9/5/13

Los Cambios en Israel a lo Largo de 64 Años


 por CEPRID-Fayez Rashid


Kana’an

Traducido al castellano por Dr. Nureddin Awwad

A 64 años de la creación de Israel y con una mirada objetiva a su interior, no sería difícil para observador alguno, notar que el conjunto de desarrollos experimentados a nivel oficial y social durante ese periodo, se resume en la tendencia creciente hacia la derecha y el racismo. Ello se debe a que la ideología sionista, de raíces torácicas, sigue siendo la base y la fuente de las políticas israelíes en diferentes terrenos, es decir, estamos ante un panorama que ha mantenido los contenidos previstos antes de y al crear el Estado, como objetivos estratégicos, incluso algunos de esos se siguen planteando en el marco de los eslóganes que anteceden su consecución, con el animo de reforzarlos, como la Judaicidad del Estado y la Doctrina de la Seguridad Israelí.

Sin embargo, otros objetivos estratégicos siguen llevando el mismo contenido, con diferencias someras en el estilo de los eslóganes planteados a realizar, en comparación con sus similares lanzados al crear el Estado. Esos eslóganes parecen más flexibles pero es la flexibilidad de la táctica que no se contradice con la esencia, sino se armoniza con la misma y la simula, procurando darle una nueva forma transitoria a realizar, debido a consideraciones políticas, regionales e internacionales que exigen esa forma transitoria, pero siempre apoyada sobre la misma ideología.

A modo de ejemplo, el objetivo de crear el Estado del Gran Israel era una exigencia urgente antes de y al crear el Estado, devino una cuestión muy difícil si no es imposible de realizar, debido a novedades políticas objetivas…y por consiguiente, la dominación pasó de la forma directo de la ocupación a una forma indirecto de buscar la misma dominación mediante la soberanía, la hegemonía y el control económico. Por eso, el trasfondo (background) ideológico es lo que regula la visión israelí a sí mismo, como el Estado más importante de la región, o a nivel de su relación con los Estados árabes y regionales, basado sobre la teoría de la soberanía y la supremacía absoluta.

En cuanto al porque de ese cambio de la forma de la hegemonía geográfica a la hegemonía económica, creo que se debe a los factores siguientes:

Primero: La existencia de obstáculos reales ante la implementación del proyecto sionista por razones judías propias. El plan sionista-israelí de transferir a todos los judíos del mundo a Israel, viene enfrentando grandes dificultades, por ende, cualquier ocupación israelí de nuevas zonas geográficasو necesitaría una dimensión demográfico-militar israelí, y eso es lo que Israel no tiene durante la etapa actual. Por esa razón, en 1967 cuando Israel ocupó amplias zonas árabes, Isaac Rabin, lloró y se preguntó (según su propia expresión) ‘cómo podremos controlar todas esas zonas?

Segundo: el factor palestino en sí, que se ha expresado mayormente mediante la resistencia palestina en todas sus formas especialmente la resistencia armada, que ha frenado el sueño sionista por un lado, y limitado la inmigración judía a Israel por el otro. También ha contribuido al aumento del ritmo de la emigración, como consecuencia de la falta de seguridad y el estado de guerra entre Israel y varios países árabes, que se mantiene todavía (aunque sea teóricamente). Ese estado de beligerancia tiene implicaciones humanas, militares y económicas también.

Tercero: factores populares necesariamente árabes, ya que la alineación de las masas árabes con la Causa Palestina considerándola su causa central; el fracaso de la normalización con las masas árabes (la experiencia con Egipto principalmente después de la firma de los Acuerdos de Camp David); el rechazo oficial israelí de la Iniciativa Arabe de Paz; la agresividad israelí permanente contra los palestinos y los árabes (la agresión israelí contra el Líbano en 2006, la guerra genocida contra la Franja de Gazza 2008-2009 y el bombardeo contra posiciones en Siria y otros países árabes) todo eso activa el alarma en la mente de los árabes hacia el peligro israelí en el futuro, no solo contra los palestinos, sino contra todos los árabes: como nación y pueblos.

Una de las soluciones israelíes del conflicto pretende crearles a los palestinos un Estado sobre los territorios jordanos, según han declarado muchos políticos y militares israelíes. En síntesis, el objetivo norteamericano-israelí de separar la Causa Palestina de su dimensión árabe, no ha logrado el éxito de la manera en que Israel hubiera querido.

Cuarto: factores internacionales. Si exceptuamos la ocupación norteamericana de Iraq (cuyos efectos siguen vigentes) y Afganistán, la única ocupación que se ha mantenido en el siglo XXI es la ocupación israelí de los territorios palestinos. En otras palabras, la naturaleza de los cambios políticos en el terreno mundial; el apoyo de muchas sectores internacionales a los derechos nacionales palestinos, a la legitimidad de exigirlos y luchar por ellos; las resoluciones de la ONU con respecto a los derechos palestinos; la existencia del mundo bipolar (hasta el derrumbe de la URSS y el comunidad socialista europea); los indicios de que se pueda repetir ese fenómeno; el odio que profesan la mayoría de los pueblos del mundo al fenómeno del colonialismo y la ocupación de territorios ajenos; y el auge de la reclamación de los derechos humanos, y otros factores: hacen que la posibilidad de que Israel ocupe nuevos territorios árabes sea irrealista y encontraría, en caso de consumarse, la condena internacional.

Por otra parte, las victorias de la Resistencia Patriótica Libanesa en el 2000 y 2006 y la resistencia y firmeza de la Franja de Gazza, han contribuido plenamente a la eliminación del fantasma del miedo al ogro israelí, y han demostrado la posibilidad de derrotar a Israel siempre que se tenga la voluntad para hacerlo. No debemos olvidad lo que el ex premier israelí Isaac Rabin dijo, en una entrevista concedida al periodista israelí Haím Bar y publicada hace unos años: en resumen dijo que se vio obligado a firmar los Acuerdos de Oslo por motivos entre los cuales figuraba su duda sobre la capacidad combativa del ejército israelí. Por lo tanto, la idea del (Gran Israel) ha muerto geográficamente, pero la hegemonía seguirá siendo un objetivo israelí.

En ese mismo contexto se inscribe el trato de Israel con los palestinos de Cisjordania y la Franja de Gazza, entrando en una forma conciliadora que realice el objetivo estratégico (El Estado Judío) sin chocar con la bomba demográfica que crearían en el futuro…así Israel pasó del principio de la negación absoluta de los derechos nacionales de los palestinos (ya que considera los territorios de Cisjordania y la Franja de Gazza como parte del “Israel Histórico”) a cederles una “especie de derechos”.

Israel ha combinado la dominación fáctica sobre los asuntos soberanos de los palestinos, excluyendo su responsabilidad directa por sus asuntos cotidianos, con la creación de realidades económicas, políticas, sociales, militares y securitarias que coaccionen a muchos palestinos a emigrar “voluntariamente”. Así la mentalidad israelí inventó la autonomía, que se les presenta a los palestinos en forma de planes de “paz” y otras denominaciones que le garantizan a Israel una soberanía fáctica sobre más de la mitad de los territorios de Cisjordania, ya que Israel confisca la otra mitad de esos territorios para el muro de separación y para las conglomeraciones colonialistas vinculadas directamente con Israel.

Lo real es la persistencia de la soberanía israelí, aun cuando le denominen a la forma de gobierno en las zonas palestinas “Estado” o “Imperio”, porque ello no cambia la situación real en nada, ya que los israelíes son los que controlan el espacio aéreo de esos territorios; sus pasos fronterizos y su subsuelo (los israelíes creen tener derecho fundamental en las aguas palestinas). Por eso, las cinco o seis negativas (NO) israelíes (que puedan llega incluso a diez) son las que regulan la solución israelí para los palestinos. Israel consiguió de su aliado EEUU y del presidente W Bush personalmente, una Carta de Garantías para esas negativas. Sharon leyó dicha carta en la tribuna de la Conferencia de Herzlia en 2004[i].

Quizás uno de los cambios experimentados en Israel durante ese periodo de 64 años, sea su transición desde el estado de negación absoluta de la existencia del pueblo palestino, al estado de reconocer dicha existencia. Ello se debe a la lucha patriótica palestina apoyada internacionalmente, lo que convirtió esa negación en un asunto anacrónico y ahistórico.

A 64 años de la creación de Israel, en algunas cuestiones políticas planteadas como soluciones del conflicto, ese Estado transitó de decir (NO) directamente a decir (SI…PERO) en los asuntos que no constituyen sus propias “Líneas Rojas”. Por ejemplo, Israel dijo (SI) a la Hoja de Ruta, pero la hizo implosionar mediante las 14 reservas sobre sus artículos.

Ese principio le ha brindado a Israel grandes servicios. por ejemplo, los Acuerdos de Oslo han sido vistos internacionalmente como si hubieran resuelto el conflicto palestino árabe con Israel, pese a la postergación de la solución de las cuestiones fundamentales del conflicto, que han sido vistas como cosas ordinarias que se pueden resolver mediante el dialogo. Al inicio de la creación de Israel, ese buscaba cualquier encuentro con los palestinos o los demás árabes, sin embargo actualmente, la mera celebración de un dialogo, está regida por condiciones israelíes que los palestinos deben acatar y cumplir a priori!! Es la correlación de fuerzas, la que impone objetivamente ese tipo de comportamiento en un conflicto dado.

Sobre la misma base, Israel trata con los Estados Árabes. Después de la firma de los acuerdos de Camp David (con Egipto) y Wadí Árabah (con Jordania) y la inauguración de representaciones israelíes en algunos Estados árabes bajo diferente fachadas (como en Qatar), Israel se siente en situación cómoda que le permite ejercer la extorsión política, en aras de conseguir concesiones paulatinas de los Estados Árabes. Por ello, trata cómodamente con la Iniciativa Arabe: rechaza de la misma lo que le venga en ganas y somete otros aspectos al análisis. Aunque Israel está consciente de que dicha iniciativa carece de la cuestión del “Retorno de los Refugiados Palestinos” acorde a las resoluciones internacionales (pues abogó solamente por buscar una solución justa a ese asunto) está buscando concesiones árabes en otras cuestiones como: la retirada de todos los territorios árabes ocupados en 1967; la retirada de Jerusalén Oriental; el desmantelamiento de las grandes colonias de Cisjordania; el control del Valle del Jordán (esas son negativas sionistas)…es decir, busca que los árabes se acerquen a la visión israelí de esas cuestiones, que para Israel constituyen Líneas Rojas.

Con respecto al trato de Israel con los palestinos al interior de la Línea Verde (los territorios árabes ocupados en 1948) que Israel considera como (sus ciudadanos), 64 años de existencia del Estado no le han bastado para que los árabes consigan sus derechos y igualarse con los judíos. Es más, se ha acrecentado el racismo contra ellos, al limite que la abogada israelí Valitsa Langer (famosa en su defensa a los prisioneros palestinos) tomó la decisión de abandonar a Israel (a finales de los 80) para vivir en Alemania, porque ya no soportaba el racismo del Estado. En ese mismo contexto, el escritor progresista Israel Ilan Pappé (autor del libro Limpieza Étnica en Palestina) tomó una decisión igual y emigró.

La nueva vieja visión de Israel hacia los palestinos de la Zona 1948, se reflejó en la reunión efectuada entre el premier Ehud Olmert y el jefe de la inteligencia israelí en marzo 2008, cuyas conclusiones fueron publicadas por el periódico israelí Haartz y que se resumen en una sola frase: “Ellos constituyen un peligro estratégico para el Estado de Israel”. Por ende, podemos esperar una intensificación en la ferocidad de la ofensiva israelí contra los hijos de nuestro pueblo al interior de la Línea Verde.

También, en Israel están buscando la manera de deshacerse de la mayoría de ese segmento del pueblo palestino. Han inventado la posibilidad del canje de la Zona del Triangulo (al norte de Palestina Histórica) de mayor densidad poblacional árabe, por otras zonas de la Autoridad Palestina (Cisjordania). Es lo que las Conferencias de Herzlia han decidido, además de la posibilidad de compensar a Siria y la Autoridad Palestina con territorios jordanos y otras cosas derivadas de las visiones israelíes hacia la geografía árabe, lejos de respetar la soberanía de sus Estados…es decir, ya Israel pretende decidir sobre los territorios árabes a su antojo.

Transcurridos 64 años desde la creación del Estado Israelí, se puede observar el alcance que tiene su concepto de “agresión” sobre la base de una visión prepotente, chovinista y racista, que mina la sociedad israelí en su conjunto, manifestándose en el sector de la educación y enseñanza, desde el circulo infantil pasando por la primearía, la básica y la preuniversitaria, llegando a las universidades… en armonía y sintonía con la producción y la reproducción de nuevas formas avanzadas de practicar la agresión y el racismo.

Los israelíes, a 64 años desde la creación de su Estado, no han renunciado a su concepto de “fortaleza inexpugnable” donde deben estar, por ello, todas sus colonias construidas en las zonas ocupadas palestinas y árabes, siguen apoderándose de las cimas de las montañas…este asunto no es casual. Tampoco han renunciado al concepto de “sitiar al otro” y “el muro de acero” propugnada por uno de los teóricos más extremistas del sionismo:

Zeiv Jabotenski (1880-1940) quien formuló en los años 20 del siglo XX, su teoría conocida como “El Muro Ferroso”[1]. Ese muro debe cercar a los enemigos de Israel y ese concepto esta detrás de la construcción del muro racista de separación en Cisjordania.

Esa educación fanática sólo puede producir cada vez más, conceptos derechistas, extremistas religiosos y racistas. Es lo que explica el incremento progresivo en el número de escaños parlamentarios alcanzados por los partidos de la derecha religiosa y la derecha fascista, que han sido capaces de imponer sus enseñanzas sobre la vida política y social en Israel.

La otra institución que domina la realidad Israelí es la institución militar, que impone sus puntos de vista sobre la vida política.

Comprender las interioridades de Israel es una cuestión fundamental, no sólo para la importancia de conocer al enemigo, sino para determinar los aspectos estratégicos y la táctica política árabe en su trato con los objetivos, políticas y las posibilidades reales de los términos a los cuales Israel pueda llegar, en cualquier arreglo, tanto con los palestinos como con los estados Árabes.

La Emigración Judía

Después de 64 años desde la existencia de Israel, la emigración ha aumentado. El profesor George Karzam publicó en elBoletín Electrónico Kanaan No. 1336 con fecha 15 de noviembre de 2007, lo siguiente: a raíz de la segunda guerra del Líbano (julio-agosto 2006) y por primera vez desde los años 80, se registró en Israel en el 2007 una balance migratorio negativo, ya que la cantidad de los judíos que abandonaron a Palestina o previeron hacerlo durante ese mismo año, era mayor que los judíos que preveían inmigrar (ingresar a Palestina). La brecha entre emigración de e inmigración a Israel podría llegar a 5000 a favor de la primera.

Desde principios del siglo XXI, el promedio de emigración llega a casi 20 mil anualmente mientras la inmigración a Israel esta en retroceso. Los emigrantes han sido fundamentalmente judíos de las ex repúblicas soviéticas, la mayoría de ellos emigraron hacia EEUU, después de haber residido algunos años en Israel.

En síntesis: lo anteriormente expuesto (además de la necesidad de materializar el eslogan “Judaicidad del Estado de Israel) constituyen los cambios más destacados en Israel, durante ese periodo superior a seis décadas. Todos esos factores conducirán a la exacerbación del conflicto palestino árabe – sionista.

[1] Zeiv Jabotenski Ha sido el primer líder sionista en reconocer que los palestinos constituyen un pueblo, sin embargo no esperaba que ellos renunciaran, voluntariamente, su derecho nacional a la autodeterminación, pero sí esperaba que fuera inevitable llevar a cabo el proyecto sionista unilateralmente y a la fuerza. Para ello había necesidad de hacerlo detrás de un MURO FERROSO, que la población árabe autóctona no pudiera derrumbar, y al final lo aceptarían como hecho consumado.

[i] Los compromisos de Estados Unidos para la Desconexión israelí de Gazza.

El 14.4.04 Estados Unidos se comprometió a través de una carta firmada por el Presidente George W. Bush a los siguientes puntos:

a) Sostener los principios de gobierno según los cuales no se llevará a cabo ningún proceso político hasta tanto los palestinos no eliminen las organizaciones terroristas, tal como figura en la Hoja de Ruta.

b) Los Estados Unidos se comprometen a no presionar a Israel a adoptar otro acuerdo político que no sea la Hoja de Ruta y no negociará con los palestinos hasta tanto no cumplan con la parte que les corresponde de dicho plan [1][2].

c) Reconocimiento inequívoco por parte de los Estados Unidos, del derecho de Israel a tener fronteras seguras y protegidas que puedan ser defendidas.

d) Reconocimiento americano sobre el derecho de Israel a protegerse en todo lugar y a mantener sus fuerzas en alerta para defenderse de cualquier amenaza.

e) Reconocimiento americano sobre el derecho de Israel a defenderse contra atentados y grupos terroristas en todo lugar incluidas las zonas de las que se retire.

f) Posición inequívoca de los Estados Unidos en contra del retorno de los refugiados palestinos a Israel.

g) Posición de los Estados Unidos acerca de que Israel no regresará a los límites del 67′, debido a dos razones fundamentales: las concentraciones poblacionales y la concreción del termino “fronteras defendibles”.

h) Estados Unidos dispone condiciones claras para el levantamiento de un Estado Palestino futuro y destaca que este Estado Palestino no se constituirá hasta tanto no se desarme a los grupos terroristas, no se renueve su dirigencia y no se realicen importantes reformas en la Autoridad Palestina.

i) Posición de los Estados Unidos por la cual las concentraciones poblacionales israelíes mas grandes continuarán en manos de Israel en cualquier caso. Las demás zonas de Judea y Samaria estarán abiertas a negociaciones.

2. La correspondencia entre el Presidente George W. Bush y el Primer Ministro Ariel Sharon forma parte del Proyecto de Desconexión y esta afinidad con los Estados Unidos tendrá vigencia siempre y cuando el Proyecto sea autorizado por Israel. La correspondencia entre el Presidente de los Estados Unidos y el Primer Ministro israelí, como así también las cartas entre el Director de la Oficina del Primer Ministro y la Asesora de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, están anexadas al proyecto y constituyen parte inseparable del mismo.

3. De acuerdo a la Hoja de Ruta autorizada por el gobierno israelí, Israel tomó a su cargo varios compromisos relacionados con el desarme de enclaves no autorizados, la limitación en la ampliación de los asentamientos, etc. Asimismo las negociaciones con los Estados Unidos se concentraron todos los compromisos asumidos en el pasado por el gobierno de Israel frente al gobierno americano. [1][2] Poner fin al terrorismo, a la violencia y a la provocación, desmantelar los grupos terroristas, renovar la dirigencia e implementar reformas que abarquen a la Autoridad Palestina.

Fuente: israel@buenosaires.mfa.gov.il

http://buenosaires.mfa.gov.il/mfm/web/main/document.asp?DocumentID=55001&MissionID=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario