8/2/13

Lecciones de Islam XIV: ¿La religión es el opio de los pueblos?.


Por Abdallah Yusuf de La Plata


En el Nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso

Lección 14: ¿La religión es el opio de los pueblos?.

Hasta aquí hemos desarrollado un tema que algunos quizás digan o piensen: "Esto es muy lindo en la teoría, pero en la práctica las religiones han traído guerras, divisiones y problemas, y son el opio de los pueblos".

John Lennon decía "Imagina un mundo sin religiones". Para él, un estado de paz y bienestar se alcanzaría si no existieran las religiones. Y muchos piensan así en parte con justa razón, no lo negamos. Pero no por culpa de "la religión" en sí, sino de la gente que ha tomado las riendas de la religión convirtiéndola en una herramienta de opresión. Porque si no existieran las religiones, entonces los opresores usarían otras herramientas para lograr sus objetivos. Hoy en día, si bien la excusa de la religión no se ha abandonado, se usa con fuerza la excusa de la libertad, la democracia y los derechos humanos con el fin de invadir pueblos, masacrarlos y robarles sus pertenencias para esclavizar a los sobrevivientes. Lo mismo que antes hacían con la excusa de difundir la religión que supuestamente era un "bien mayor", a pesar de los "daños colaterales". Entonces, a los que piensan como John Lennon yo les digo: Si hubiera un mundo sin religiones, la gente se pelearía igual con otras excusas. Lo que hay que eliminar es la codicia, no la religión. Y la codicia es un mal puramente materialista que se combate desde la espiritualidad. La religión en el fondo aporta los mejores elementos para combatir la codicia y otras enfermedades del alma.

El problema radica en que la religión es para los opresores corruptos un disfraz ideal para engañar a las masas. En la lección anterior hablamos de que a los Profetas (P) se les oponen las clases ricas opresoras, en tanto que las masas medias siguen a estos ricos en parte porque anhelan ser como ellos y en parte por ignorancia. Ahora bien: cuando el Mensaje de los Profetas triunfa y se impone, las clases ricas no se dan por derrotadas: se suman a la religión para ocupar puestos de poder y privilegio dentro de ella. Cuando esto ocurre, las masas tienen una excusa mayor que antes para apoyar a los ricos. Pues antes los apoyaban con un justificativo que daba vergüenza exponer. Pero ahora (aunque los apoyan por el mismo motivo que antes), tienen una excusa válida, pues alegan: "Ellos son representantes de la religión, es decir representantes de Dios ante nosotros. Ellos son los que Dios manda seguir". Aunque muy en el fondo saben que no es así. Pero es más fácil no pensar, no reflexionar, quedarse tranquilos sin actuar y dejarles las manos libres a los opresores.

Claro que lo estoy diciendo de una manera muy general y superficial. Muchos han reflexionado y se han levantado contra la opresión, es cierto. Y de ahí surgieron una parte de las guerras y matanzas que tuvieron lugar con el nombre de la religión. Si pensamos en la Iglesia católica, ella se impuso con matanzas tremendas, con tortura y muerte a cualquier opositor. En el Islam no tenemos una "Iglesia", pero tenemos Escuelas que han sido establecidas por los califas. Y los califatos en su momento se formaron también a base de masacres, guerras y opresiones. Muchos de ellos surgieron a partir de matanzas y se perpetuaron eliminando toda oposición en forma sanguinaria. Y así ha sido toda la historia del género humano...
En resumen: Dios ha mandado las religiones para beneficio del hombre, para su bienestar y felicidad, para la paz y armonía. Fueron los hombres quienes tomaron esa herramienta y la usaron para la opresión y la maldad, para sus fines mundanos. Pero si vemos los principios generales de toda religión, "no mentir, no robar, no matar, hacer el bien, ayudar al pobre, compartir los bienes, ser honesto y sincero, etc.", ¿cómo puede haber maldad en ellos? En las religiones no hay maldad: la hay en los que han tomado las riendas de las religiones y se comportan en forma opuesta a sus principios benignos.

Por ejemplo, todos vemos y criticamos a la Iglesia católica, porque es un asunto fácil de hacer. Pero si buscamos en los fundamentos y leemos los Evangelios, Jesús (P) criticó muy duramente a los "escribas y fariceos", que era la casta sacerdotal entre los judíos. Luego en la Iglesia se formó una casta idéntica a la cual le cabían las mismas críticas. Pero ellos dicen: "Estas críticas son para las castas de los judíos, no para nosotros". No obstante, si leemos las palabras de Jesús a los escribas y fariceos, vemos claramente que las mismas les caben a los sacerdotes cristianos.

En el cristianismo, esto tuvo lugar porque las Escrituras Sagradas las manejaron las clases sacerdotales durante siglos. Ellos le prohibieron al pueblo leer la Biblia: sólo se leía en las misas, bajo la supervisión e interpretación del cura local. Así manejaron a su antojo los principios de la religión y la usaron como disfraz para obtener puestos de poder y privilegios.

¿Y cómo fue en el Islam?

En el Islam debió manejarse en forma sutil, siguiendo otros métodos, pues el Corán nunca estuvo separado de su gente, nunca estuvo reservado a las manos de un grupo dejando fuera al resto. El Corán siempre fue lectura corriente entre los musulmanes. Así que los caminos de trampa y corrupción tuvieron que ser más sutiles, más retorcidos, con otras metodologías. Porque los opresores existen en todos los pueblos: nadie está libre de ellos.

Para terminar por ahora diremos que este asunto está en manos de los sabios de la religión. Pues son los sabios cuando se corrompen y van tras el mundo los que corrompen la religión y la convierten en herramienta de opresión ("opio de los pueblos"). Y son los sabios, cuando están bien encaminados y obran de acuerdo a su conocimiento con justicia y sabiduría, quienes pueden encaminar a la gente y corregir los desvíos de la religión para colocarla en su lugar como herramienta liberadora del ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario