24/5/13

La DAIA, los Judíos y el Dictador Videla


En respuesta al comunicado de la DAIA ante la muerte de Videla
Por Saad Chedid


Estimados señores,

Siempre tan cuidadosos para lavar las responsabilidades y culpas de vuestros dirigentes durante la dictadura militar.

Los generales israelíes que venían a la Argentina a venderles armas y técnicas de represión a los militares argentinos, están señalados en el libro de Israel Shahak, gran señor y digno ser humano, publicado por la Editorial Canaán con el título de "El Estado de Israel armó las dictaduras en América latina."

Escribió el doctor Israel Shahak que los generales israelíes,kázaros conversos judíos, o mercenarios con nombres hebraizados, que venían a la Argentina, se reunían con los militares argentinos en los salones de las instituciones judías, para la venta de armas y el asesoramiento en técnicas para la represión.

También esos mismos generales, según señala el doctor Israel Shahak, vendían las mismas armas y las mismas técnicas de represión a las dictaduras de África y Asia.

Y con esas técnicas y esas armas que les vendían a esos dictadores, los de nuestro país y los de África y Asia, torturaron y mataron a pibes judíos dignos, mientras los dirigentes judíos cobraban las comisiones que les correspondían por actuar de intermediarios. Por eso se reunían  según Shahak, en los salones de vuestras instituciones.

También el señor Herman Schiller denunció la complicidad de los dirigentes de vuestra entidad DAIA, de esa época.

Así que, ahora, no pueden lavar sus culpas ni las de vuestros predecesores, ni ellos tampoco, con escritos hipócritas como estos, en los que pretenden limpiar sus conciencias hablando de antisemitismo, palabra absurda y carente del sentido que ustedes le atribuyen por ignorancia, y de democracia.

Porque, además, es fácil ahora para ustedes escribir diatribas contra los muertos para lavar vuestras propias conciencias.

Si fueran honestos, debieran denunciar el terrorismo de Estado del Estado de Israel, que no hace otra cosa que repetir lo que los dictadores de Nuestramérica hicieron con nuestros hermanos, judíos, cristianos, musulmanes y no creyentes.

En el Estado de Israel, niños-jóvenes soldados del Tzahal, entrenados por rabinos de mentes enfermizamente criminales, se dedican a asesinar niñas y niños palestinos de entre 4 y 10 años, para evitar lo que esos mismos rabinos y vuestros ideólogos hipócritas denominan “el peligro demográfico”. Esto fue y sigue siendo denunciado por Gideon Levy, en el diario Haaretz, y está publicado como apéndice en el mismo libro que señalo más arriba.

Además debieran ustedes, si es que no lo saben, leer a Miko Peled The General’s Son y también el libro de su hermana Nurit Peled-Elhanan Palestine in Israeli School Books.

Les trascribo el párrafo final con el que Nurit Peled-Elhanan terminaba una conferencia en Europa, donde luego de relatar los sufrimientos de las mujeres palestinas, que viven bajo la ocupación militar israelí, dijo:



“Yo no puedo comprender completamente a las mujeres palestinas o su sufrimiento.

No sé cómo hubiera sobrevivido a semejante humillación, a semejante falta de respeto de todo el mundo.

Todo lo que sé es que la voz de las madres ha sido sofocada por demasiado tiempo en este planeta golpeado por la guerra.

El grito de las madres no se escucha porque las madres no son invitadas a foros internacionales como este. Esto lo sé y es muy poco.

Pero es suficiente para mí recordar que estas mujeres son mis hermanas, y que ellas se merecen que yo grite por ellas y luche por ellas.

Y cuando ellas pierden a sus hijos en campos de frutillas o en caminos inmundos cerca de los puestos de control,

cuando sus hijos son baleados en su camino a la escuela por niños israelíes que fueron educados para creer

que el amor y la compasión dependen de la raza y la religión, la única cosa que puedo hacer es permanecer al lado de ellas

y de sus traicionados bebés, y preguntar lo que Anna Akhmatova, otra madre que vivió en un régimen de violencia

contra las mujeres y los niños, preguntó:

             “¿Por qué esa raya de sangre rasga el pétalo de tu mejilla?”



Quizá, todos ustedes, desde aquí, desde nuestro país, debieran denunciar, como lo hacen Nurit Pelet-Elhanan y su hermano Miko Peled, las atrocidades del Estado terrorista de Israel, para lograr que, algún día, no muy lejano, ambos pueblos puedan convivir en paz y fraternalmente, dejando de lado a las bandas de terroristas asesinos, kázaros conversos algunos y otros mercenarios con nombres hebraizados, que se han apoderado del gobierno del Estado terrorista de Israel, tan sólo para masacrar al pueblo palestino, y enriquecerse con la venta de técnicas de represión y armas a dictaduras inmundas.

Con mucha pena por ustedes, les saluda

Saad Chedid




PRENSA

 Agradecemos su difusión



Representación Política de la Comunidad Judía Argentina


LA MUERTE DEL DICTADOR JORGE RAFAEL VIDELA

La representación política de la comunidad judía argentina expresa ante el fallecimiento de uno de los más siniestros responsables de la violación masiva de los derechos humanos durante la dictadura militar de 1976-1983, que ello constituye una oportunidad para recordar los horrores de la noche negra vivida por la sociedad argentina.
Los miembros de la comunidad judía argentina, que fueron víctimas de la represión ilegal, sumaron a los vejámenes físicos y psicológicos de todos los detenidos-desaparecidos el castigo adicional del antisemitismo virulento que se practicaba en los centros clandestinos de detención.
La memoria debe ser pedagógica, para que los argentinos renovemos el compromiso con la verdad y la justicia, así como el rechazo a la impunidad.
El hecho que Videla haya dejado de existir en la cárcel, condenado por sus crímenes de lesa humanidad, reafirma el compromiso de la democracia argentina con dichos valores.


Dr. Jorge Knoblovits
Secretario General
Dr. Julio Schlosser
Presidente

Buenos Aires, 20 de mayo de 2013


No hay comentarios:

Publicar un comentario