23/4/13

Bashar: Siria Vencerá por la Resistencia de su Pueblo


Mientras que el Ejército sirio realizó avances importantes en todos los frentes, incluyendo la región de Qussair (provincia de Homs) el sábado y el domingo, el presidente sirio, Bashar al Assad, ha precisado que la estrategia militar actual consiste en limpiar Qussair para recuperar el completo control de Homs, y luego limpiar la campiña de Idleb para recuperar todo el control sobre Alepo.



Los rebeldes sirios han perdido, según su propia confesión, una docena de localidades estratégicas en 48 horas, en la campiña de Homs y sufrido duras pérdidas. El Ejército se encuentra ahora en los límites de Qussair, que está rodeada por tres partes. Esta plaza fuerte rebelde será objeto probablemente de un ataque en las próximas horas. El Ejército ha ocupado la colina estratégica de Nabi Mando y luego las localidades de Radwani, Yawadiyé, Sawameh, Sakmaniyé y Safaryé.

El director -y según muchas fuentes único miembro- del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Londres, Rami Abdel Rahman, ha reconocido que “las tropas lealistas han recuperado el control de importantes localidades en la provincia de Qussair”.

El Ejército gubernamental ha contado para esta ofensiva con el apoyo del Ejército de Defensa Nacional y los comités populares, formados por civiles armados.

Hadi al Abdulá, un militar rebelde con base en Qussair, citado por AFP, calificó la actual situación de “muy grave”. Según él, “los combatientes de Hezbolá avanzan sobre el terreno, mientras que el Ejército les proporciona una cobertura aérea”.

Por su parte, los rebeldes han bombardeado zonas del Este del Líbano. Al menos siete cohetes cayeron el domingo en esta región y otros seis el día anterior, sin causar víctimas.

El Ejército sirio continúa además tomando numerosas localidades de la Provincia de Damasco. Él ha recuperado el control total de la localidad de Ydeidet al Fadl, al suroeste de la capital, donde varias decenas de rebeldes han resultado muertos, según el OSDH.

Estos avances fueron confirmados por el presidente Bashar, que declaró el domingo a los miembros de una delegación de personalidades y representantes de partidos libaneses – incluyendo al ex ministro Abdel Rahim Mrad y el ex diputado Salim Aún,- que el Ejército había tomado el control “hace una semana” de Daraya, la principal plaza fuerte de los rebeldes en la periferia de Damasco.

El jefe de Estado sirio señaló que “la situación ha mejorado gracias a la resistencia del pueblo sirio y su apoyo a su valeroso Ejército”.

Bashar señaló que “no habrá compromisos ni tregua con los grupos extremistas y terroristas,” y que el Ejército y el pueblo sirio “seguirán combatiendo a dichas bandas con firmeza y resolución”. Asimismo, manifestó que “Siria continuará aplicando su programa político dirigido a resolver la crisis actual”.

Bashar añadió que “el Ejército Sirio Libre (ESL) no existe. Nosotros luchamos actualmente sólo contra Al Qaida”. También reveló la presencia de terroristas de 23 nacionalidades en el suelo sirio.

Dirigiéndose a la delegación libanesa, él dijo que Siria y el Líbano deberán “abortar juntos los complots extranjeros que buscan implementar un nuevo Sykes-Picot” en referencia al acuerdo franco-británico concluido en 1916 para el reparto del Imperio Otomano.

Refiriéndose a la Liga Árabe, Bashar dijo que “esta organización fue concebida, desde su creación, para apoyar a los colonialistas británicos. Ella no ha tomado ninguna decisión en favor de los árabes más que en la época del presidente egipcio Yamal Abdul Nasser”.

En relación a la política de distanciamiento de la crisis siria adoptada por el Líbano, Bashar se preguntó: “¿Cómo se puede adoptar una política de distanciamiento si el país se encuentra en peligro y el fuego se aproxima a él?”.

Él afirmó que la fuerza del Líbano se encuentra en su potencia y no en su debilidad, y precisó que la riqueza y diversidad política, cultural y social del Líbano y de Siria son un factor de fuerza de ambos países para afrontar la invasión de la que es objeto la región y abortar los planes externos que buscan la implementación de un nuevo Sykes-Picot dirigido a dividirla en base a criterios religiosos y étnicos.

El presidente sirio se refirió también al papel de algunos países que se inmiscuyen en el conflicto sirio: “Qatar se injiere de una forma flagrante y gasta enormes sumas de dinero.”

“Erdogan ha apostado enormemente por los Hermanos Musulmanes”.

“Arabia Saudí está preocupada por las diferencias que existen en el seno de la familia real. Yo no creo que este país vaya a jugar un papel relevante en el futuro”.

“EEUU ha sido pragmático desde el inicio de la crisis y no les veo ir hasta el final. Ellos se situarán al lado de los vencedores”.

“La Unión Europea está perturbada por la crisis”.

Bashar concluyó diciendo que “la batalla será muy larga, pero no tenemos otra opción que ganarla”.

Al Manar

No hay comentarios:

Publicar un comentario