contra los palestinos. Así Benny Morris, por ejemplo, después de documentar la destrucción de Palestina, la limpieza étnica masiva, el robo de la tierra, y las masacres y violaciones de inocentes, reivindicaría mas tarde todos los crímenes del Estado colonial y colonizador sionista desde 1948 hasta el presente.


"Hay circunstancias en la historia que justifican la limpieza étnica", dijo Morris en una entrevista de 2004 con Ari Shavit. "Eso es a lo que el sionismo se enfrentó [en 1948]. Un Estado judío no habría llegado a existir sin el desarraigo de 700.000 palestinos. Por lo tanto era necesario extirpar esas poblaciones. No hubo más remedio que expulsar a esa población. Era necesario limpiar el entorno y las zonas fronterizas desde las cuales se disparaba sobre nuestros convoyes y asentamientos.


Luego, saltando hacia adelante seis décadas, se refierio a los ciudadanos palestinos del Estado, que no fueron limpiados étnicamente, en términos típicamente racistas: "Los árabes israelíes son una bomba de tiempo. Su caída en la palestinización completa los han transformado en emisarios del enemigo entre nosotros. Se trata de una potencial quinta columna. En términos de demografía y en condiciones de seguridad son responsables de debilitar el estado "(" Una entrevista con Benny Morris, "Counterpunch.org, enero de 2004). De esta manera, Morris estaría sentando las bases para la futura limpieza étnica de los palestinos, incluyendo la operación actual en el Naqab ("Negev"), donde decenas de miles de beduinos palestinos han sido objeto de expulsión por la fuerza de sus tierras ancestrales.


Además, estos términos, una vez utilizados exclusivamente contra los palestinos, ahora son utilizados por los funcionarios y ciudadanos israelíes también para incitar desvergonzadamente el odio contra los solicitantes de asilo africanos, así como contra los judíos africanos que son, nominalmente, ciudadanos del estado. Según informó Haaretz en 2010, por ejemplo, dijo Netanyahu, la "avalancha de trabajadores ilegales que se infiltran desde África [era] una amenaza concreta para el carácter judío y democrático del país". Sin perder el ritmo, asocio luego a los solicitantes de asilo con el tráfico de drogas, el terrorismo, y la decadencia general, para justificar la construcción de otro muro de apartheid que mantenga fuera a los no deseados ("Netanyahu: los inmigrantes ilegales africanos-una amenaza para el carácter judío de Israel", Haaretz, julio de 2010). Véase, además, el excelente trabajo de David Sheen que ha documentado meticulosamente recientes marchas de carácter anti-africanos sorprendentemente fanáticos en Tel Aviv, organizadas y dirigidas por funcionarios israelíes electos y líderes comunitarios, en docenas de informes oficiales, entrevistas y testimonios de vídeo (www .davidsheen.com / racismo/).


Es imposible imaginar a Clinton, Obama, o a otra figura política importante para el caso, hablando de cualquier otro grupo nacional, étnico o religioso en términos tan racistas sin pedir disculpas. ¿Alguno ha hecho observaciones análogas con respecto, por ejemplo, a los sudafricanos indígenas durante los días del apartheid sudafricano? O en contra de los pueblos originarios de América del norte en los días de hoy? ¿Un ministro de vivienda de Australia o Canadá hablo alguna vez de un grupo minoritario dentro de sus países con el mismo odio descarado como lo hizo Ariel Atias? Si lo hubieran hecho, la respuesta de los expertos occidentales y los intelectuales liberales habría sido rápida e indignada, y con razón.


La limpieza étnica, el robo de la tierra, la destrucción de cientos de ciudades antiguas y pueblos, las masacres, la ocupación militar y el apartheid de más de seis décadas y media en Palestina están profundamente unidos al racista sionismo israelí. De hecho, la intolerancia israelí a menudo ha sido y sigue siendo utilizadá para sancionar y santificar a los crímenes israelíes contra la humanidad, por lo que las actitudes y acciones se mutuamente. El hecho de que los supuestos progresistas han adoptado como propias las actitudes israelíes hacia los palestinos en sus declaraciones públicas (con poca o ninguna controversia), y que, por lo tanto, también excusen los crímenes israelíes, muestra las viles profundidades en las que se ha sumergido la corriente principal de discurso de los medios de comunicación.


Roger Sheety es un escritor e investigador independiente. Contribuyó con este artículo en PalestineChronicle.

http://palestinechronicle.com/palestinian-babies-and-the-banality-of-israeli-racism/#.Ud-_cNJSiW1

No hay comentarios:

Publicar un comentario