22/6/13

En torno al concepto de política exterior de Rusia

Por Alexander Mezyaev



Fundación de la Cultura Estratégica

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por María Valdés

El 12 de febrero de 2013 se aprobó una nueva versión del una nueva Concepto de Política Exterior de Rusia. El Presidente Putin firmó un decreto respecto del desarrollo de este concepto el día que asumió la presidencia, lo que indica claramente cuanta importancia le atribuye a la política exterior el jefe del Estado ruso.

Hubo un tiempo en que el concepto de política exterior de Rusia podía expresarse de manera concisa diciendo que Rusia había “alcanzado su desarrollo natural; que no había nada más que anhelara; que no había nada más que esperara de nadie,” y “que solo le restaba para consolidar su posición, defenderse de los peligros exteriores y desarrollar sus fortalezas internas tanto en lo moral como material mediante la acumulación de reservas y recursos y multiplicar su prosperidad”. Así era en los tiempos del Emperador Alejandro III. Hoy la situación es completamente diferente. La aprobación por Moscú de un nuevo concepto de política exterior se produce en medio de serios cambios en las relaciones internacionales y la introducción de nuevos conceptos de política exterior de parte de varios grandes estados.

Las respuestas a las preguntas sobre el status legal del Concepto de Política Exterior, del por qué se aprobó y cómo difiere del que había antes de esta aprobación, pueden encontrarse en el texto mismo del documento. Ahora se trata de un “sistema de apreciaciones”. Al mismo tiempo, uno debe tener presente que el documento fue aprobado por un decreto del Presidente de la Federación de Rusia, es decir, que a todo su articulado le ha sido otorgado el status de decreto presidencial, lo cual es inferior a una ley pero superior a cualquier otro acto legal, incluyendo las resoluciones del Gobierno de Rusia, actos del Parlamento, etc.

La respuesta a la pregunta de por qué se adoptó una nueva versión del Concepto, podrá encontrarse en la Constitución de Rusia que recoge que el Presidente de Rusia “establece las principales orientaciones…. de la política exterior del Estado” y “cómo guía la política exterior” de Rusia; es decir, él es el principal administrador del Estado y el principal funcionario en esta área. Si revisamos cuándo se adoptaron los conceptos anteriores, veremos que los años estuvieron directamente vinculados con los cambios en la jefatura del estado: 1993, 2000, 2008 y 2013.

Debería notarse que hasta el día de hoy, el status constitucional de la política exterior no ha sido aún establecido. Mientras que los principales principios de la política exterior estaban establecidos en las constituciones de la Unión Soviética, la constitución rusa de 1993 es muda en torno a estos principios. Desde nuestro punto de vista, no se trata de un enfoque totalmente correcto ya que la autoridad del jefe del estado respecto de la política exterior debiera estar inscrita dentro del marco constitucional. Este es un mecanismo que sirve para asegurar que la política exterior esté al servicio de los intereses del estado y de su pueblo. Por ejemplo, un artículo constitucional sobre el principio de política exterior como la protección de los fundamentos del derecho internacional y la protección a los aliados de Rusia posiblemente habría sido un obstáculo legal en la adopción de, digamos, la Resolución Nº 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU (1).

En un análisis somero, veremos las diferencias entre la versión del año 2013 (Concepto 2013) y la versión del año 2008 (Concepto 2008). Primeramente, la nueva versión excluye varias metas anteriores de política exterior y agregó algunas nuevas. Por ejemplo, el crear un sistema bilateral y multilateral de asociaciones, con el objeto de hacer más resistente la posición internacional del país ante las variaciones en la situación de la política exterior, fue excluida en el Concepto 2013 y se agregó una nueva: fortalecer la posición económica y comercial de Rusia dentro del sistema mundial de relaciones económicas, brindar apoyo diplomático a los intereses de los operadores económicos rusos en el exterior, no permitir la discriminación contra los productos, servicios e inversiones rusas y emplear las capacidades económicas y financieras de organizaciones internacionales y regionales para estos fines. Resulta bien obvio que estos cambios se deben en gran medida al ingreso de Rusia en la Organización Mundial de Comercio.

Deberíamos también mencionar los nuevos enfoques sobre los derechos humanos en la política exterior rusa. Mientras que en el Concepto 2008 la meta de la política exterior rusa era “la protección de los derechos y los intereses legales de los ciudadanos rusos y de los compatriotas viviendo en el exterior”, el Concepto 2013 agrega “la reivindicación (…) de los enfoques rusos en torno al tema de la protección de los derechos humanos”. Hay que señalar que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia evaluó las actividades del Consejo de Seguridad de la ONU para los derechos humanos en forma realista y precisa notando que, en los foros internacionales, los derechos humanos con frecuencia son “utilizados para imponer de manera unilateral conceptos neoliberales que fomentan formas de vida antisociales que corrompen al individuo”.

Al analizar la nueva filosofía de la política exterior de Rusia el Ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, señala que los permanentes intentos mesiánicos de Occidente para diseminar sus propios valores traen a la mente las palabras del filósofo alemán Oswald Spengler, autor de la obra “La Decadencia de Occidente”: “Todos estos son valores locales y episódicos en la mayoría de los casos determinados por los intereses espirituales transitorios de los residentes de las grandes ciudades tipo europeo-occidental y no valores históricos eternos”. El ministro ruso hace énfasis en que negar los valores que se han desarrollado durante milenios, perdiendo nuestras raíces culturales y tomando como absolutos los derechos y libertades individuales, sería la receta para perder todos los puntos de referencia para nuestra política tanto interna como externa.

Otro importante aspecto que aparece en el Concepto de Política Exterior 2013 es una definición del carácter de la situación actual en el mundo. La postura de Rusia en su estrategia de política exterior depende de la precisión de este concepto. Dado que el Concepto 2008 hablaba sencillamente de “cambios dinámicos fundamentales” y de “transformaciones cardinales en las relaciones internacionales”, el Concepto 2013 caracteriza estos cambios. Se nota que la esencia del actual período de transición que se experimenta en las relaciones internacionales es la formación de un sistema internacional policéntrico. La nueva versión del Concepto sostiene que las posibilidades de que Occidente domine la economía del mundo y su política continúan disminuyendo. El potencial global para el desarrollo y el poder se está descentralizando y desplazándose hacia Oriente, principalmente hacia la región del Asia-Pacífico…. La aparición de nuevos factores en el tablero de la política y economía mundiales y los intentos de los países occidentales para conservar sus posiciones de costumbre, están vinculados con la intensificación de la competencia global, lo cual aumenta la inestabilidad en las relaciones internacionales.

El ministro ruso de Asuntos Exteriores indica que “adscribir” a Rusia a otro importante factor en la arena internacional en furgón de cola, no podría ser considerado ni siquiera como posibilidad. La independencia de la política exterior de Rusia está determinada por su dimensión geográfica, por su posición geopolítica única y por sus centenarias tradiciones históricas, cultura e identidad nacional.

Han surgido nuevos matices en relación a la clasificación de prioridades en la política exterior de Rusia. Mientras el Concepto 2008 sostenía que Rusia “está interesada” en un sistema estable de relaciones internacionales basado en los principios de iguales derechos, respeto mutuo y colaboración recíprocamente beneficiosa, el Concepto 2013 dice que Rusia “maneja su política” sobre la base de estos principios y además, se ha agregado otro que no había sido mencionado anteriormente: la no interferencia en los asuntos internos del estado. Se trata de una declaración muy importante, considerando el hecho que conceptos basados en la interferencia “lícita” están siendo promovidos como “la regla que se está conformando como derecho internacional común”.

Por supuesto que la nueva versión del Concepto de Política Exterior de Rusia no resuelve todos los problemas existentes. Estos incluyen, por ejemplo, los poderes de política exterior de los miembros de la Federación Rusa. La reglamentación de sus participaciones en la vida internacional no ha sido cambiada por el Concepto 2013 y este sencillamente reitera las correspondientes cláusulas del Concepto 2008. No obstante, la cuestión continua y los poderes de política exterior de las regiones no están del todo fuera de peligro. Entre las actividades de política exterior de las regiones de Rusia actualmente podemos ver la reglamentación de las migraciones extranjeras, la captación de inversiones extranjeras y muchos otros problemas que en esencia deberían ser de la incumbencia del centro federal.

Hay otra cuestión conceptual importante en relación con la dependencia de la política exterior de Rusia respecto a su política interna.

En primer lugar, ya que no existe un concepto oficial de política nacional interna es por lo que en el Concepto de Política Exterior han surgido aspectos importantes de política nacional interna. Por ejemplo, mientras las metas de la política exterior de Rusia en el Concepto 2008 incluían la creación de condiciones externas favorables para la “modernización de Rusia; la transición de su economía hacia una vía innovadora de desarrollo; la elevación del nivel de vida de la población; consolidación de la sociedad; fortalecimiento de la fundación del orden constitucional; implementación de derechos y libertades humanas; y en consecuencia asegurar la competitividad del país dentro del mundo globalizado” el Concepto 2013 se refiere a otras metas: el crecimiento estable y dinámico de la economía de Rusia, su modernización tecnológica y transición hacia una vía de desarrollo que eleve el nivel y la calidad de vida de la población, fortalecimiento del imperio de la ley y de las instituciones democráticas e implementación de las libertades y los derechos humanos. Tomando en cuenta que el Concepto 2013 fue aprobado por un decreto presidencial, uno puede extraer importantes conclusiones, incluso jurídicas.

Y en segundo lugar, vale la pena señalar que no solamente la política nacional interna depende de la política exterior sino también su relación inversa, la cual se manifiesta en la posibilidad de conducir una política nacional interna dada según la situación en el mundo. Parece que es este aspecto de la interrelación entre política nacional interna y política exterior lo que aportó las bases para adoptar la nueva versión 2013 del Concepto de Política Exterior de Rusia.

La que autorizó la agresión a Libia. Nota de la traductora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario