8/3/13

Lecciones de Islam XXXIII: El Matrimonio


Por Abdallah Yusuf de La Plata


En el Nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso

 Lección 33: Matrimonio en el Islam.

 La práctica del matrimonio en el Islam es muy recomendada, casi al punto que podemos decir que el celibato o la abstención de casarse es casi algo repudiable para los musulmanes (no digamos que es ilícito, pero no es recomendable). El Islam promueve el matrimonio y rechaza y condena duramente toda relación fuera del matrimonio (que luego veremos si Dios quiere).

  Vamos a mencionar brevemente algunos puntos sobre el matrimonio y luego nos extenderemos en hablar sobre la poligamia.

  Empezamos enumerando algunos temas que suelen crear polémicas sobre el Islam y son usados como falsa propaganda contra los musulmanes.

  1.- ¿La mujer está forzada a casarse en el Islam? NO. En absoluto. La mujer se puede negar perfectamente a casarse con una persona que no quiere, tal como el hombre también se puede negar. No se puede forzar a dos personas a casarse si ambas no están de acuerdo y dan libremente su consentimiento.
  2.- ¿Existe el divorcio en el Islam? SI, claro: el divorcio es lícito. Incluso la mujer puede solicitarlo: no es un derecho exclusivo del hombre.
  3.- En caso de divorcio, ¿el hombre debe pasarle a la mujer una renta? NO. En caso de divorcio, cada uno se lleva lo que sea de su propiedad. El hombre debe mantener a la mujer durante el período de espera de 4 meses, establecido para ver si ella está embarazada, período durante el cual puede suspenderse el divorcio. Después de eso ya no tiene obligaciones para con ella, excepto el pago de la dote acordada en el momento del matrimonio.
  4.- ¿La dote que se fija en el momento del contrato matrimonial, no debe entregarse inmediatamente? NO. La dote es para que el hombre se la entregue a la mujer en caso de divorcio. Mientras estén casados, el hombre debe pagar toda la manutención del hogar y de su esposa íntegramente.
  5. ¿Entonces es obligación del hombre pagar todos los gastos del hogar, de su familia, por completo? Así es: POR COMPLETO.
  6.- ¿Y cuáles son las obligaciones de la mujer en el matrimonio? La mujer debe respetar las decisiones de su marido (en tanto no sean opuestas a las normas del Islam, por supuesto) y debe cuidar a los hijos en su infancia. La mujer no tiene obligación de realizar tareas domésticas ni de trabajar para mantener el hogar.
  7.- ¿Y puede trabajar la mujer? Sí, claro. Excepto que su marido le ponga una objeción válida (Por ejemplo, si para el trabajo ella se tiene que quitar el hiyab y tiene que pasar la mayor parte del día fuera de la casa, el hombre puede objetarle esto y ella tiene la obligación de respetar las decisiones del marido, como dijimos antes). Lo que gane con su trabajo es exclusivo de ella: ella no tiene obligación de compartirlo ni de usarlo en los gastos de la casa y su manutención. Y aunque ella gane más dinero que el hombre, la obligación de mantener la casa y todos los gastos de la esposa sigue siendo del hombre.
  8.- ¿Y con las tareas domésticas qué pasa? No son obligación de la mujer. Ella puede pedir al marido el pago de un sueldo por realizar esas tareas o puede dejar que las haga el hombre o que él contrate a alguien para hacerlas.
  9.- ¿Y qué pasa con los hijos? La obligación de mantener a los hijos es del hombre. Y en caso de divorcio, la tenencia es del padre. Quizás alguno considere esto como una violación a los derechos de la mujer, pero es la única forma de garantizar que el hombre se haga cargo de sus hijos. Claro que el hombre puede arreglar en el divorcio que la madre tenga a los hijos, pero deberá pasarle una renta por la alimentación y los gastos de ellos.
 10.- ¿Y qué pasa con la poligamia? Lo vamos a tratar más en detalle a continuación:
Poligamia : un tema usado para la polémica

Dice el Corán :
  “Si teméis no ser equitativos con los huérfanos, entonces casaos con las mujeres que os gusten : dos, tres o cuatro. Pero si teméis no obrar con justicia, entonces con una sola...”  (4:3)

  Esta aleya autoriza la poligamia limitando el número a 4 esposas como máximo y remarcando que el hombre debe ser equitativo con ellas. De otra manera, que tenga una sola esposa.

  ¿Qué implica ser equitativo con ellas? Que debe ofrecerles a cada una el mismo trato, las mismas comodidades y debe distribuir su tiempo por igual entre ellas, sin mostrar ningún favoritismo. Las mujeres en un matrimonio polígamo viven en casas separadas y el hombre debe tener una solvencia económica que le permita mantener más de un hogar. La poligamia no consiste en tener varias mujeres para entretenerse y divertirse, sino varios hogares bajo la responsabilidad de uno, situación que no todo el mundo puede sobrellevar.

   Lo primero que cabe acotar es que el Islam no legaliza un tipo de matrimonio no practicado antes, sino que en realidad establece un límite para el matrimonio poligámico, practicado desde muy antiguo en los pueblos de Medio Oriente. Recordemos que muchos Profetas del Antiguo Testamento tenían varias esposas, incluso mucho más de cuatro. David (P) tuvo como 100 esposas y Salomón (P) unas 400. Y nadie niega la proximidad a Dios y elevado grado espiritual de estos dos Profetas ancestros de Jesús (P).
  El tema de la poligamia no debe separarse de otros temas : la licitud del divorcio en el Islam, la prohibición de la prostitución y de la pornografía, y el severo castigo a los adúlteros. Entonces vamos a tener un panorama más amplio.

  ¿Cómo es esto? Veamos : en el Islam se autoriza al hombre divorciarse de su esposa y llegado el caso, hasta tener más de una esposa legal. Y se le prohíben estrictamente toda relación fuera del matrimonio, lo cual está duramente penado. Pues el musulmán no tiene excusas para una relación extramatrimonial. Si no está conforme con su esposa, tiene el camino del divorcio. Y en última instancia, puede (si su economía se lo permite) tener más de una esposa. En definitiva, esto brinda una sexualidad abierta, oficial, legal ante Dios y la sociedad. Se prohíben estricta y severamente toda relación fuera de esto.

  El cristianismo en cambio estableció las normas a la inversa : se autoriza sólo un casamiento, se prohíbe su disolución y por otro lado las relaciones extramatrimoniales en principio no son claramente condenadas, y finalmente son miradas con indulgencia con tal de no llegar al divorcio. La misma prohibición del divorcio hizo que muchas parejas convivieran gran parte de sus vidas sin poder contraer un matrimonio legal. Al alterar las normas de Dios empujaron al hombre a situaciones ilegales. Esto porque ellos se basaron en las costumbres romanas y no semíticas. Los romanos paganos pre-cristianos seguían esta conducta: eran monógamos, no se divorciaban y como “compensación” practicaban toda clase de relaciones extramatrimoniales ilegales.

  Finalmente llegamos a la situación actual de occidente (al que no se lo puede calificar enteramente de “cristiano”), donde todo tipo de relación es autorizada : relaciones prematrimoniales, extramatrimoniales, cambios de parejas, homosexualidad, divorcios, etc. Las parejas prefieren convivir sin casarse para no tener que realizar trámites de divorcio. El adulterio es algo tan común que muchas mujeres llegan al divorcio cansadas de que sus maridos tengan amantes. Y muchos hombres les proponen abiertamente a sus esposas la poligamia, pues ellos no quieren dejar a sus esposas pero desean poder convivir con una amante reconocida y admitida como tal por parte de su esposa legal. En EEUU se han establecido más de 100.000 casos de poligamia concretas y definidas, a pesar de que la ley no la aprueba. Y no hablamos de relaciones ocasionales, de adulterio, fornicación, prostitución etc, sino de matrimonios polígamos.

  Ustedes entre sus propias amistades, ¿no conocen ningún caso de relaciones adúlteras, de hombres o mujeres que engañan a sus parejas con relaciones ocasionales o en algunos casos, vínculos estables con otras parejas?  Yo no soy una persona de andar averiguando sobre la vida íntima de los vecinos y conocidos, y sin embargo conozco varios casos de mujeres que expulsaron de sus casas a sus maridos al descubrir que tenían amantes, o al cansarse de ser engañadas, o al descubrir que ya la amante del marido estaba embarazada (lo cual implicaba no ser una relación ocasional). Conozco casos de mujeres relacionadas con hombres casados (sabiendo que lo eran) y casos concretos de “poligamia” (entre comillas, pues no es legal) donde ambas mujeres saben de la existencia de la otra y lo aceptan. Para empezar, ¿qué papel juega una amante? ¿No es acaso una segunda esposa no reconocida, ilegal? ¿Cuántas mujeres en occidente aceptan ser las segundas mujeres frecuentadas en secreto por hombres casados? ¿Y cuántas esposas saben que sus maridos tienen amantes y toleran vivir en tal situación? ¿Realmente no conocen casos concretos entre sus conocidos?

  En este marco, occidente llega a la cumbre de la hipocresía al mostrarse horrorizados por la poligamia practicada en el Islam, poligamia que si bien es legal, se practica mucho menos que en las sociedades occidentales. Pues los matrimonios poligámicos entre musulmanes son mucho menos corrientes que los vínculos extramatrimoniales estables que mantienen los hombres en occidente.

  Visto de una manera objetiva e imparcial, la poligamia es en realidad una manera de defender a la mujer. Es un derecho de la misma mujer más que del hombre. Pues en realidad los hombres no desean tener 2 o 3 esposas : desean tener una esposa y 2 o 3 amantes con quienes tengan relaciones pero para quienes no tengan ninguna responsabilidad. La poligamia implica mayor responsabilidad para el hombre y son muy pocos los que pueden llevar adelante esta carga. De ahí que el Islam remarca que el estado ideal es la monogamia, mientras que la poligamia es sólo una excepción válida para algunos pocos casos determinados.

  Lo mismo ocurre con el divorcio, que si bien es permitido en el Islam se practica mucho menos que en occidente, donde la religión mayoritaria (el cristianismo) lo prohíbe terminantemente. El grueso de los musulmanes se casan una sola vez y no se divorcian. Y tienen matrimonio felices, sin los problemas y conflictos que agobian a las parejas de occidente. ¿Existen casos de infelicidad, de desdicha, de hombres que maltratan a sus esposas o viceversa, de separaciones, de problemas de parejas? Por supuesto que sí, igual que en el resto del mundo. Pero en un lugar donde todas las normas islámicas se encuentran vigentes, en primer lugar no hay alcoholismo ni drogadicción, que es un factor muy importante en los maltratos y abusos dentro de la pareja. En segundo lugar, no hay pornografía ni prostitución ni tantas facilidades para caer en el adulterio como ocurre en las sociedades occidentales. No existe tanta intimidad entre hombres y mujeres que no sean parientes cercanos. Esto reduce considerablemente las posibilidades de caer en una situación ilegítima, una relación extramatrimonial. En tercer lugar, estas relaciones son muy duramente penadas y castigadas, y todos lo saben bien. Por lo tanto, no se corre el riesgo de pasar un momento de vergüenza nada más y de romper la propia familia, sino que la persona puede ser condenada incluso a muerte, lo cual es muy severo y hace que muchos ni siquiera piensen jamás en cometer adulterio.

  Uno puede plantear que los sentimientos no son controlables, que uno se puede enamorar perdidamente de otra persona, etc., etc., etc... Bueno: el Islam permite la poligamia y un hombre puede casarse con una segunda esposa llegado este caso.

  ¿Qué sucede si la primera esposa no quiere esto? Se puede divorciar.

  Y la gran pregunta que siempre formulan: ¿Por qué la mujer no puede tener dos o más maridos? La respuesta es simple. Primero, es el hombre quien debe mantener el hogar, y a veces una situación económica posibilita al hombre mantener dos o tres hogares, pero es ridículo que hayan 2 o 3 hombres manteniendo un mismo hogar. En segundo lugar, si la mujer queda embarazada no sabría quién es el padre con certeza. Para esto, cuando una mujer tiene relaciones con un hombre, para poder tener luego con otro hombre (si enviuda o se divorcia del primero) debe pasar un período de espera de 4 meses. Si una mujer tuviera 2 esposos, debería esperar 4 meses entre uno y otro, lo cual es injusto tanto para la misma mujer como para los maridos. Uno podría decir que no hace falta tanto tiempo, que puede pasar un mes con cada uno. ¿Acaso no sería de igual manera injusto para el hombre que tiene que esperar un mes para estar con  su esposa?  Y finalmente se podría decir que ese hombre podría a su vez tener otras mujeres y así no esperar. Pero esto ya no es un matrimonio sino una comunidad donde todos están casados con todos. En estos casos surgirían innumerables problemas, como por ejemplo el parentesco entre los hijos (que después no podrían casarse entre sí por ser todos medio hermanos) o los problemas de la herencia.

  El Islam es un conjunto integral de leyes y normas donde todas las piezas encajan unas con otras a la perfección. Si se pretende modificar un asunto contrariando la Sabiduría de Dios al establecerlo, se caen en un sinnúmero de problemas que conllevan injusticias y opresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario