4/4/13

Israel eleva el tono en plena crisis por la muerte del preso palestino


4.600 presos palestinos inician una huelga de hambre


Israel lanzó un ataque de advertencia a Gaza y extendió sus amenazas a Siria tras el incremento de la tensión en sus fronteras en el marco de la crisis tras la muerte en prisión del prisionero Abu Hamdiyeh, aquejado de cáncer. Egipto y Líbano se han sumado a las protestas, que se reprodujeron ayer en los territorios ocupados en la víspera del entierro hoy del preso en su localidad de origen, Hebrón.

El Ejército israelí rompió, siquiera a modo de aviso, con la tregua alcanzada el pasado mes de noviembre con Hamas al bombardear la Franja de Gaza en respuesta al lanzamiento a última hora del martes de tres cohetes -dos llegaron a la región fronteriza de Eshkol- para protestar por la muerte en la cárcel del prisionero palestino Maisara Abu Hamdiyeh, aquejado de un cáncer detectado hace un año.

Coincidiendo con este lanzamiento, un obús de mortero aéreo, acompañado de disparos con armas ligeras, caía en los Altos del Golán, territorio sirio ocupado por Israel.

El Ejército sionista (Tsahal) respondió atacando desde el aire y en tres oleadas varios espacios abiertos en Gaza en su primer bombardeo aéreo desde el alto el fuego que puso fin el pasado noviembre a la ofensiva «Pilar Defensivo», en la que murieron unos 140 palestinos y seis israelíes.

Paralelamente, un blindado israelí abría fuego contra la frontera con Siria.

«No permitiremos de ninguna manera que se instale una rutina de disparos esporádicos contra nuestros civiles y nuestras fuerzas», advirtió el ministro de Defensa, Moshe Yaalon, quien añadió que «en los Altos del Golán, nuestra política es asimismo que no tenemos intención de ignorar los disparos desde Siria contra Israel (sic), sean accidentales o no, y que responderemos con firmeza».

Ya por la mañana, dos nuevos cohetes fueron lanzados desde Gaza y cayeron en espacios abiertos cerca de la localidad israelí de Sderot, sin causar heridos ni daños materiales, informó la Policía israelí. En un comunicado, una coalición de grupos salafistas, el Majlis Shura al-Mujahidine, se responsabilizó de estos últimos ataques «en respuesta a los crímenes judíos contra los prisioneros palestinos oprimidos».

Es la tercera vez en la que grupos armados incontrolados en Gaza disparan proyectiles contra territorio israelí desde el alto el fuego. La anterior ocurrió el pasado 21 de marzo, en coincidencia con la visita a la zona del presidente de EEUU, Barack Obama. Un grupo salafista asumió la autoría. La primera fue el 26 de febrero con el lanzamiento de un cohete.

El Ejército israelí «responsabiliza a Hamas de todo lo que sucede en la Franja y que atenta contra Israel», señaló el ministro de Defensa sionista.

En paralelo, y sin tener en cuenta que Siria es hoy un inmenso campo de batalla, Israel considera que el Gobierno de Damasco es responsable «de todo lo que pasa en su territorio».

El coordinador de la ONU para el nonnato proceso de paz en Oriente Próximo, Robert Serry, mostró su inquietud por «la situación volátil sobre el terreno», tanto en referencia a los disparos desde Gaza y al bombardeo israelí como «a la cuestión no resuelta» de los prisioneros palestinos en Israel.

Egipto y Líbano

Egipto y Líbano pidieron a la comunidad internacional que presione a Israel para que respete los derechos de los presos palestinos en sus cárceles.

El ministro egipcio de Exteriores, Mohamed Amr, condenó el tratamiento israelí a los prisioneros palestinos, «que causó la muerte del preso Maysara Abu Hamdiye». El presidente libanés, Michel Suleiman, denunció que «Israel mata a los civiles palestinos con armas pesadas, no suministra los cuidados necesarios a los presos enfermos, y viola impunemente los acuerdos y las convenciones humanitarias internacionales».

Tras el primer bombardeo desde el final de la tregua, las fuerzas de seguridad de Hamas y la Policía evacuaron la mayoría de sus instalaciones por miedo a nuevos ataques.

4.600 presos palestinos inician una huelga de hambre
Unos 4.600 presos palestinos en cárceles israelíes iniciaron ayer una huelga de hambre por la muerte en prisión de su compañero Abu Hamdiyeh, informaron a Efe el servicio penitenciario israelí y la Asociación de Presos Palestinos.

El presidente de esta asociación solidaria, Qadura Fares, manifestó que alrededor de 4.600 reclusos, buena parte del total de los que sufren prisión en Israel, rechazó ayer por la mañana sus raciones y lo seguirá haciendo indefinidamente. «Es un momento muy tenso. Habíamos apelado a la comunidad internacional porque era sabido el estado crítico de Maisara Abu Hamdiyeh, pero la ocupación israelí no quería que pasara sus últimos días con su familia», declaró compungido Fares.

También la portavoz de Instituciones Penitenciarias de Israel, Sivan Weizmann, coincidió en que fueron 4.600 los presos que devolvieron sin tocar sus raciones, aunque se negó a calificarlo de huelga de hambre al no haber alcanzado las 48 horas de ayuno. «Normalmente estas protestas duran tres días, aunque la última fue solo un día», señaló impertérrita la portavoz del Estado sionista.

La localidad palestina ocupada de Hebrón, de donde era oriundo el preso muerto y que será escenario hoy de su entierro, fue escenario ayer de nuevas protestas de jóvenes manifestantes reprimidas por la Policía y los soldados israelíes. Ayer se registraron asimismo protestas en la Jerusalén ocupada y en Ramallah. El Ejército israelí ha aumentado su presencia en los territorios ocupados y ha anunciado un gran despliegue con motivo del entierro.

http://gara.naiz.info/paperezkoa/20130404/395910/es/Israel-eleva-tono-plena-crisis-muerte-preso-palestino

No hay comentarios:

Publicar un comentario