8/3/13

Interconectividad bidireccional del petróleo/gas con los bancos trasnacionales anglosajones


Por Alfredo Jalife-Rahme


Durante la conferencia magistral La madre de todas las batallas: el petróleo y gas de México, celebrada en la sede de las izquierdas (www.youtube.com/watch?v=CW6z Ybgc2vE), dos de los puntos nodales versaron sobre, uno, la gran jugada del gas esquisto ( shale gas) por encima del petróleo como piedra de toque de la Estrategia Nacional de Energía (ENE) –que implícitamente acepta el nuevo director de Pemex, Emilio Lozoya, en sus entrevistas al periódico británico con disfraz español El País (25/2/13) y a The Financial Times (27/2/13)– y, segundo, la bidireccionalidad inextricable entre la bursatilización financiera y los hidrocarburos en el manejo de las añejas siete hermanas anglosajonas.

En el ranking por renta (revenues) de las sobresalientes 500 trasnacionales globales de la revista Fortune/Time, entre las 10 primeras aparecen siete petroleras (¡70 por ciento!), lo cual refleja el gran negocio geoestratégico/geoeconómico/geofinanciero del oro negro: 1) Royal Dutch Shell (angloholandesa: renta de 484 mil 489 millones de dólares, con ganancias por 30 mil 918 millones) 2.) Exxon Mobil (EU) 4) British Petroleum 5) Sinopec (China) 6) China National Petroleum 8) Chevron (EU) 9) Conoco Phillips (EU).

Cabe señalar lugares destacados: sitial 11: Total (Francia); 15: Gazprom (Rusia) 17: ENI (Italia) 23) Petrobras (Brasil); 34 (¡supersic!) Pemex; 35) Valero Energy (EU); 36: PDVSA (Venezuela); 40: Statoil (Noruega) y en un patético lugar 90: la española Repsol YPF, de la cual Pemex poseería casi 10 por ciento de las acciones devaluadas.

Resalta la irrupción de los BRICS tanto entre los primeros 10 lugares (2 de China) como en los sitiales 15 y 23.

Cuando se calcula a las trasnacionales más redituables varía sustancialmente el ranking: 1: Gazprom; 2: Exxon Mobil; 4: Royal Dutch Shell; 5: Chevron; 8: British Petroleum (BP). Petronas (Malasia) aparece en el sitial 12, mientras insólitamente Pemex exhibe pérdidas.

Las tres únicas empresas mexicanas entre las 500: lugar 34: Pemex (ingresos, 125 mil 344 millones de dólares); lugar 176: América Móvil (53 mil 510 millones de dólares), y CFE: lugar 470 (23 mil 480 millones de dólares).

La tecnología madura de Pemex, pese a su letal manejo, deja más de 2.3 veces que América Móvil de relativa reciente tecnología, que a su vez prácticamente remunera el doble de la desmantelada CFE.

The Financial Times (12/03/07), en un esquema revelador de 2005 (que hoy se ha abultado), exhibe el ranking de las reservas y producción tanto del petróleo como del gas y, más que nada, del manejo bursátil financierista que demuestra el control de Wall Street y La City.

Hoy las nuevas siete hermanas son estatales y literalmente desplazan en reservas de petróleo a las otrora siete hermanas anglosajonas privadas: 1: Aramco (Arabia Saudita: 260 mil millones de barriles) 2: NIOC (Irán:140 mil millones) 3: INOC (Irak:110 mil millones) 4: PDVSA (80 mil millones); y prácticamente entre 20 mil millones y 5 mil millones, lugar 5: PetroChina; 6: Gazprom; 7: Petrobras, y 8: Petronas.

Las reservas de petróleo de Exxon Mobil, BP y Royal Dutch Shell son patéticas y van desde 12 mil millones hasta 5 mil millones.

La producción de petróleo no varía tanto en relación con las reservas y el ranking de las cuatro anglosajonas que vienen prácticamente a la par de PDVSA, PetroChina y Petrobras.

En cuanto al gas, la brecha de reservas entre las nuevas siete hermanas estatales aplasta prácticamente a las cuatro anglosajonas. Con la notable excepción de Gazprom (con más de 50 mil millones de pies cúbicos), se pudiera aducir que las cuatro anglosajonas van a la par de NIOC y Aramco, y hasta de Petronas.

Es evidente que las reservas de petróleo y gas marcan ya la pauta de la producción que favorece apabullantemente a las empresas estatales por encima de las cuatro grandes privadas anglosajonas en preocupante caída libre.

Pero lo notable radica fundamentalmente cuando se abordan las finanzas (cifras de 2005), en donde las cuatro anglosajonas, debido a su bono hegemónico global, rebasan insólitamente a las nuevas siete hermanas estatales tanto en petróleo como en gas, ya sea por renta (revenues), ya sea por ingreso neto (net income).

Renta de las cuatro anglosajonas: Exxon Mobil: 340 mil millones de dólares; Royal Dutch Shell: 300 mil millones; BP: 250 mil millones; Chevron: 190 mil millones, frente a Aramco: 175 mil millones; PDVSA: 80 mil millones; PetroChina: 60 mil millones; Gazprom: 55 mil millones; Petrobras: 52 mil millones; NIOC: 45 mil millones; Petronas: 44 mil millones de dólares. Destacan notoriamente las finanzas de las anglosajonas privadas.

Para 2011, The Financial Times aporta la renta descomunal de las cuatro anglosajonas privadas: Royal Deutch Shell: 450 mil millones de dólares; Exxon Mobil: 410 mil millones; BP (con todo y el ecocidio del Golfo de México y sus descalabros en Rusia): 380 mil millones; Chevron: 220 mil millones; Petrobras: 140 mil millones; Statoil: 135 mil millones y Pemex: 130 mil millones de dólares. ¿A qué se debe esta anomalía de las cifras de petróleo y gas entre sus reservas y su producción frente a las omnímodas finanzas que controla el mundo anglosajón en Wall Street y la City?

Se debe a dos factores: la bursatilización –que contabiliza como activos las reservas, que además auditan anómalamente y donde abunda la desinformación (v gr. el flagrante caso de Repsol YPF que alteró sus cifras)– y la bidireccionalidad entre la banca anglosajona y sus trasnacionales petroleras/gaseras, estratagema seminal global a la que no ingresan aún las nuevas siete hermanas estatales, muchas de ellas bajo guerras y sanciones (INOC, NIOC y PDVSA).

Hace siete años, en mi libro Los 5 precios del petróleo (CADMO & Europa; Buenos Aires; 2006), había alertado los traslapes del binomio petrolero bancario, que obviamente habría que actualizar y agregar la nueva ecuación energética de Estados Unidos y su independencia del gas esquisto: Lee R. Raymond: director de Exxon Mobil y ex director de JP Morgan Chase; lord Browne de Madingley: director de BP y miembro del consejo de administración de Goldman Sachs; Willian Rhodes: miembro del consejo de administración de ConocoPhilips y vicepresidente de Citigroup; David O’Reilly: miembro de Chevron Texaco y del Consejo de Administración de JP Morgan Chase, y sir Mark Moody-Stuart: ex presidente de Royal Dutch/Shell y director de HSBC Holding.

Cabe señalar la interconectividad del petróleo y el gas, como es el caso de Gas Natural Fenosa de España, dominada bursátilmente por Repsol YPF, lo cual nos llevaría al axioma de que además de explorar petróleo o gas habría que indagar en las aguas profundas de los consejos de administración y sus accionistas mayúsculos de la banca anglosajona que controla las finanzas mundiales, como a sus trasnacionales petroleras y gaseras (Ver Bajo la Lupa, 23/10/11).

Resaltan dos graves problemas con la privatización de Pemex: 1) México no cuenta con un sistema bancario nacional, que se encuentra aplastantemente en manos foráneas (en términos de capitalización de mercado); 2) la bursatilización de Pemex sin una banca estatal de control (como las siete nuevas hermanas) regala de facto sus acciones a los 13 banksters de Wall Street y la City.

alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalife

Facebook: alfredojalife.com

La Jornada

No hay comentarios:

Publicar un comentario