2/6/13

Los S-300 rusos y su influencia en la conferencia de paz sobre Siria

La noticia más sensacional de los últimos días es el suministro de la primera partida de misiles antiaéreos rusos S-300 a Siria. Según la prensa, Rusia va continuar las entregas.


No es que los S-300 obvien la amenaza de un ataque aéreo de la OTAN, parecido al que la alianza lanzó contra Libia en 2011. A propósito, el ataque no sería lanzado necesariamente por las fuerzas de la OTAN. Bien podrían ser las turcas o, digamos, sauditas… Pero ahora el precio de tal operación (aun cuando sean derribados tan sólo misiles de crucero y no aviones pilotados) sería distinto.
Estos días últimos han ocurrido varios acontecimientos directamente relacionados con la iniciativa ruso-estadounidense de convocar una conferencia de paz para Siria. El asunto sigue siendo enredado. Se desconocen los personajes que participen y no hay seguridad de que el foro llegue a celebrarse. Ello no obstante, en torno a la convocatoria suceden muchas cosas que hace un año, cuando Ginebra acogió la primera edición de la conferencia sobre Siria, habrían parecido inverosímil.
Las grandes potencias no desean ser espectadores pasivos de los acontecimientos protagonizados por las monarquías arábigas cuyas finalidades, a su vez, distan mucho de ser claras. Pero es una cuestión aparte.
El guión libio no se repetirá
Desde luego, las noticias sobre el suministro de los S-300 plantean muchos interrogantes: ¿cuándo estos misiles entrarán en servicio operacional? ¿Quiénes serán los operadores? Pero aun cuando se trate de un gesto simbólico, debería asumirse con suma seriedad.
Dando este paso, Rusia pretende justificarse y recuperar su prestigio después de la guerra en Libia. En aquella coyuntura bastó que el embajador ruso renunciara a vetar en el Consejo de Seguridad la resolución sobre la zona de exclusión aérea sobre Libia para que en este país ocurriera lo que, afortunadamente, hasta ahora no ha pasado en Siria. Luego, Moscú exclamaba indignada que la habían engañado…
Rusia volvió a adoptar una postura firme, lo cual no tardó en beneficiarle, ante todo en Oriente Próximo. Quienes pensaron que Rusia había degradado y era un país de segunda que no podía influir en la situación regional –ante todo, Catar y Arabia Saudí que, sin vacilar, socavaban un régimen tras otro en el área- ahora han cambiado de parecer.
Sería ingenuo confiar en unas ventajas mayores, las obtenidas ya constituyen un avance.
Pero, ¿qué contribución podrían aportar los S-300 a la terminación de la guerra civil en Siria que se libra, antes que nada, en ciudades en forma de guerrilla y operaciones antiterroristas? Por lo visto, ninguna, porque una cosa es la guerra propiamente dicha, y otra, muy distinta, los entresijos en las relaciones entre las grandes y pequeñas potencias con motivo de Siria.
Sacando las debidas conclusiones de la guerra de Irak
En las épocas pasadas, los principales actores de la confrontación global eran la URSS y EEUU, o, en términos más amplios, Oriente-Occidente. La confrontación tuvo por escenario terceros países: en vez de Siria, los combates transcurrieron en Vietnam, Angola, Mozambique, Afganistán…
En todos los casos, la situación semejaba mucho la de Siria: la oposición armada que contaba con una fuerte ayuda desde el exterior, se empeñaba en derrocar el régimen existente, sin que importara mucho la orientación política del régimen en el poder y de la oposición.
Lo que sí importaba era el propio esquema de conflictos al que Moscú y Washington se atenían estrictamente. Suministraban armas a sus protegidos, sin entrar en colisiones directas.
Ahora todo es distinto. Rusia y EEUU continúan cooperando en el marco de la iniciativa adelantada por los jefes de los sendos departamentos diplomáticos, Serguéi Lavrov y John Kerry al objeto de convocar urgentemente la conferencia sobre el arreglo en Siria.
A veces, se escuchan reproches recíprocos. Moscú, por ejemplo, critica a Washington por no haber podido (léase, no haber deseado) sentar a la oposición siria a la mesa de la negociaciones. Mientras, el Kremlin cumplió sus compromisos: la delegación de Damasco está lista para salir, y consta de candidaturas concretas y aprobadas.
Pero son cosas secundarias. A rasgos generales, la situación es bastante curiosa. Al parecer, todos afirman que la convocatoria de la conferencia es imposible, que la oposición no acudiría y EEUU no ejerce influencia alguna sobre ella. No obstante, Moscú y Washington impulsan el asunto e incluso acordaron que la conferencia (si llega a convocarse) de nuevo se celebraría en Ginebra.
Ya hemos dicho que Moscú procura justificarse por su actitud ante la guerra de Libia. Y activamente coopera con Washington. Pero, veamos lo que pasa en EEUU, aparte de la retórica belicosa sobre la zona de exclusión como variante bien probable.
A este respecto podríamos aducir un espacioso artículo publicado en The Washington Post que versa sobre los así llamados “halcones liberales”, una categoría muy importante de políticos y analistas para EEUU. Conviene recordar que no sólo los republicanos, que luego pasarían a denominarse neoconservadores bajo el mandato de George Bush, planificaban y desataban guerras. No menos agresivos fueron los demócratas que agravaron la situación en Yugoslavia (muy parecida a lo que sucede en Siria) hasta los bombardeos de Belgrado.
En el seno de este bando, escribe el periódico, se observan escisión y controversias, antes que nada, porque la triste experiencia (de los republicanos, aunque esto importa poco) en Irak y Afganistán disuade de meterse en Siria. Y, por último, el propio presidente Obama evidentemente no quiere inmolar vidas humanas y despilfarrar dinero en la aventura siria. EEUU ya sufrió sensibles bajas en Libia, aunque su participación en las hostilidades no fue muy activa. El problema consiste que no se ha acuñado todavía una nueva ideología estadounidense que les permita anunciar sin tapujos: tanto nosotros como Occidente en su conjunto nos hemos puesto continuamente del lado de los integristas.
En Afganistán (en la época de la URSS), en Kosovo y Libia. Al invadir Irak generamos una nueva oleada del extremismo islámico en Oriente Próximo, contribuyendo a que Irán se erigiera en potencia regional. Y perdimos la influencia en la zona. Ya es hora de renunciar a ayudar a los cataríes y sauditas a recomponer el mapa político de Oriente Próximo. Esperemos a que nuestro propio diseñe una nueva política hacia esta región.
Desde luego, es una situación peligrosa. Es como si una estuviera en la cima de un monte cubierta de hielo, corriendo el peligro de deslizarse en cualquier dirección. Semejante situación no ayudará a parar la guerra en Siria. Se impone el siguiente interrogante: supongamos, las grandes potencias sólo intentan recuperar su influencia en Oriente Próximo. Y los demás, aquellos que apoyan a las autoridades sirias o a la oposición, ¿qué hacen?
A quienes favorece el paso del tiempo
Hablando en rigor, por el momento, Arabia Saudí, Catar, Turquía y demás amigos de la oposición, aunque hablan mucho, pero no hacen nada. Muestran un moderado interés hacia la situación en el seno de la UE, donde la alianza galo-británica procuró el levantamiento del embargo para poder suministrar armas a la oposición. Los demás países europeos prefieren mantenerse al margen de semejantes aventuras.
Hablando de los foros, diremos que la oposición siria residente en el exterior, se ha reunido estos días en Turquía. Los partidarios del presidente Bashar Asad y valedores de la paz celebrarán uno de estos días su encuentro en Teherán.
Irán informa haber recibido una invitación verbal a asistir a la conferencia de paz en Ginebra. Ello no obstante, por ahora nadie puede decir a ciencia cierta quienes acudirían a la capital helvética.
Supongamos que la conferencia no llegue a celebrarse. Así las cosas, ¿a quiénes favorecería el paso del tiempo? Quisiera mencionar un solo factor, el informativo, que hace un año no existía en absoluto. Una arremetida mediática global tiene efectos colosales, lo que testimonian las guerras de los últimos años, incluida la de Libia. Pero jamás la oposición ha tenido que combatir durante un período tan largo.
Es sugestivo que los comunicados sobre las atrocidades cometidas por el régimen sirio y la oposición se dividen aproximadamente en la proporción 50:50, es decir, representan, por lo visto, el estado real de cosas.
De lo arriba expuesto se infiere que ya es hora de convocar una conferencia de paz, o anunciar que el conflicto sirio es un ajuste de cuentas entre los países de Oriente Próximo, mientras los demás no hacen sino poner estorbos. A decir verdad, lo hemos entendido desde hace tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario