5/3/13

Lecciones de Islam XXX: El Yihad


Por Abdallah Yusuf de La Plata



Lección 30:  El combate (“yihad”)

En el Nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso

 Se trata del esfuerzo, el trabajo y la lucha que el creyente realiza por el Islam, por la Causa de Dios. Tiene dos aspectos conocidos en la Tradición islámica : uno interno, que es la lucha por la purificación del alma y el esfuerzo por llevar adelante los Mandatos de Dios (“yihad al akbar” o gran combate : es el más importante) ; y otro externo, que se realiza con las armas y es para la defensa del territorio islámico (“yihad al asgar” o combate menor). Tiene estrictas normas y reglas, y debe ser conducido por un líder sabio y justo : el Imam (P) o un muytahid que lo represente.

  El “yihad” es una de las cuestiones por la cual el Islam es más atacado e injuriado. Representa el espíritu combativo de los musulmanes y su resistencia ante la opresión y tiranía. Los musulmanes no se resignan a ser subyugados, sino que resisten y se defienden con las armas si es necesario. Por esto son acusados rápidamente de “terroristas”, “asesinos”, “locos fanáticos”, etc. Cuando en realidad, un análisis objetivo e imparcial de los hechos demostraría con facilidad que las acciones de “yihad” de los musulmanes en realidad son heroicos actos de resistencia y lucha de pueblos que se enfrentan contra potencias invasoras y agresoras, y en general lo hacen en inferioridad de condiciones. En cuanto a ciertas acciones que la gente aborrece como los atentados terroristas ocurridos fuera del territorio islámico, una investigación objetiva e imparcial de los hechos demuestra que en la casi totalidad de los mismos no se ha demostrado una verdadera participación de grupos islámicos y no hay verdaderas pruebas sobre la participación y culpabilidad de los musulmanes al respecto. La gran mayoría de dichos atentados terminaron justificando nuevos ataques e invasiones a países islámicos, por lo que en realidad los musulmanes han sido las víctimas en tales sucesos. En consecuencia, al observar quiénes han resultado beneficiados y quiénes han sido perjudicados con los atentados terroristas fuera del territorio islámico, las sospechas sobre la verdadera culpabilidad se aleja de los musulmanes y se aproxima a los enemigos del Islam.

Islam y el terrorismo.

  El Islam, contrariamente a lo que dice la propaganda antiislámica en occidente tratando de establecer una imagen falsa y distorsionada de los musulmanes, es una religión de paz, tolerancia, justicia y respeto por los derechos. Es una religión que respeta la vida en todos los aspectos, en el sentido más profundo que esta frase pueda alcanzar a tener. Este respeto y consideración se encuentra tan arraigado en los principios elementales de esta noble religión que a lo largo de la historia la conducta en general de los musulmanes se ha mantenido en esta misma dirección.

      A.- La compensación por una vida.

  Ninguna vida es menospreciada en el Islam. La legislación islámica establece un sistema de compensación para indemnizar cualquier tipo de daño que una persona pueda realizar contra otra. Cuando alguien de manera intencional mata a una persona o realiza una acción para matar (por ejemplo, coloca una bomba o realiza un atentado terrorista), se considera un crimen intencional y la persona debe pagar vida con vida. Si la persona realiza una acción sin intención de matar, por ejemplo empuja a una persona y al caer esta muere, es un homicidio simple y no conlleva pena de muerte. Si la muerte fue accidental, por ejemplo una persona dispara para cazar un animal y termina matando por accidente a una persona, tampoco lleva la pena de muerte. Pero ninguna muerte queda sin compensación. Se debe pagar una indemnización a los familiares de la víctima, por más que se trate de un accidente. Incluso si quien comete la acción es un demente o un niño (a quienes no se les castiga por su acción), sus responsables deben pagar la compensación por lo que hicieron ellos.
  La compensación por una vida de un musulmán libre es de mil dinares (el valor del dinar es difícil de establecer con precisión; se calcula entre 20 y 40 dólares). También puede establecerse en objetos: cien camellos o doscientas vacas, o mil ovejas, o doscientos vestidos cada uno consistente en dos partes. También está establecido el valor compensatorio por lesiones provocadas accidentalmente, que puede ser equivalente al valor de una vida o menor, según el caso. En cuanto a las lesiones provocadas intencionalmente, ellas conllevan el talión.
  El punto en cuestión es que ninguna vida es menospreciada en el Islam y ningún derecho es desconsiderado. El valor de una vida es algo sagrado en las enseñanzas islámicas, y si bien nada puede compensar una vida, la ley islámica nunca deja de indemnizar a los familiares por su pérdida.


         B.- Atentados terroristas.

  Por lo expuesto anteriormente resulta claro que en el Islam es ilícito realizar acciones terroristas que impliquen muertes sin determinadas consideraciones que pasamos a detallar.
  Existen casos en los cuales estos atentados son acciones de guerra ("yihad"). Por ejemplo, los realizados dentro del territorio islámico invadido por una fuerza de ocupación extranjera, como pueden ser los casos de El Líbano, Palestina, las bases norteamericanas en distintos puntos del Golfo, Irak, Afganistán, etc. Estos atentados son acciones de resistencia contra objetivos militares y fuerzas de ocupación. Son actos de guerra y como tales no sólo son lícitos sino que es un deber de los musulmanes defender el territorio invadido y atacado. Muchas veces estos actos son expuestos como acciones de violencia malvada y sangrienta, en tanto que aquellos actos que se realizan contra los musulmanes son presentados como "acciones de represalia" o "guerra preventiva" o similares, en tanto que son actos de agresión, invasión y ataque contra poblaciones civiles. Todo depende de la manera de presentar una información.
  Existen otras acciones que se realizan fuera del territorio islámico. Estos son verdaderos atentados terroristas donde se coloca un explosivo y se provoca una acción con muerte indiscriminada de personas para provocar el miedo. Este tipo de acciones es absolutamente prohibido en el Islam. Cabe destacar que, en primer lugar, no existen grupos islámicos que hayan reivindicado actos semejantes fuera de países musulmanes. Los atentados que tuvieron lugar en Argentina, por ejemplo, de los cuales se acusó al Hizbollah, no fueron reivindicados en absoluto por este grupo ni por ningún otro grupo libanés ni musulmán de otro origen, y tampoco hubo ni hay pruebas que involucren a ningún grupo islámico ni a ningún musulmán independiente en estos casos. Sólo las acusaciones de Israel y de los grupos sionistas y sus aliados. Lo mismo para los atentados producidos en Africa contra embajadas norteamericanas, por los cuales se acusó a grupos islámicos sunnitas y en represalia se bombardeó Sudán y Afganistán. Tampoco por los ataques del 11 de Septiembre en EEUU, por los cuales se acusaron a integristas musulmanes (sin pruebas o más bien con evidentes pruebas plantadas y falsificadas) y se bombardeó todo un país (Afganistán) provocando un cambio de gobierno con miles de civiles inocentes muertos y miles de soldados que se entregaron, muertos luego en ejecuciones masivas... Y actualmente hay cientos de prisioneros, muchos de ellos recluidos de manera ilegal en Guantánamo donde se los tortura a diario (el ex embajador afgano en Paquistán, conocido por haber sido vocero del gobierno talibán en el exterior durante los ataques de EEUU y sus aliados, fue muerto bajo tortura en Guantánamo...). En ninguno de estos casos hubo pruebas reales y concretas contra grupos islámicos ni la reivindicación demostrada de ningún musulmán. Incluso en  el más reciente atentado del 11 de Marzo en España, la acusación a los grupos islámicos se basa en una carta con una supuesta reivindicación, carta que en un principio fue desechada por ser considerada falsa y luego (al no tener otra cosa en la mano) se la tomó como verdadera. Esto sumado a que los presuntos culpables murieron todos al "suicidarse" cuando les tendieron una emboscada, pone todo el asunto en una situación muy sospechosa y de baja credibilidad. Sobre todo cuando los culpados presuntamente son marroquíes involucrados en el tráfico de drogas. ¿Qué tiene de relación el integrismo religioso y una actividad que la religión misma prohíbe y condena como el tráfico de drogas?
  Pero supongamos que un grupo musulmán fuera culpable de estos atentados... ¿Acaso esto significa que el Islam como religión promueve y avala este tipo de acción? No, de ninguna manera. El Islam prohíbe terminantemente este tipo de acción con la muerte de civiles inocentes. No existe nada en el Corán ni en la Sunnat que autorice esto. Y si algún musulmán piensa que está permitido hacerlo, su equivocación no implica que el Islam lo haya autorizado. EEUU es una nación mayoritariamente cristiana y sus gobernantes suelen estar muy involucrado con distintos pastores evangelistas. El hecho de que ellos ataquen a poblaciones civiles y asesinen indiscriminadamente gente inocente, ¿significa acaso que el cristianismo avala estas matanzas? No, no lo hace. Del mismo modo, si un grupo de musulmanes comete un acto criminal, esto no significa que el Islam avale la muerte y el terrorismo. Una cosa es lo que un musulmán haga y otra aquello que el Islam ordena hacer. El Islam ordena la justicia, el respeto por los derechos y por la vida. Si un musulmán comete un acto de injusticia, no es el Islam el culpable.
  De todos modos, insistimos en que no hay pruebas reales que involucren efectivamente a musulmanes en los atentados terroristas en occidente. Sólo la acusación de algunos gobiernos interesados en justificar su invasión a determinados países. Las presuntas amenazas de Al Qaeda no pueden ser consideradas con seriedad, partiendo de la base que su autenticidad no puede ser confirmada. Y si analizáramos el origen del grupo Al Qaeda, íntimamente vinculado a la CIA, tendríamos que pensar que el verdadero terrorismo proviene de esta agencia de inteligencia de Norteamérica y no de los musulmanes. Porque nadie ignora que el grupo originalmente fue formado y entrenado por la CIA, como nadie ignora los grandes intereses económicos que giran entorno de las familias de Bush y Bin Laden y los estrechos vínculos entre ambas.



          C.- El derecho a la venganza.

  Existen algunos acusadores contra el Islam que argumentan que los musulmanes hacemos estos atentados porque consideramos que tenemos el derecho a la venganza por la sangre inocente derramada en los pueblos musulmanes. Si EEUU arroja bombas sobre población civil inocente, supuestamente el talión nos permitiría arrojar bombas sobre sus ciudades y matar a sus civiles, tal como ellos matan a los nuestros.
  Este tipo de argumentación en realidad no es islámica y no la aplican los musulmanes sino los sionistas y sus aliados norteamericanos. Son EEUU e Israel quienes aplican estas acciones que ellos llaman "represalias" argumentando que están en su derecho de matar civiles inocentes cuando mueren sus ciudadanos en algún atentado. Así, los 3.000 muertos en los ataques del 11 de Septiembre les dio a EEUU el "derecho" de atacar Afganistán y matar a miles de ciudadanos inocentes afganos. Lo mismo hace Israel con los ciudadanos palestinos a quienes reiteradamente mata de manera indiscriminada argumentando supuestas acciones de represalia y de prevención.
  En realidad, estas acciones son propias de una política de "patoterismo" con una prepotencia y soberbia apartada de las normas islámicas, política que usan algunos países de occidente como EEUU y otros poderosos. No se trata de un acto de justicia ni nada parecido, sino que es una respuesta basada en la razón de la fuerza.

  ¿Qué establece la ley de talión? Vida por vida, ojo por ojo, diente por diente. Esto suele interpretarse como una venganza, pero en realidad es un acto compensatorio. Cuando alguien mata a un inocente, debe pagarlo con su vida. Esto es el talión. Pero decir que cuando el ejército de un país mata a un civil inocente existe el derecho de matar a un civil de ese país, es algo incorrecto. Esto no es talión. Vida por vida no significa que debamos matar a un inocente para compensar la muerte de un inocente. No: se debe ejecutar al culpable de la muerte, no a un inocente. La ley de Dios nunca establece un acto de injusticia. Un acto que está mal no puede repararse con otro que está mal. Una muerte injusta no se repara con otra muerte injusta. Este es un pensamiento equivocado. Si el ejército de un país arroja bombas contra población civil asesinando inocentes, lo correcto sería que el país pague la indemnización y que los responsables de tales acciones sean ejecutados por crimen de lesa humanidad.

  Si alguien dice que a EEUU e Israel es imposible hacerles pagar las indemnizaciones de sus actos y que entreguen a los culpables para ser juzgados y ejecutados, esto es cierto. Pero el hecho de que no se pueda aplicar la justicia no autoriza a nadie a utilizar cualquier método para castigarlos. No se logra alcanzar la justicia por métodos y caminos injustos. La justicia es el valor sagrado que el hombre debe buscar y tratar de implantar. Esto no se logra con acciones de opresión y maldad. Además, no se puede castigar a alguien por lo que haya hecho otra persona. No es correcto desde ningún punto de vista.

  Si alguien dice que las superpotencias se encuentran en una superioridad de armas tan grande que no se las puede enfrentar de igual a igual, no se las puede combatir de frente, y que por eso es necesario recurrir a acciones terroristas, decimos que este argumento es relativo. Si las acciones son en un territorio ocupado contra fuerzas hostiles de ocupación y objetivos militares, entonces es correcto: es un acto de yihad y es lícito, permitido en el Islam y por cualquier norma de derecho internacional. Incluso la razón lo aprueba. No es lógico ni natural que alguien acepte ser atacado e invadido sin defenderse como pueda. Pero si se trata de una acción en los propios países de los enemigos, lejos de la zona de conflicto, contra civiles inocentes en una acción que provoca muertes indiscriminadas (donde pueden morir niños, mujeres embarazadas e incluso hasta creyentes que se encontraban casualmente en el lugar), entonces es un acto de terrorismo el cual es ilícito.



      D.- El respeto por la vida en el Corán.

  Vamos a ver algunas aleyas del Sagrado Corán que mencionan todos los puntos que hemos expuesto antes. Para empezar, mencionaremos una aleya que suele utilizarse para argumentar que el Corán apoya la matanza de inocentes:

    "Matadles dondequiera que los encontréis. Y echadlos de donde ellos os han expulsado (la Meca). Pues la tentación (separación o división) es más grave que el homicidio. Pero no los combatáis en las cercanías de la Mezquita Sagrada (en el Santuario o "Haram") hasta tanto no os ataquen allí. Entonces, si os combaten, ¡matadles! Esta es la retribución de los incrédulos."  (2:191)

  Para empezar, lo justo sería mencionar esta aleya junto con la anterior y la posterior, y no sacarla de contexto. Veamos las 3 aleyas juntas :

"Y combatid en el Camino de Dios contra aquellos que os combaten. Y no seáis opresores violando los límites. Pues Dios no estima a los agresores. Matadles dondequiera que los encontréis. Y echadlos de donde ellos os han expulsado (la Meca). Pues la tentación (separación o división) es más grave que el homicidio. Pero no los combatáis en las cercanías de la Mezquita Sagrada (en el Santuario o "Haram") hasta tanto no os ataquen allí. Entonces, si os combaten, ¡matadles! Esta es la retribución de los incrédulos. Pero si se abstienen (de agredir, dejadlos). Porque Dios es el Indulgentísimo, el Misericordiosísimo." (2:190 a 192)

  Vemos claramente que Dios prohíbe ser agresor atacante, y establece el combate contra quienes atacan a los musulmanes. Establece también que el ataque debe ser en la medida de la agresión y que si dejan de agredir hay que cesar los ataques. Es decir, Dios establece una forma de "yihad" que debe ser seguida y considerada. Para hacer esto de manera correcta, es necesario la guía de un líder justo y recto. También dice que la tentación, la corrupción, el desviar a la gente del Camino Recto es peor que matar, pues hace que la gente pierda su destino final en el otro mundo.  De cualquier forma, es claro que esta expresión “¡Matadles!”  se refiere a “aquellos que os combaten”, lo cual se entiende perfectamente al leer las aleyas juntas tal como las expusimos. Y es claro también que no es para quienes se abstienen de agredir a los musulmanes. Es decir que no se trata de una orden de exterminar a los no musulmanes, tal como pretenden argumentar los enemigos del Islam.

  Veamos otra aleya :

"Un creyente no puede matar a otro creyente, a menos que sea por error. Y quien mate a un creyente por error deberá manumitir a un esclavo creyente y pagar el precio de sangre a la familia de la víctima, a menos que ella renuncie al mismo como limosna. Y si la víctima era creyente y pertenecía a gente enemiga vuestra, deberá manumitir a un esclavo creyente. Pero, si pertenecía a gente con la que os une un pacto, el precio de sangre debe pagarse a la familia de la víctima, aparte de la manumisión de un esclavo creyente. Y quien no disponga de medios, ayunará dos meses consecutivos, como expiación impuesta por Dios. Dios es Omnisciente, Sabio".  (4:92)

  En este caso se habla de una muerte accidental, no intencional sino por error. Para el homicidio intencional, se prescribe el Talión :

"¡Oh, creyentes! Se os prescribe la Ley del Talión en los casos de homicidio: libre por libre; esclavo por esclavo; mujer por mujer. Pero si a alguien se le perdona la pena por parte de su hermano (en la religión), siguiendo el camino bien conocido, conforme al uso (cambiando la pena del Talión por una indemnización en concordancia con el estado de quien debe abonarla), él (el asesino) deberá pasar la indemnización (a quien le corresponda, sin descuidar este asunto). Y esto es un alivio y una Misericordia de parte de vuestro Señor. Quien luego de esto viole la ley, sufrirá un Castigo doloroso. En (la aplicación de) la ley del Talión existe vida para vosotros, ¡oh, poseedores de intelecto! Quizás así seáis piadosos."  (2:178 y 179)

  El Talión se aplica a quien realiza el acto de opresión e injusticia, a quien realiza la agresión, no a sus parientes ni a sus vecinos, ni a civiles inocentes del mismo pueblo del agresor. Dice el Corán:

  "Si alguien os agrediera, agredidle en la medida que os agredió. Temed a Dios y sabed que Él está con los que le temen".   (2:194)

  Un acto de guerra es una cosa, y una acción de terrorismo es otra muy diferente. Aplicar el Talión en casos de homicidio es un asunto y desquitarse matando en forma indiscriminada es algo diferente. Dios no autoriza la muerte de un inocente. Los Profetas (P) nunca lo hicieron:

  "Y reanudaron ambos la marcha, hasta que encontraron a un muchacho y le mató. Dijo: "¿Has matado a una persona inocente que no había matado a nadie? ¡Has hecho algo horroroso!"..."  (18:74)

  Aquí se narra la historia de Moisés (P) junto al Jidr (P), su maestro. El Jidr (P) era una personalidad muy especial, con una relación muy particular con Dios, y actúa bajo la Orden de Dios cumpliendo Su Voluntad Altísima. Pero Moisés (P) juzga esta acción de acuerdo a los parámetros humanos justos, y dice que la muerte de un inocente es "algo horroroso". Alguien puede alegar que por su parte Moisés (P) también mató a una persona en Egipto. Sin embargo, esta muerte fue accidental y él mismo la critica.

  Veamos otra aleya del Corán :
  "Por esta razón, prescribimos a los Hijos de Israel que quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad. Y que quien salvara una vida, fuera como si hubiera salvado las vidas de toda la Humanidad. Nuestros enviados vinieron a ellos con las pruebas claras, pero, a pesar de ellas, muchos cometieron excesos en la tierra".  (5:32)

  La muerte de un inocente de un delito muy grave ante Dios. Y Dios prescribe siempre lo justo y bueno:

  "Dios prescribe la justicia, la beneficencia y la liberalidad con los parientes. Prohíbe la deshonestidad, lo reprobable y la opresión. Os exhorta. Quizás, así, os dejéis amonestar".  (16:90)

  "... Dios ama a los que observan la equidad."  (49:9)


  Hemos visto hasta aquí algunos asuntos referidos al tema del “yihad”. En la siguiente lección para completar este tema veremos cómo ocurrió este yihad en la época de nuestro Profeta (BPD) para responder a una acusación común contra los musulmanes: que el Islam se expandió “por la espada”. Veremos si fue así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario