19/5/13

Rusia envía S-300 a Siria mientras Israel, ¿prepara otro ataque?


Funcionarios estadounidenses han informado de la entrega al gobierno de Siria de misiles de crucero antibuque Yakhont actualizados con radar avanzado para extender su alcance y precisión.


Está diseñado para hacer frente a cualquier intento de las fuerzas internacionales por suministrar a los rebeldes sirios por mar, imponer un embargo naval, establecer una zona de exclusión aérea o realizar ataques limitados. Los mejorados Yakhont permiten a Siria mantener a los barcos de misiles israelíes lejos de sus costas y bloquear cualquier desembarco de tropas.

Además Moscú informa de que cuatro sistemas de baterías antimisiles S-300 con 100-150 misiles antiaéreos guiados simultáneamente desplegables ya han sido enviados a Siria con equipos militares completos y "asesores" desde Rusia. Un ataque israelí para destruir este arma en Siria no podría evitar golpear a sus tripulaciones rusas.

El Gobierno de Bashar al Assad se está preparando para atacar la ciudad de Tel Aviv en caso de que Israel decida lanzar otro ataque contra su territorio, según ha informado este domingo el diario británico 'The Sunday Times'.

El Ejército sirio ha iniciado el despliegue de misiles avanzados Tishreen tierra-tierra para su lanzamiento contra objetivos situados en el centro de Israel. La orden se hará efectiva en caso de que el Gobierno del primer ministro, Benjamin Netanyahu, apruebe más ataques en territorio sirio.

El periódico 'The Sunday Times' se remite a información obtenida por satélites de reconocimiento que estudian los movimientos del Ejército sirio.

Esta información sigue a la publicada el pasado miércoles por el diario estadounidense 'The New York Times', que citó a un alto funcionario israelí que advertía sobre posibles represalias del Ejército sirio en caso de que se produzcan más ataques contra Siria.

A comienzos de este mes, la aviación de Israel lanzó dos ataques en un lapso de menos de 24 horas contra sendos cargamentos de armas procedentes de Irán y que estarían destinados supuestamente a la milicia chií Hezbolá. El último de los ataques se registró en el centro de investigación militar de Jamrayah, en Damasco, un complejo militar que ya fue bombardeado por Israel el pasado 30 de enero.


La primera de las ofensivas aéreas tenía como objetivo un almacén del Aeropuerto Internacional de Damasco donde había, al igual que en el segundo de los ataques, un cargamento de misiles Fateh-110 tierra-tierra de fabricación iraní.

Las autoridades israelíes no han confirmado oficialmente ninguno de estos dos ataques, aunque sí lo han hecho fuentes diplomáticas y del Gobierno de Estados Unidos bajo la condición de anonimato.

Israel ha reiterado en numerosas ocasiones que está dispuesto a adoptar las medidas que sean necesarias para evitar que las armas químicas del Gobierno caigan en manos de Hezbolá o de los grupos yihadistas que participan en la guerra civil siria. Estados Unidos, sin embargo, ha rechazado una intervención en el conflicto, si bien ha establecido como "línea roja" el empleo de armas químicas en el país.

Fuente: Sunday Times

¿Otro ataque israelí?

En agudo contraste con el secretismo de Israel respecto a sus operaciones militares, un funcionario del gobierno israelí contactó ayer miércoles con el New York Times para advertir de otro posible ataque a Siria.

El funcionario, quien fue "informado por funcionarios de alto nivel sobre la situación de Siria en los últimos dos días", dijo que Israel está "considerando la posibilidad de más ataques militares contra Siria para detener la transferencia de armas avanzadas a los militantes islámicos."

Del Times:

"La transferencia de dichas armas a Hezbolá desestabilizaría y pondría en peligro a toda la región. Si el presidente sirio Assad reacciona atacando a Israel, o trata de atacar a Israel a través de sus proxies terroristas", dijo el funcionario, "correrá el riesgo de perder su régimen, porque Israel tomará represalias".

Marcos Lander del Times señala que "no están seguros de cuales son los motivos exactos de la advertencia de Israel."



Israel todavía no ha adoptado oficialmente el crédito por los ataques aéreos anteriores - que incluyen uno en enero que tenía como objetivo un importante centro de investigación militar a las afueras de Damasco y dos a principios de este mes dirigidos contra un almacén cerca del aeropuerto internacional de Damasco y la fortaleza del ejército sirio en el Monte Qasioun.

Después de los ataques más recientes, el viceministro de exteriores de Siria, Faisal Mekdad dijo a la agencia France Press que Siria "responderá inmediatamente y con dureza a cualquier ataque adicional por parte de Israel."

El presidente sirio, Bashar al-Assad fue citado diciendo que convertirá los Altos del Golán - la tierra en disputa entre Siria e Israel - en un "frente de resistencia."

Hoy el periódico Al-Hayat con sede en Londres informó de que Irán ha convencido a Assad para permitir al grupo militante libanés Hezbolá - actualmente reforzando a Assad en Siria - abrir otro frente contra Israel en el Golán.

El Ejército israelí esperaba en gran medida este resultado, desde que el líder de Hezbolá, Hassan Nassrallah dijo la semana pasada que Siria les suministraría "armas que cambiarían el juego", precisamente lo que Israel estaba tratando de evitar.

El funcionario no identificado señaló al Times que "Israel continuará con su política de interdicción de los intentos por fortalecer a Hezbolá, pero no intercederá en la guerra civil de Siria mientras Assad desista de ataques directos o indirectos contra Israel."

Fuente: Business Insider

No hay comentarios:

Publicar un comentario