4/3/13

Lecciones de Islam XXVI: El Calendario Islámico


Lección 26: El calendario islámico.


  Antes de pasar a la lección siguiente que es sobre la Peregrinación, vamos a hablar un poco de cómo es el calendario islámico, considerando que el ayuno de Ramadán (que vimos en la última lección) es el noveno mes del calendario, y la Peregrinación es en el mes decimosegundo.

  Los musulmanes utilizan un calendario lunar (igual que utilizan los judíos y los cristianos ortodoxos), en el cual el año se divide en doce meses cuya duración se basa en los ciclos lunares, yendo de luna nueva a luna nueva.

  El ciclo lunar dado por el movimiento de rotación de la luna alrededor de la tierra tiene una duración fija de 29 días y unas horas. Si extendemos una línea entre la tierra y el sol, el momento en que la luna pasa por esa línea se llama “conjunción” y el ciclo desde el punto de vista astronómico va de conjunción a conjunción. Al ocurrir la conjunción, si la luna se interpone justo entre la tierra y el sol ocurre un eclipse de sol.

  El inicio de cada mes del calendario lunar depende de la visualización de la luna nueva en el cielo luego de la puesta del sol, siendo la duración de cada mes variable entre 29 y 30 días. Cuando llega el día 29 del mes, al momento de la puesta del sol se observa el cielo buscando la luna nueva. Si se ve la luna, entonces al día siguiente es el primero del nuevo mes. Si no se ve la luna, el día siguiente es día 30 del mes en curso y el mes nuevo recién comienza al otro día.

  La ventaja del calendario lunar es que permite identificar el día del mes de acuerdo a la forma como se ve la luna, que depende de su posición relativa con el sol (pues lo que vemos es el reflejo de la luz del sol sobre la superficie lunar). Si la luna es nueva, muy finita y se observa poco después de  la puesta de sol en el oeste, es el primer día del mes. Si la luna es llena, bien redonda, y se observa en el momento de la puesta del sol en el este, es el día 15 del mes. Si se observa una luna como la mitad de un círculo y en el momento de la puesta del sol está en el cenit, en la mitad del cielo, es día 7. Y así se pueden calcular los intermedios de acuerdo a la forma y posición de la luna. Obviamente que pasado el día 15 del mes, la luna ya no se verá en el momento de la puesta del sol: hay que buscarla en el momento de la salida del sol y ver su ubicación y forma. Si al momento de la salida del sol, la luna está en el oeste y es casi redonda, es día 16 o 17. Si está en el cenit y es la mitad de un círculo (luna menguante) es día 21 del mes. Y así se pueden calcular los días intermedios con bastante precisión.

  El año del calendario lunar consta de 12 meses de 29 o 30 días y tiene 11 días menos que el año del calendario solar (que tiene meses de 30 o 31 días, excepto Febrero que es de 28). Así, cada 3 años el calendario lunar se corre un mes respecto del calendario solar.
  Antes del Islam, los árabes ya usaban este calendario, así como también tenían en la ciudad de la Meca un templo muy destacado en toda la zona, la Kaaba, que había sido construido por Abraham con su hijo Ismael (la Paz sea con ambos).

   Recordemos un poco la historia: Abraham no podía tener hijos con su esposa, Sara, y ella le dice que tome como mujer a una sirvienta egipcia que tenían, llamada Agar. Abraham toma a Agar como segunda esposa y tiene con ella un hijo llamado Ismael. Entonces Dios le ordena a Abraham dejar a Agar y a Ismael, que era un bebé, en un lugar del desierto. Al quedarse sola, Agar deja al bebé en el suelo y corre entre dos colinas buscando agua. Entonces, en el lugar donde había dejado al niño, brota una fuente de agua con tanta fuerza, de una manera tan inusual para el desierto, que fue llamada “Zam zam” por el ruido que hacía el agua al emanar. Al brotar agua en el desierto, las aves del lugar empiezan a reunirse y los beduinos de la zona al ver las aves, se acercan buscando el agua y encuentran a la mujer con su bebé en aquel lugar solitario. Como el agua era tan abundante, se instalan ahí y fundan una ciudad: la Meca.

  Años después, Abraham regresa a esa zona y con su hijo Ismael edifican un Templo: una habitación en forma de cubo alargado llamada la Kaaba. Y establece un ritual que es la Peregrinación anual, indicando a los creyentes monoteístas de toda la zona que fueran a visitar ese templo.

  Así se estableció en el área la costumbre de visitar ese Templo una vez al año, costumbre que se extendió por toda la península árabe y aún más allá. Esta Peregrinación se realizaba (y aún hoy se realiza) en el duodécimo mes del calendario, llamado “Dhul Hiyyah”, “el mes de la Peregrinación” (se pronuncia “dul jích ya”).

  En aquella época, viajar por el desierto no era algo seguro. Había muchas tribus muy agresivas y también grupos que asaltaban a los viajeros, excepto que uno viaje con la protección de alguna tribu o de alguna personalidad importante. Para que la gente pudiera peregrinar con tranquilidad, se estableció como norma que todos los árabes de la región respetaban, que el mes de la Peregrinación (“Dhul Hiyyah”, último mes del calendario), el mes anterior y los dos meses siguientes fueran meses “sagrados”: meses en los que nadie podía atacar o agredir a nadie. Incluso si había guerras entre tribus, en esos meses había treguas que le permitía a cualquiera viajar hacia la Meca con seguridad.

  Como antes dijimos, entre el calendario lunar y el solar hay un desfasaje de 11 días que implica que cada 3 años el calendario lunar se corra un mes respecto del solar. En la época previa al Islam, los árabes agregaban un mes decimotercero al calendario, llamado “mes intercalar”  con el cual corregían esa diferencia entre calendarios. El asunto es que dicho mes no era “sagrado” y se interponía en el medio de los 4 meses sagrados, interrumpiendo las treguas y los acuerdos de seguridad para los viajeros. Era una trampa que usaban los árabes de esa zona, que no les avisaban a los viajeros que la protección se interrumpía y sorpresivamente los asaltaban en su camino de regreso a sus hogares.

  Cuando surgió el Islam, este mes se anuló y desde entonces el calendario lunar se corre respecto del solar 1 mes cada 3 años. Esto hace que haya una complicación para los asuntos de estado que se regulan de acuerdo a las estaciones del año, por ejemplo las cosechas en el campo, el calendario escolar y las vacaciones, etc. Por eso, en el caso de Irán existen 2 calendarios en uso: el calendario lunar para los asuntos propios de la religión y el calendario solar para los asuntos de estado. Irán posee un calendario solar diferente al calendario gregoriano usado en Occidente. El año comienza el 21 de Marzo con el primer día de primavera (como el país se ubica en el hemisferio norte, la primavera comienza el 21 de Marzo, cuando en el hemisferio sur comienza el otoño) y tiene 12 meses de 30 a 31 días, abarcando las 4 estaciones del año que termina el último día de invierno. Fue creado por el famoso poeta (que también era matemático, astrónomo y científico, aunque se lo suele conocer por sus poesías) Omar Khayyam (se pronuncia “caí ián”).

  ¿Cuándo comienza la cuenta de los años en el calendario islámico?

  Antes del Islam, los árabes tomaban un evento muy significativo y contaban el tiempo a partir de esa referencia. Por ejemplo, en una ocasión un rey del Yemen atacó la Meca con un ejército que llevaba un elefante delante de los guerreros. Ese año se conoció como “el año del elefante” y se tomó como referencia para otros eventos (y decían “a 2 años del año del elefante”, “a 5 años del año del elefante”, etc.). En el año del elefante nació el Profeta Muhammad (que en Occidente se llama “Mahoma” por la fonética turca, “Mahomet”, pero lo correcto es usar la fonética árabe: Mohamed o Muhammad. Se pronuncia “Mu jám mad”).

  El Profeta comenzó a predicar el Islam a los 40 años de edad. Recibió una fuerte oposición de toda la clase poderosa de la Meca que hizo que la vida para los musulmanes fuera imposible en esa ciudad. Como gente de distintos lugares de la península viajaban a la Meca con la costumbre de peregrinar, conoció personas de una ciudad situada unos 400 kilómetros al norte de la Meca, ciudad llamada “Yatrib”, y acordó con ellos mudarse con todos los musulmanes a esa ciudad, ya que ellos aceptaban el Islam. Así, 10 años después de empezar a predicar el Islam, emigró con unos 100 musulmanes a dicha ciudad que desde entonces empezó a llamarse “Madinatul Nabi”, “La ciudad del Profeta” o simplemente Medina.

  Esa emigración (“Hégira”) fue tomada como referencia para comenzar a contar el tiempo y con los años quedó establecida como el inicio del calendario musulmán. Fue un evento fundamental, ya que en ese momento los musulmanes que eran unas pocas personas muy pobres y poco conocidas logran establecer en esa ciudad el primer estado islámico a partir del cual se expandirían por todo el territorio. Medina era una ciudad ubicada en un territorio muy fértil, con muchas plantaciones de dátiles, en cambio la Meca estaba en una zona árida  y vivían fundamentalmente del comercio y de la Peregrinación (es decir, del turismo). Y para desgracia de la gente de la Meca, Medina estaba en medio de la ruta comercial a Siria, por lo cual para ellos era un peligro que los musulmanes se establecieran en ese lugar. Por eso, les declararon la guerra. Pero no pudieron impedir que el Islam creciera y los musulmanes aumentaran de número, al punto tal que 9 años después de que el Profeta emigrara de la Meca con 100 musulmanes, regresó con un ejército de 10.000 soldados y conquistó la Meca sin derramamientos de sangre: sus enemigos se rindieron ante aquella superioridad numérica. Pero el Profeta no se quedó en la Meca sino que ya vivía en Medina donde volvió, manteniendo la costumbre de peregrinar a la Meca una vez al año. Y el Islam creció tanto que 3 años después de la conquista de la Meca, toda la península árabe era musulmana. Y el Profeta hizo su última peregrinación 3 meses antes de morir) acompañado por 100.000 personas. Todos estos eventos históricos fueron registrados usando la Emigración o Hégira como referencia (“a 9 años de la Hégira”, “a 12 años de la Hégira”, etc…) y así quedó dicha referencia. Hoy estamos en el año 1.433 de la Hégira (se dice “Hégira lunar” para indicar que se refiere al calendario lunar y se abrevia con las letras HL, o simplemente con la H nada más).

  La semana del calendario islámico también tiene 7 días, con la diferencia de que el “día de descanso” es el viernes y no el domingo.

  El noveno mes del calendario islámico es “Ramadán”, el “mes de ayuno” en el cual los musulmanes durante las horas de luz del día (desde una hora y media antes de la salida del sol hasta un poco después de la puesta del sol) se abstienen de ingerir comidas y bebidas. Es el mes más importante del año para los musulmanes, junto con el mes de la Peregrinación (“Dhul Hiyyat”) que es el último mes del año. Al final del mes de Ramadán se realiza una de las fiestas más importantes del Islam, la “fiesta del desayuno” (en árabe “Aidul fitr”). Y 70 días después llega en el momento de la Peregrinación anual a la Meca la fiesta mayor llamaba “la fiesta del sacrificio” (en árabe “Aidul adha”, se pronuncia “adja”).

  En cuanto a la fecha del nacimiento del Profeta del Islam, ocurrió en el tercer mes del calendario, mes llamado “Rabial Auual”, algunos dicen que el día 12 de ese mes y otros dicen que fue el día 17.  Si hacemos una comparación con el calendario usado por Occidente, de mayoría cristiana, sería un equivalente a la Navidad. Aunque no se festeja como el caso de la Navidad, es una festividad que en gran parte del mundo musulmán se celebra con alegría y devoción.

  Otra fecha importante del calendario islámico son los diez primeros días del primer mes del año, el mes de Muharram, cuando ocurrió el martirio del nieto del Profeta, el Imam Husein (se pronuncia “Jusein”) el día 10 de Muharram, llamado “día de Ashura”. Si hacemos una comparación con fechas del calendario occidental, sería un equivalente a la “semana santa”: un momento de duelo, introspección, de lamento. Aunque lo conmemoran especialmente los shiítas, estos días también son especiales para los sunnitas.

Abdallah Yusuf de La Plata – Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario