30/4/13

¿Qué busca Israel con la intervención militar en Siria?


Desde hace algún tiempo, la narrativa dominante sobre Siria ha sido que los disturbios se han impulsado con el fin de debilitar a Irán. Esta cuenta prevaleciente es común a los neoconservadores y liberales por igual.


Mientras que el New York Times ha pregonado el mensaje de los senadores pro-israelíes John McCain y Graham Lindsey de que "los combatientes rebeldes merecían estar armados y que ayudarles a asumir el gobierno sirio podría ayudar a los esfuerzos de Washington para debilitar a Irán", medios de noticias moderados e independientes como Truthout, Counterpunch, y muchos otros informaron de este mismo objetivo, a excepción de que denunciaron el plan. Incluso los medios de información estatales en Irán comparten esa opinión.

Esto es una pura mala dirección - intencional o no. Sin dudas, Siria e Irán han sido firmes aliados desde la revolución iraní en su causa común para proteger los derechos de los palestinos y de hacer frente a Israel y Estados Unidos, y cualquier cambio en Siria pueden afectar negativamente a Irán (como afectaría a Rusia). Pero esta es una consideración secundaria. La narrativa aceptada se lleva el foco lejos de la razón principal para el asalto en curso contra Siria: Israel.

Desde la guerra de 1948, Siria e Israel han estado en un estado de guerra (con breves períodos de negociaciones infructuosas). El conflicto ha sido sobre todo por tierra y agua. Desde la década de 1950, el conflicto por el agua (y la tierra) ha sido la raíz de las hostilidades entre los dos. En la década de 1950, Eisenhower encargó a Eric Johnston generar un acuerdo regional de la distribución del agua. El fracaso del plan de Johnston exacerbó el conflicto. Los diarios publicados del ministro de Relaciones Exteriores de Israel Sharett ayudan a entender por qué las negociaciones de Johnston no tuvieron éxito. Sharett mantiene, "las decisiones políticas relativas a la ocupación del resto de Eretz Israel se tomaron ya en 1954, a pesar de aplicarse en 1967."


 El 1967 la ocupación de los Altos del Golán en Siria y el Monte Hermon superior por Israel permitió a Israel aprovechar toda la parte superior del río Jordán, dando al régimen israelí la ventaja de situar su posición ribereña a plena corriente. Por consiguiente, no sólo se les negó el acceso a las aguas superiores a Jordania y Siria, sino que su integridad territorial y nacional fueron agredidas.

Algunos años más tarde, Haaretz revelaría la existencia de un estudio (Jaffee Center for Strategic Studies, Universidad de Tel-Aviv) bajo el general Aaron Yariv, un ex jefe de los servicios de inteligencia, que describe una "zona de seguridad hidráulica", que llamaba a poner los recursos acuáticos de Siria y el Líbano bajo control israelí. Las controversias continuaron sin disminuir y se mantuvo el status quo hasta 1982, cuando se puso a prueba la destreza militar de ambos lados.

Un libro de 1987 por el coronel Emmanuel Wald del Estado Mayor israelí, titulado "The Ruse of the broken vessels: El Crepúsculo de poderío militar israelí (1967-1982)", revela los objetivos de la invasión del Líbano en 1982 y el mes de pre-planificación que habían empleado en ella. Wald escribe que el plan maestro de Ariel Sharon con el nombre en código "Oranim" era derrotar a las tropas sirias desplegadas en el valle de Bekaa hasta llegar al distrito de Baalbek en el norte del Líbano. Según Wald, "durante los primeros días, se aprobó en silencio por los EE.UU."

Con este objetivo, el 6 de junio de 1982, Israel avanzó hacia el Líbano. Sin embargo, el ejército sirio detuvo el avance del ejército israelí en la batalla de Sultan Yakub y la batalla de Ain Zahalta. El plan de Sharon para conquistar todo el Líbano y destruir a Siria como una potencia militar fue frustrado. Al revisar el libro y las batallas, el famoso erudito y activista Israel Shahak, opinó que "el principal objetivo de la invasión israelí del Líbano era la destrucción del Ejército sirio."

Shahak postula que Israel necesita ganar sus guerras muy rápido o nada en absoluto. A pesar de la supuesta superioridad tecnológica y nuclear, otro asalto a Siria no traería una previsible victoria fácil para Israel y las defensas podrían "arrastrar a una guerra sin fin." Sostiene, además, que durante toda la historia del régimen de Israel, los Judios de Israel se han mostrado a sí mismos como muy sensibles a las pérdidas, y las elevadas pérdidas hacen a los israelíes "susceptibles a discusiones políticas contra los modos de dominación y opresión que de otro modo aceptarían."

El análisis de Shahak arroja una luz sobre los acontecimientos que persiguen el fracaso de "Oranim" como se describe en "El imperativo de Siria." Israel continúa con su gran estrategia, utilizando una táctica diferente debido a su conciencia y su conocimiento de los puntos fuertes del ejército sirio - un ejército que debe ser interrumpido desde el intento fallido de Israel en 1982. Y esta es la razón principal para armar a los terroristas que se hacen pasar por "oposición".

No deja de ser irónico que Netanyahu ha admitido recientemente que él no descarta armar a los rebeldes sirios, dada su vieja táctica de armar a las minorías o rebeldes y cultivar la disidencia y el caos (como Anya Nya en Sudán, después el Ejército de Liberación Popular de Sudán), y el líder de los rebeldes de Sudán, John Garang, armado por parte de Israel desde los países vecinos). Este es un escenario que se repite en Siria.

Paradójicamente, el Consejo de Cooperacion del golfo, que tiene hoy en día una misión para asegurar la visión de Israel (con un guiño de Washington) mediante armar a los rebeldes y socavar Siria, estaban todos a favor de asegurar Siria en 2003, cuando le dijeron a Washington: "Creemos que la amenaza a Siria debe detenerse. No creemos que Siria quiera una guerra o vaya a escalar hacia ninguna situación. Rechazamos cualquier violación de la seguridad de Siria." Su duplicidad no tiene fin.

Amos Yadlin, el jefe de la inteligencia militar saliente, advirtió a la Knesset de Asuntos Exteriores y de Defensa en noviembre de 2010 que la próxima guerra de Israel tomaría más tiempo y se lucharía en más frentes.

Yaldin advirtió que Siria, en particular, planteaba un obstáculo mayor militar para Israel que en cualquier otro momento de los últimos tres decenios. Al parecer, los disturbios en Siria ha disipado sus inquietudes. Las fuerzas sirias que ponían esa resistencia en 1982, ahora se dedican a combatir a los terroristas, mientras que al mundo se le está diciendo que ellos son los violadores. Tal vez el plan de Netanyahu tendrá éxito donde el plan "Oranim" de Sharon falló.

No obstante, es importante cambiar la narrativa aceptada para los disturbios en Siria. Dada las décadas de demonización de Irán, podría ser más aceptable asociar la alimentación de los disturbios en Siria a un Irán "débil", pero que nadie se equivoque - Siria hoy está en crisis con el fin de promover la gran estrategia de Israel - incluso mientras su autor - Israel, se hace la víctima y advierte de armas químicas utilizadas por el régimen de Assad, exigiendo la intervención militar.

Fuente: Press TV

No hay comentarios:

Publicar un comentario