8/4/13

¿Por qué abandonan tantos judíos la “Tierra Prometida” de Israel?



Dr. Saleh al-Naami


Fuente: “Why are so many Israelis rushing to leave the “promised land”?”, Middle East Monitor, 3/04/2013


El ingreso anual promedio de un ciudadano israelí es de 14.820 euros, 17 veces mayor que el de los palestinos de los territorios ocupados de Cisjordania y Gaza. Israel es uno de los pocos estados que han sobrevivido a la actual crisis financiera mundial relativamente indemne y la situación de seguridad ha mejorado considerablemente en los últimos años.

A pesar de estos aspectos positivos de la vida en el “estado judío”, muchos israelíes han corrido a solicitar el pasaporte y emigrar a una nueva vida en Occidente.

Un estudio reciente ha mostrado que un millón de israelíes han abandonado el país en las últimas dos décadas. Mientras que en el pasado los emigrantes tendían a irse sigilosamente, ahora hay poca vergüenza de abandonar el proyecto sionista. De hecho, hay incluso conferencias y seminarios para debatir sobre la emigración. Los resultados de una encuesta realizada a emigrantes sugieren que la cuestión principal para ellos no es por qué han dejado Israel, sino por qué han esperado tanto tiempo para hacerlo.


Otra encuesta, realizada a gente joven, ha mostrado que alrededor de la mitad de los colonos jóvenes prefiere vivir en otro lugar. Israel, en su opinión, no es un lugar idóneo para establecer su residencia.

Curiosamente, la gran mayoría de los emigrantes israelíes se dirigen a Alemania. Los sucesivos gobiernos israelíes han explotado el Holocausto de la Alemania nazi contra los judíos europeos para justificar la usurpación de la tierra palestina. Además, han obtenido miles de millones de euros del gobierno alemán en concepto de “indemnizaciones”.

Además del millón de israelíes que han abandonado el país en los últimos 20 años, hay también una competitiva carrera para obtener un pasaporte extranjero. El 60 por ciento de los israelíes se han puesto en contacto con embajadas extranjeras para solicitar pasaportes.

Unos 100.000 israelíes ya tienen pasaportes alemanes. Se cree que la mayoría son descendientes de judíos alemanes que dejaron el país antes, durante o después del Holocausto. Se calcula que medio millón de israelíes tienen la doble nacionalidad estadounidense e israelí (en realidad, ciudadanía). El Departamento de Inmigración de EEUU está tramitando 250.000 solicitudes de carnés de residencia y ciudadanía estadounidense de ciudadanos de Israel.

La mayoría de los israelíes justifica, aparentemente, su deseo de emigrar en la búsqueda de una vida “mejor”, a pesar de que la situación económica de Israel es buena. Ahora bien, puesto que casi el 40 por ciento de los ciudadanos israelíes han nacido fuera del país, la emigración no es un asunto extravagante. La seguridad es citada, a menudo, como la razón principal; puede que no sea demasiado mala en estos momentos, pero quieren un futuro más estable y seguro.

Aunque el gobierno israelí está alarmado por el número de judíos que está abandonando el “estado judío”, no quiere insistir en el tema, no vaya a ser que ello anime a otros a tomar las de villadiego.

Los líderes israelíes reconocen que el proyecto sionista fue construido sobre dos pilares fundamentales: la captura de Palestina y su colonización por tantos judíos como sea posible. Sin embargo, a la luz de los últimos datos, parece que la inmigración neta está disminuyendo. Esto podría ser el comienzo del fin de la lucha demográfica de Israel contra los nativos palestinos.

La emigración de Israel es probable que ocasione grandes pérdidas económicas, pues muchos de los que se van son personas destacadas en sus campos profesionales, tales como científicos y técnicos cualificados. Tienen un importante papel que jugar en el mantenimiento de la superioridad tecnológica de Israel, que es uno de los pilares de la economía. Los ingresos anuales de los sectores tecnológicos están estimados en alrededor de 5.460 millones de euros.

La “fuga de cerebros” ha afectado también a los sectores militares y de seguridad, que confían en mantenerse al frente de la competencia en tecnología de la que tanto dependen. Esto es patente, especialmente, en la producción de aviones no tripulados, que ayuda a Israel a mantenerse en un estado avanzado de preparación para detectar y repeler los desafíos estratégicos y existenciales. Se cree que Israel es el responsable de la creación del virus Stuxnet, que fue utilizado con gran eficacia contra el programa nuclear de Irán. La escasez de personal cualificado está afectando ahora, también, a las redes de inteligencia israelíes.

La pregunta es evidente: si los mitos fundacionales de Israel fueran verdaderos y existieran razones religiosas y morales para el establecimiento de un estado judío en una tierra en la que vive otro pueblo, ¿por qué hay tantos israelíes que abandonan la “Tierra Prometida”?

Traducción: Javier Villate-Disenso

No hay comentarios:

Publicar un comentario