19/5/13

La estrategia Indo-Pacífico de Estados Unidos

¿Cual será el papel crucial de Rusia, que tampoco se quedará con los brazos cruzados y que definirá los alcances de la colisión entre EU y China?


Hoy se escenifica en Washington una batalla sin cuartel, salpicada de una plétora de megaescándalos que tienen a Obama contra la pared, por la posesión del alma bélica de EU, en plena decadencia, entre los fracasados neoconservadores straussianos y los precavidos neorrealistas (v.gr. Zbigniew Brzezinski: ex consejero de Seguridad Nacional de Carter).

Los neoconservadores straussianos, muy cercanos a Israel, condujeron a EU, durante la aciaga fase de la dupla Bush/Cheney, a varias derrotas multidimensionales: desde las militares de Afganistán/Iraq, pasando por el derrumbe axiológico de Abu Ghraib/Guantánamo hasta su retraimiento en Latinoamérica/Mundo Árabe/Islámico, donde el lema publicitario del sueño estadunidense y sus controvertidos derechos humanos neoliberales se volvieron pesadilla insufrible.

Desde los neoconservadores straussianos hasta el grupo del siempre violento senador John McCain (del Partido Republicano y también de la Academia Naval) –acantonados en el ultrafascista Committee On The Present Danger (ver Bajo la Lupa: 22/2/12)–, el amplio espectro de superhalcones alucina que EU puede resolver su inexorable decadencia mediante guerras en los cuatro rincones del planeta para beneficiarse de su impresionante cuan inigualable maquinaria tecnobélica, la cual, como suprema paradoja, triunfa tácticamente, pero pierde estratégicamente.

Los tambores de guerra de los superhalcones han arreciado estruendosamente para que Obama opte –y de paso limpie cómodamente el terreno a Israel de sus enemigos– por la intervención humanitaria en Siria e Irán, a lo que se oponen el Pentágono y Brzezinski, quienes prefieren una salida diplomática con la ayuda de Rusia y China.

El repliegue de EU, tanto del Gran Medio-Oriente como del binomio Afganistán/Pakistán, lo ha reposicionado en la región Asia/Pacífico, donde se ha desplazado el eje de gravedad de la geopolítica/geoeconomía, mediante la doctrina del pivote de Obama acompasada por la mercantilista Alianza del Pacífico (TPP, por sus siglas en inglés), con el fin de contener (como residuo nostálgico de la exitosa doctrina de George Kennan contra la ex URSS) y cercar a China (ver Bajo la Lupa: 4 y 18/12/11, 11 y 15/1/12 y 11/7/12).

No contentos lo suficiente con la doctrina del pivote de Obama y la disruptiva Alianza del Pacífico –a la que se incrustó insensatamente el “México neoliberal itamita” en una política peligrosa de ejes–, ahora EU desea incluir el concepto estratégico de moda Indo-Pacífico al esquema asfixiante para China: susceptible de desencadenar la Cuarta (¡super-sic!) Guerra Mundial ( Norman Podhoretz, Commentary, septiembre 4; nota: la tercera fue la guerra fría: ¡pura guerra!), tan anhelada por los neoconservadores straussianos y ultrafascistas del Committee On the Present Danger, ambos muy cercanos a Israel.

Cliford Kiracofe, anterior funcionario del Comité del Senado de Relaciones Exteriores de EU, aborda en el rotativo chino Global Times (24/4/13) el concepto estratégico Indo-Pacífico, el cual, a mi juicio, tiene como aviesa intención descuartizar a dos miembros fundacionales de los BRICS: India y China.

Cliford Kiracofe aduce que dicho concepto goza de gran atractivo con los proponentes de la contención a China y recuerda que en 2001 (sic) Richard Lee Armitag, poderoso subsecretario de Estado de Baby Bush, señaló que el mayor desafió de la política exterior de EU consistía en manejar el ascenso de China e India.

El superhalcón bushiano Richard Lee Armitag, del Partido Republicano, fue funcionario naval y carga en su conciencia la crapulosa filtración de que Valerie Plame Wilson era encubierta agente de la CIA (Matt Apuzzo: AP, 8/9/06), como represalias a su esposo, el embajador Joseph Wilson, quien rehusó inventar que existía uranio en Níger destinado a Saddam Hussein (NTY: 6/7/03). ¡Santo Dios: hasta dónde lleva el tropismo bélico de EU!

Cliford Kiracofe considera que la contención de China parece más bien un cerco y una campaña de supresión (sic) como estrategia de gestión (sic) que utiliza una combinación de poder militar duro y poder económico blando: el primero tiene como objetivo la contención militar estratégica, mientras el segundo tiene como objetivo la supresión (¡super-sic!) del modelo de desarrollo de China y el impedimento (sic) de su adopción por otros países de Asia.

El poder militar duro es el concepto de la Batalla Aire-Mar, mientras el TPP constituye el económico poder blando. ¡Pues ni tan blando!

El enfoque Indo-Pacífico es de mayor envergadura: un nuevo abordaje y una nueva visión estratégica que eventualmente sustituirá la perspectiva Asia-Pacífico que abarca desde el punto de vista naval (¡super-sic!) al triángulo EU-India-China a toda la cuenca del océano Índico (nota: superficie de 73.56 millones de kilómetros cuadrados).

El concepto Batalla Aire-Mar comprende las líneas marítimas de comunicación que pasan por los superestratégicos estrechos de Malaca y Lombok: puntos de estrangulación (choking points).

Sus proponentes cuentan invitar a Japón y Australia (¿y también a México para cubrir apariencias plurales?).

Australia es fundamental: punto nodal estratégico o cruce entre el eje Norte-Sur del Este de Asia que involucra a Japón y un eje Este-Oeste Indo-Pacífico que involucra a India.

¿Aceptará India incorporarse al esquema sinofóbico o también es tiro al blanco del belicismo de EU como incómodo miembro del BRIC?

Del lado económico, el proyecto (sic) del Corredor Económico Indo-Pacífico contempla transportar mercancías de Chennai a través de la Bahía de Bengala por Myanmar, para arribar a Tailandia, Camboya y Vietnam.

Chennai, antigua Madrás, es la capital del estado indio sureño de Tamil Nadu, que cuenta con los mayores intercambios comerciales con el sudeste asiático.

Se desprende del proyecto de marras y amarres navales en la cuenca del océano Índico que EU da por descontada la participación de India al esquema de asfixia integral de China, que contempla vínculos marítimos entre el Sur y el Este de Asia y rutas terrestres de transporte que jugarán un relevante papel complementario, como la ruta Tamu-Kalewa-Kalemyo que conecta el estado indio de Manipur a dos entidades de Myanmar (Mandalay y Yangon), así como la carretera adicional que conecte Manipur a Tailandia. El estado indio de Manipur es la puerta al sudeste asiático.

Cliford Kiracofe aduce que el reciente periplo de Obama a Tailandia, Myanmar y Camboya tenía el objetivo de demostrar el compromiso de Washington y la estrategia por venir en la región y fustiga el narcisismo geopolítico de EU y su élite, susceptible de errores estratégicos mayores que llevan a la agravación de las tensiones y confrontaciones mediante el pivote en la región Asia Pacífico y el nuevo concepto estratégico Indo-Pacífico que, a mi juicio, aplican ciegamente en forma unilateral, como si China se encontrase mutilada, sin capacidad de represalias.

¿Cual será el papel crucial de Rusia, que tampoco se quedará con los brazos cruzados y que definirá los alcances de la colisión entre EU y China?

EU no aprende nada de sus graves errores geopolíticos. Peca de narcisismo geopolítico. Y se paga muy caro.


www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: AlfredoJalife

La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario