4/3/13

Lecciones de Islam XXIV: El Zakat


Por Abdallah Yusuf de La Plata



Lección 24:  El zakat.

En el Nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso

El zakat o diezmo, "caridad obligatoria" como algunos llaman, es un impuesto que establece el Islam a determinados bienes cuando superan determinado límite (un "mínimo no imponible") que en sí no está establecido y puede variar según la persona y su ritmo de vida. Pues se cobra sobre lo que supera los gastos para el mantenimiento del individuo y su familia por un año. Es decir, se cobra lo que supera las necesidades del individuo.  Sería un impuesto a las ganancias o a la renta personal (impuesto a la riqueza).

El zakat es de las obligaciones más importantes de la religión islámica. En algunas aleyas del Sagrado Corán es mencionado junto a la oración. También figura en las tradiciones que no es aceptada  la oración de aquel que no paga el zakat.

El zakat se divide en dos partes:

-Zakat del cuerpo (del desayuno), que explicaremos más adelante.

-Zakat de la hacienda o bienes. Los bienes que pagan zakat son:

Cultivos: trigo, cebada, dátil y uvas.
Ganado: ovejas, vacas, camellos
Tesoros: oro y plata
Comercio: sobre las ganancias netas de las transacciones comerciales anuales (descontando todos los gastos y lo usado para el mantenimiento personal y familiar).

Estos bienes pagan "zakat". Alguno dirá: "¿Y si en lugar de trigo sembramos soja o maíz, no pagamos zakat? ¿O si criamos cabras en vez de ovejas? ¿O si atesoramos dólares en vez de oro y plata?" En tales casos no les cabe lo relacionado al cultivo, ganado y tesoro, aunque si hace transacciones comerciales deberá ver este asunto.
  En cuanto a la cantidad que se debe pagar en cada ocasión, esto lo fijan los libros de leyes prácticas de acuerdo al muytahid que se siga (según la Escuela a la que se pertenece).

POR EJEMPLO: El Ayatullah Sistani en su fatua, sobre el zakat de los cultivos dice:

Es obligatorio el zakat de estos elementos cuando alcancen un mínimo de 847 Kg. Si las plantaciones son regadas por el propio dueño, deberá abonar la vigésima parte de lo obtenido, es decir un 5%, mientras que si el riego es natural (por la lluvia y otros medios), deberá pagar el 10% como zakat.

En los países musulmanes, estos son los impuestos que en principio se cobran, pero un estado puede establecer otros impuestos según sus requerimientos.
Los que viven en países no musulmanes, si poseen estos bienes y quieren cumplir con los Mandatos Divinos, deben averiguar el tema con el sheij de la mezquita a la cual acuden.
El zakat tiene determinados usos muy específicos, como la ayuda a los pobres e indigentes, a los que tienen deudas y no pueden saldarlas, a los viajeros, para la construcción de mezquitas, escuelas, hospitales, caminos, etc.

Veamos un poco el “zakat” del cuerpo: el zakat del fin del ayuno que es un zakat que todos pagamos (excepto los que son muy pobres)

Zakat del ayuno.

"A"
Quien en el momento de la puesta del sol del día anterior al ´Id Al Fitr (es decir, el último día de Ramadán) fuese adulto, juicioso, se encuentre consciente y no sea pobre ni esclavo de otra persona, deberá pagar el zakat por él mismo y por las personas cuya manutención está a cargo suyo. El zakat es equivalente a 3 kg de la comida común en la ciudad donde habita: carne, arroz, pescado, etc., por cada persona.

"B"
En caso de que en dicho día hubiera huéspedes en la casa y comieran en ella con la autorización del dueño, el dueño deberá pagar el zakat por ellos.


¿A quién se le entrega el zakat?
  El zakat se debe entregar a alguien necesitado del mismo, que sea creyente y no lo gaste en cosas ilícitas. No se puede dar el zakat a alguien a quien uno tiene la obligación de mantener: por ejemplo, el hombre no le da el zakat a su esposa o sus hijos.  Tampoco se le da el zakat a un descendiente del Profeta (BPD): a ellos les corresponde otro impuesto llamado “jums” que mencionaremos brevemente a continuación.


    Jums o Quinto.

  Se trata de un impuesto que hoy existe en la Escuela Shiita: los hermanos sunnitas lo han eliminado de sus normas prácticas. Se trata de un 20% (la quinta parte) de determinados bienes como lo que se extrae de minería, las joyas extraídas del mar, los tesoros encontrados, los botines de una guerra y en general los excedentes de las ganancias laborales cuando superan los gastos anuales que tiene la persona (es decir, los bienes que puede acumular más de un año). Este dinero se entrega en forma puntual al Imam (P) quien lo distribuye, o en su ausencia, al representante que tome esto (el muytahid o su representante). Una parte del mismo está destinado a la familia del Profeta (BPD) y por esto ellos no reciben del zakat.

  Aparte de estas obligaciones, el musulmán siempre puede dar caridad y es muy recomendable que lo haga. Lo obligatorio está establecido para quienes poseen bienes abundantes, que exceden lo que necesitan para sus vidas, y es una forma de realizar una distribución de la riqueza para ayudar a los más necesitados. Estos impuestos religiosos fueron determinados y establecidos por Dios Mismo. Es un derecho que El ha otorgado a los que deben recibirlo (los pobres), y por consiguiente una obligación sobre quienes deben pagarlo (los ricos). Es el principio elemental para lograr una distribución de la riqueza más equitativa que permita terminar con el hambre y la miseria. Y es una gran prueba para toda la Humanidad. Porque las riquezas en el mundo abundan. Alcanza y sobra para todos. Pero Dios la distribuyó de manera desigual y luego puso estas normas para ver cómo nos comportamos al respecto. Es una prueba para nosotros y por la misma todos deberemos responder. Y cuanto más haya uno recibido de Bendiciones y Mercedes de riquezas en el mundo, más obligaciones tiene y más carga debe llevar. Así que piensen en esto a la hora de reflexionar sobre las causas de la miseria y la distribución tan desigual de las riquezas en el mundo.  Si toda la gente pagara lo que Dios manda de estos impuestos religiosos y este dinero fuera usado con justicia y sabiduría a través de un líder justo, no habría pobreza ni miseria en todo el mundo. Las inequidades y tremendas situaciones extremas que podemos ver en el mundo ocurren por la avaricia de quienes acumulan y no pagan lo que les corresponde de sus bienes y rentas extraordinarias.

Abdallah Yusuf de La Plata – Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario