23/3/13

La iglesia se reinventa sin soluciones de fondo


Por A´li Rida Eric Peralta

Primera Reflexión:

La iglesia se reinventa sin soluciones de fondo.

Por supuesto que no se encaminan a salvarnos de la enfermedad matando al enfermo, ensayan todo tipo de ingeniería, e incluso podrían avanzar en algunos cambios de método e incluso dogmáticos muchos de ellos vinculados a las necesidades del progresismo de las socialdemocracias tercermundistas, y de las izquierdas decorativas para las cuales la batalla cultural esta enmarcada en las demandas de una sociedad que ha sido diezmada en su espiritualidad, ahogada por el hedonismo y el consumismo más exacerbado.

Esta estructura sumida en la más profunda burocracia y aliada a los principales centros del poder, socia de primera linea de los organismos financieros, hace siglos que ha optado por los privilegios terrenales, sosteniendo meramente ceremonias que no representan autoridad espiritual ninguna.

El evangelio ha quedado relegado, sus virtudes y valores están a contramano de quienes lo "profesan", desde la jerarquía eclesiástica, esta disociación sostenida por siglos ha entrado en contrariedad principalmente con los fieles pobres y excluidos del mundo, que atravesados por las diversas crisis que persisten y se profundizan en la sociedad moderna, observan con indiferencia los preceptos fundamentales del cristianismo, convirtiendo su práctica religiosa y espiritualidad en una superchería con significaciones acordes a las necesidades y medida de las sociedades actuales.

La "nueva reforma" se impulsa sin más objeto que la de obtener la simpatía de los miles de millones de fieles que por un momento y a como de lugar reinventan su espiritualidad entrando en contacto con el gran proveedor en que se ha convertido occidente, reinventado una falsa espiritualidad con "pociones" que en general va a contramano de virtudes, valores y compromiso.

El divorcio de los de abajo con sus pastores a tenido sus momentos, la praxis de una iglesia del pueblo y enfrentada a los poderes promovida en el Concilio II a principio de los año 60 fue abortada por la misma estructura que hoy con el nuevo papa a la cabeza comienza a hablar de una "iglesia pobre de los pobres".

Hay quienes promueven en el seno de las luchas internas que atraviesa el "estado Vaticano" una reforma estructural, esto en el marco de las pujas de poder que salieron a la luz con el famoso Vatileaks, cuyas consecuencias pueden seguir sacudiendo a la iglesia en su conjunto, ya que el renunciante al pontificado, el alemán Joseph Ratzinger guardian de la ortodoxia durante el periodo de Juan Pablo II , figura en varios de los procesos contra abusos sexuales de los curas pedófilos.

A tal punto es la preocupación de lo que podrían generar estos procesos y denuncias ya públicas, que Benedicto XVI, ya no contando con la inmunidad que le daba su condición de "jefe de estado", seguirá protegido por su permanencia en territorio Vaticano, a pocos metros de donde residirá el nuevo Papa.

Los cambios estructurales que se proponen desde un sector, se sostienen afirmando que "la iglesia esta atrasada 200 años", en la urgencia por recuperar la autoridad espiritual perdida no sería mal intencionado pensar que se profundizaran algunos cambios sostenidos en preceptos que en su totalidad son la representación de la modernidad, y la legitimidad de buena parte de las prácticas que se han naturalizado en nuestras sociedades, naturalización que no necesariamente abraza la espiritualidad.

Dios quiera que la humanidad toda lo encuentre. Dios quiera.

Segunda Reflexión:


Francisco I, santa cruzada por la reinvención de los valores del occidente senil.

Ante la angustia que genera un mundo de creciente violencia e inseguridad, no esperemos cambios de fondo en la espiritualidad institucional de occidente, pueda ser que algunas decisiones papales y doctrinarias se orienten con modificaciones de actualidad, acomodadas a las necesidades de un mundo en crisis, en ese sentido podrán los representantes de las más altas jerarquías eclesiales permitirse tener una posición más pasiva con temas como el aborto, el llamado casamiento igualitario, el uso de anticonceptivos, y por supuesto lo que ya esta haciendo Francisco, hablar de una iglesia de los pobres, mostrarse con austeridad, incluso hasta tener una actitud consecuente de rechazo al lujo y confort del "estado Vaticano". Ya era hora.

Pero aunque la elección de la iglesia por los pobres, su sufrimiento, sus necesidades, sus esperanzas y sus luchas es por supuesto la más elemental tarea de la misión evangelizadora (por cierto con varios siglos de demora y unas cuantas traiciones y entregas del propio Bergoglio, entre otros destacados hombres de la santa sede), podríamos afirmar que en esta etapa de la humanidad se quedarían a mitad de camino, ya que la espiritualidad implica un programa integro de virtudes y valores para la vida pública y privada donde la formulación de "hacer el bien y prohibir el mal" no aparece en la agenda de las grandes corporaciones terrenales que se arrogan la representación de lo celestial.

La institucionalidad en crisis de las representaciones de occidente no traerá nada nuevo para los pueblos y comunidades del mundo que por siglos han sido obnubilados por los espejismos que adornaban la verdadera propuesta civilizatoria que padecemos, donde la religiosidad arrogante de occidente la mayoría de las veces a estado a contramano de la espiritualidad y directamente enfrentada a los desheredados y excluidos en la tierra.

La crisis actual no podrá resolverse con parches porque su origen tiene características diferentes a todas las anteriores ya que parte de un quiebre civilizatorio integral, que incluye factores ambientales, climáticos, energéticos, hídricos y alimenticios. En definitiva estamos asistiendo al agotamiento de un modelo de organización económica, productiva y social, con sus respectivas expresiones en el ámbito ideológico, simbólico y cultural.

Con la ayuda de Dios, y la atenta observación de las tradiciones y resistencias plasmadas durante siglos es que vamos a poder reinventar la civilización, la batalla cultural en cada rinconsito del planeta tierra contra el consumismo, el hedonismo y los vicios, van en ese camino.


*A´li Rida Eric Peralta, Secretario General de la OLA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario