13/4/13

Enigma para los Servicios de Inteligencia de EEUU


Corea del Norte, un Enigma para los Servicios de Inteligencia de EEUU


Frente a las posturas de guerra de Pyongyang, Washington se mantiene en calma pero se muestra incapaz de descubrir los secretos de Corea del Norte, como demuestra la confusión que reina en los servicios de inteligencia estadounidenses en relación la capacidad del país asiático de lanzar misiles nucleares.

“Debo decir que Corea del Norte es y ha sido siempre uno de los objetivos más difíciles para la Inteligencia”, admitió sin rodeos el jueves, durante una audiencia del Congreso, James Clapper, director nacional de inteligencia (DNI), y, como tal, jefe de las 16 agencias de inteligencia estadounidenses.

Siendo uno de los países más cerrados del mundo, Corea del Norte posee vínculos extremadamente limitados con el resto del mundo. Pocas personas desertan, lo que complica aún más el trabajo de obtención de fuentes "humanas". Además, no muchos norcoreanos tienen un teléfono móvil y un menor número de ellos tiene acceso a Internet.

Las “orejas grandes” de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense escuchan, pues, sólo silencio.

Washington debe basarse, sobre todo, en imágenes de satélite o el análisis técnico de los ensayos nucleares y balísticos realizados por el Norte.

“Tenemos una comprensión limitada sobre las intenciones de los dirigentes de Corea del Norte, lo que plantea un problema para la estabilidad a largo plazo”, reconoció el jefe de las fuerzas de EEUU en Asia-Pacífico, almirante Sam Locklear.

Tampoco se tienen muchos datos sobre el líder norcoreano Kim Jong-un, de 30 años, que ha estado en el poder durante un año. “No tenemos un historial extenso sobre él”, admitió el director de la CIA, John Brennan.

Para Bruce Riedel, un ex analista de la CIA que trabaja ahora en la Brookings Institution, Corea del Norte es “un país extremadamente difícil” de penetrar.

“Los norcoreanos son expertos en el engaño y el camuflaje (...) y disciplinados en sus comunicaciones. Es prácticamente imposible tener un espía en el Norte y entrar en Corea del Norte”, señala AFP.

EEUU desconoce, por ejemplo, detalles sobre el misil Musudan, que no ha sido probado nunca, pero tiene un alcance teórico de unos 4.000 kms.

Tampoco se sabe si Corea del Norte ha sido capaz de miniaturizar un arma nuclear para colocarla en la cabeza de un misil.

Washington, sin embargo, muestra calma en relación a las amenazas de guerra termonuclear de Pyongyang, dado que el Pentágono ha determinado que “no hay mucho movimiento sobre el terreno para apoyar esta retórica”, aunque el riesgo de un “accidente” no pueda ser descartado.

Al Manar

No hay comentarios:

Publicar un comentario