5/2/13

Lecciones de Islam XII: La actitud de la gente ante los Profetas (P).


En el Nombre de Dios, El Compasivo, El Misericordioso


Lección 12 : La actitud de la gente ante los Profetas (P).

Dice el Sagrado Corán :


1.- “Y cuando se les dice : ‘¡ Venid hacia lo que Dios ha revelado y hacia Su Mensajero !’, dicen : ‘Nos es suficiente aquello en lo que encontramos a nuestros padres’. ¿ Aunque sus padres no fuesen conocedores de nada ni estuviesen bien dirigidos ?” (5 : 104)

2.- “Así es que no hemos enviado antes de ti a ningún monitor a una ciudad sin que sus opulentos declararan : ‘Ciertamente hemos hallado a nuestros padres en un culto y sus costumbres imitamos’. Les dijo (Nuestro monitor) : ‘¿ Y si os trajera una Dirección más recta que aquella en la que encontraron a vuestros padres ?’ Dijeron : ‘Por cierto que no creeremos en vuestro Mensaje’.” (43 : 23 y 24)

3.- “Dijeron (los contemporáneos de Noé) : ‘¿ Has venido a nosotros para que adoremos a Un Dios Unico y abandonemos aquello que adoraban nuestros ancestros ? ¡ Tráenos, entonces, aquello con que nos amenazas, si eres de los veraces !’” (7 : 70)

4.- “Mas cuando Moisés les trajo Nuestros Signos evidentes, dijeron : ‘Esto no es sino magia fraguada. No hemos oído tales cosas de nuestros antepasados.’” (28 : 36)

5.- “Entonces los dignatarios incrédulos de su pueblo le dijeron (a Noé) : ‘No vemos en ti más que a un hombre como nosotros. Y no vemos que te sigan sino quienes son (conocidos como) la gente simple e inferior. Y no vemos que tengas privilegios sobre nosotros. Más bien, suponemos que eres un farsante.’” (11 : 26 y 27)

6.- “Dijeron (los contemporáneos de Noé) : ‘¿ Acaso vamos a creerte, mientras que tus seguidores son los más viles (la clase más baja del pueblo) ?’” (26 : 111)

7.- “No hemos enviado advertidores a una ciudad sin que sus opulentos dijeran : ‘No creemos en vuestro Mensaje’ , y agregaran : ‘Nosotros tenemos abundantes riquezas e hijos, y no se nos castigará.’” (34 : 34 y 35)

8.- “Sólo una minoría de su pueblo creyó en Moisés, pues tenían miedo de que Faraón y sus dignatarios los pusieran a prueba ... “ (10 : 83)

9.- “Dijo (Faraón) : ‘El enviado que se os ha mandado ciertamente es un poseso.’” (26 : 27)

10.- “Y cuando les llegó la verdad, dijeron : ‘¡ Esto es magia y no creeremos en ella !’ Y agregaron : ‘¿ Por qué no le fue revelado este Corán a un hombre notable de una de las dos ciudades (Taif o Meca) ?’” (43 : 30 y 31)

11.- “Y dicen : ¿ Qué clase de enviado es éste que se alimenta con (la misma) comida y camina en los mercados (como nosotros) ? ¿ Por qué no se le ha dado un tesoro (material) ? ¿ Por qué no tiene un campo y come de él ?’ Y los corruptos dicen : ‘No seguís más que a un hombre hechizado’. ¡ Mira con qué te comparan ! Se extravían y no podrán encontrar un camino.” (25 : 7 a 9)

12.- “Dicen : ‘No creeremos en ti (Muhammad) hasta que nos hagas brotar un manantial de la tierra, o que tengas un jardín con palmeras y vides entre los cuales hagas correr ríos caudalosos, o que, como pretendes, hagas caer sobre nosotros una parte del cielo, o que Dios y los ángeles vengan en tu apoyo (y que los podamos ver), o que poseas una mansión lujosa, o que te eleves en el cielo. Y jamás creeremos en tu ascensión hasta que hagas descender sobre nosotros una Escritura que podamos leer (un Libro traído directamente del cielo).’ Dí : ‘¡ Glorificado sea mi Señor ! ¿ Acaso yo soy otra cosa que un hombre, un Enviado ?’ Y no impidió a los hombres creer después de haberles llegado la Buena Guía sino el haber dicho : ‘¿ Ha mandado Dios a un hombre como Enviado ?’” (17 : 90 a 94)

13.- “Los dignatarios arrogantes de su pueblo dijeron : ‘¡ Oh, Shuaib ! Hemos de expulsarte de nuestra ciudad a ti y a quienes contigo creyeron, a menos que retornéis a nuestro sistema de vida.’ Dijo (Shuaib) : ‘¿ Aunque sea contra nuestra voluntad ?’” (7 : 88)

14.- “Dijeron (los contemporáneos de Abraham) : ‘¡ Quemadlo y auxiliad así a vuestros dioses, si es que os habéis propuesto eso !’” (21 : 68)

15.- “... ¿ Acaso no es cierto que siempre que un Enviado venía a vosotros con algo que no deseabais, os mostrabais altivos ? A unos los desmentisteis (rechazándolos como si fueran mentirosos) y a otros les disteis muerte.” (2 : 87)

16.- “... No vino a ellos un Enviado sin que se burlaran de él.” (36 : 30)

17.- “Se asombran de que uno salido de ellos mismos haya venido a advertirles. Y los incrédulos dicen : ‘¡ Este es un mago mentiroso ! ¿ Quiere reducir todos los dioses a un Dios Unico ? ¡ Ciertamente es algo asombroso !’ Sus dignatarios se apartaron (diciendo) : ‘¡ Id y manteneos fieles a vuestros dioses ! ¡ Eso es algo deseable ! No hemos oído tales cosas de la última religión. ¡ Esto no es más que una superchería ! ¿ Acaso se le ha revelado la Amonestación a él de entre nosotros ?’ En efecto : dudan de Mi Amonestación. Mas aún no han degustado Mi Castigo.” (38 : 4 a 8)

18.- “Y (recordad) cuando los incrédulos intrigaban en tu contra (¡ oh, Muhammad !) para capturarte, matarte o expulsarte. Ellos intrigaban y Dios intrigó. Y Dios es el Mejor de los que intrigan. Y cuando se les recitaban Nuestras aleyas, decían : ‘¡ Ya hemos oído ! Si quisiéramos, diríamos algo parecido. ¡ Estas no son sino patrañas de los antiguos !’” (8 : 30 y 31)

  Vemos en estos párrafos del Corán algo que también dijo Jesús en los Evangelios: "No hay Profeta sin honra, excepto en su propia tierra". Y se transformó en el refrán: "Nadie es Profeta en su tierra". Pero no hubo Profetas que no fuesen enviados a su propio pueblo. No viene un Profeta del extranjero. Si así ocurriese, dirían exactamente lo mismo agregando: "Este es un extranjero: no entendemos su lengua, su forma de hablar y expresarse, no entendemos su cultura y sus costumbres. No lo conocemos: no sabemos si es un estafador o un veraz. No sabemos de dónde viene ni de quién aprendió lo que dice..."

Pero un Profeta (P) viene de su propio pueblo, habla la misma lengua de los que lo escuchan, tiene la misma idiosincrasia, conoce sus costumbres y su cultura, y les habla desde ahí para corregirlos, exhortarlos y encaminarlos. Ellos saben quién es, saben cómo ha vivido toda su vida, conocen su honradez, su honestidad, su sinceridad, su veracidad.

¿Y por qué reaccionan así como lo hacen? ¿Por qué la mayoría de la gente prefiere seguir a los ricos y poderosos en vez de seguir a un Profeta veraz y auténtico?

En cuanto a los ricos y poderosos, es evidente: ellos ven peligrar sus posiciones de privilegio y se oponen a todo cambio revolucionario verdadero. Saben que si se establece la justicia, ellos pierden sus riquezas ilícitas y sus posiciones logradas por métodos ilegales, usurpadas, malogradas. No quieren perder esto y son los más férreos opositores a los Profetas (P).

Pero, ¿y la gente común? ¿Qué pasa con ellos? Porque los ricos y poderosos siempre sin una minoría muy reducida. Si estuvieran solos, sin apoyo, no lograrían nada. Pueden ofrecer una resistencia muchas veces invencible a los Profetas (P) porque la masa del pueblo los apoya. ¿Por qué esto? Piénsenlo y si quieren, arriesguen una respuesta.

Abdallah Yusuf de La Plata – Argentina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario