1/2/13

«La unidad Islámica es una consigna sagrada»

El Líder Supremo: «La unidad Islámica es una consigna sagrada»

El Ayatolá Jamenei, Líder Supremo de la Revolución Islámica, se reunió esta mañana con un grupo de funcionarios del gobierno, los participantes extranjeros de la XXVI Conferencia sobre la Unidad Islámica, embajadores de países musulmanes y personas provenientes de todos los estratos. Durante su intervención en este grandioso encuentro, que se celebró en la feliz ocasión del aniversario del nacimiento del Santo Profeta del Islam (PB) y el Imam Yafar As-Sadiq (P), su Eminencia describió la unidad islámica como una consigna sagrada, y enfatizó que la unidad de la comunidad islámica mundial (Ummah) es el mensaje más importante de la  misión del Profeta del Islam.

El Líder Supremo de la Revolución Islámica dijo que el actual movimiento del Despertar Islámico en los países musulmanes, especialmente en el norte de África, es parte del cumplimiento de las promesas divinas, y reiteró: «Hoy en día, la principal política de la arrogancia mundial para enfrentar al Despertar Islámico es crear discordia entre los musulmanes —en los países islámicos— y hacer que luchen unos contra otros. Por lo tanto, la gran responsabilidad de las personalidades religiosas, políticas y académicas del Mundo Islámico es explicar los planes de los enemigos de la Ummah y hacer un esfuerzo sincero para poner en práctica las consignas de la unidad islámica».

El Ayatolá Jamenei señaló que el mes de Rabi al-Awwal es el manantial de la vida, debido a que tanto el noble Profeta del Islam como el Imam Yafar As-Sadiq —la paz y las bendiciones de Dios sean con ambos— nacieron en dicho mes [del calendario islámico].

«El venerar  estos nacimientos no consiste  solamente en organizar y realizar fiestas, sino que el Mundo Islámico debe esforzarse por fortalecer su relación espiritual y emocional con el noble Profeta del Islam (PB). Los musulmanes deben poner en práctica en todos los ámbitos de su vida —educativa, política, etc.— los preceptos enseñados por el Profeta (PB), tanto a nivel individual como social. Esa es la razón por la cual es necesario apreciar y conmemorar el 17 de Rabi al-Awwal, pues es preciso recordar que la comunidad islámica mundial (Ummah) debe seguir los mandatos del Profeta Muhammad (PB)», reiteró su Eminencia.

El Líder Supremo dijo que el Mundo Islámico —debido al inicio del movimiento delDespertar Islámico - está listo para seguir y poner en práctica los preceptos del Santo Profeta (PB), y agregó: «Después de décadas de presiones y la dominación de los occidentales sobre el Mundo Islámico, los musulmanes sienten ahora que el Islam prepara el terreno para que puedan alcanzar la dignidad, la gloria y la independencia y que, gracias al Islam, todos los sueños de la Ummah podrán hacerse realidad».

El Ayatolá Jamenei dijo que la capacidad que tienen los musulmanes de levantarse contra el colonialismo y la arrogancia de los gobiernos occidentales y forzar su retirada de los países musulmanes, es parte de las bendiciones del Despertar Islámico, y agregó: «El Despertar Islámico —que se inició hace 34 años en Irán y que ahora se está extendiendo por todo el Mundo Islámico— es una de las manifestaciones del cumplimiento de las promesas divinas y de que se está avanzando hacia la victoria».

«Desde el inicio del movimiento del Despertar Islámico, la arrogancia mundial ha tratado de crear y poner obstáculos en su camino, pero si los musulmanes se encomiendan a Dios Todopoderoso,  y muestran una firme determinación para seguir adelante, los obstáculos de los enemigos no podrán evitar que el Mundo Islámico avance, y paso a paso lograrán más victorias», reiteró su Eminencia.

El Líder Supremo de la Revolución Islámica describió la creación de la discordia entre los musulmanes y el mantenerlos ocupados con conflictos, como el principal esfuerzo de los enemigos para hacerle frente al Despertar Islámico, y explicó: «Desde la victoria de la Revolución Islámica de Irán, siguieron la política de creación de la discordia, pero la República Islámica se levantó con determinación contra esta conspiración y levantó la bandera de la unidad islámica».

«El Imam Jomeini (ra) reiteró en diversas ocasiones —a lo largo de su vida—, que «creemos en la hermandad islámica», y desde su partida hasta el día de hoy, nosotros hemos seguido ese camino», enfatizó el Ayatolá Jamenei.

Su Eminencia manifestó: «El sentimiento de unidad tanto entre los musulmanes como entre los diferentes grupos, denominaciones y tendencias de los países islámicos, es el único modo de enfrentarse a la conspiración —de los enemigos— para crear discordia».

El Líder Supremo de la Revolución Islámica dijo que como consecuencia de la discordia entre los musulmanes, la cuestión de Palestina y el levantamiento en contra de la ambición de Estados Unidos y Occidente, podría quedar en un segundo plano, y agregó: «El nuevo movimiento que los occidentales han comenzado en África con el fin de dominar a las naciones africanas es el resultado de las discrepancias y los conflictos con los que los propios musulmanes se mantienen ocupados».

El Ayatolá Jamenei mencionó ejemplos de discordias entre los musulmanes  tales como los desastres ocurridos en Pakistán, la guerra y las masacres en Siria, el silenciar  la voz del pueblo de Bahréin y el enfrentamiento del pueblo de Egipto, y enfatizó: «Toda clase de discordia entre las naciones musulmanas o dentro de cada país islámico significa —sin lugar a dudas— que están maniobrando los enemigos.»

Su Eminencia exhortó a las personalidades religiosas, políticas, académicas y de los seminarios teológicos, a tomar en serio el tema de la unidad, y agregó: «Además de perfilar y explicar  las peligrosas tramas del enemigo para crear discrepancias y desunión, las personalidades de la comunidad islámica mundial (Ummah) deben evitar la creación de cualquier tipo de divergencias o despertar sentimientos superfluos, ya que ello alimentaría el fuego de la discordia que quemaría el destino de las naciones.»

El Líder de la Revolución Islámica describió la unidad islámica como una consigna sagrada, y enfatizó: «Si el Santo Profeta (PB) estuviese entre nosotros, invitaría a todos los musulmanes a promover la unidad y evitar la discordia.»

Al comienzo de este encuentro, el Dr. Ahmadineyad —presidente de la República Islámica de Irán— señaló que el Profeta del Islam (PB) es el continuador y perfeccionador de la senda de todos los profetas y mensajeros de Dios, y enfatizó: «Seguir las enseñanzas del Profeta Muhammad (PB), constituye  el único camino para que la Ummah alcance la felicidad y el triunfo.»

«El principal objetivo de las potencias arrogantes y del salvaje sionismo es saquear el mundo, y dominarlo a través de las discrepancias. Por tanto, el más importante tema en el Mundo Islámico es la unidad», reiteró.

Asimismo, el Dr. Ahmadineyad propuso que la  conferencia de la Unidad Islámica se convierta en la «conferencia de la unidad de todos los seres del mundo.»

No hay comentarios:

Publicar un comentario