18/2/13

El sionismo contra el cristianismo


El sionismo israelí atenta contra el cristianismo


Revisado por Caty R.

La serie de atentados terroristas perpetrados por las fuerzas de ocupación militares-extranjeras sionistas-israelíes, contra el patrimonio y las iglesias cristianas de mi país, Palestina ocupada, son el pan nuestro de cada día. ¿Dónde está nuestra capacidad de reacción, no solo como seres humanos, sino también como cristianos, ante tanto vandalismo y salvajismo cotidianos del sionismo?
AFP.- Un grupo formado presuntamente por judíos extremistas profanó este martes el monasterio de San Francisco, en Jerusalén, con pintadas en hebreo e insultos religiosos (28 de noviembre 2012).
Este monasterio está situado en el monte Sión de Jerusalén, un lugar de gran valor para los cristianos, dado que se halla próximo al Cenáculo donde, según el Nuevo Testamento, tuvo lugar la última cena de Cristo con sus discípulos.
Los profanadores escribieron «Jesucristo es un bastardo» y la frase «el precio a pagar» en hebreo, una expresión a menudo empleada por judíos extremistas en actos de vandalismo en señal de protesta contra el desplazamiento de los asentamientos instaurados en Cisjordania. Con éste, ya son dos los ataques contra templos cristianos ocurridos en Jerusalén en poco más de un mes. En el anterior, otro grupo de vándalos realizó otra pintada en las paredes del monasterio católico de Latrún y prendió fuego a la puerta de entrada al recinto.
Un mosaico de la época bizantina fue objeto de vandalismo esta semana en Khirbet Hanut, ubicada en el valle de Elah. Las estimaciones iniciales indican que judíos ortodoxos extremistas podría estar detrás del acto.
El mosaico, que data de 563 d.C., fue descubierto durante unas excavaciones en 1986. Tiene una inscripción escrita por el abad de un monasterio que estuvo activo en los inicios del cristianismo.
De acuerdo con una investigación inicial, los asaltantes anónimos llegaron al lugar e hicieron añicos el mosaico, dispersando las piezas por todo el sitio.
Los culpables también escribieron en la pared cercana: «La magnitud de la destrucción es igual a la magnitud de la profanación».
Tomer Zacks, un guía turístico que presenció la destrucción, dijo al periódico Ynet: «Esta no es la primera vez que soy testigo de los actos vandálicos de las sectas extremistas ortodoxas de los alrededores de esta zona contra las antigüedades. Hace seis meses, vi a un acto similar en Madres Hirbat. Creo que los dos incidentes pueden estar conectados».
Zacks agregó que vio el mosaico el domingo y cuando volvió esta semana se sorprendió al descubrir que no quedaba nada de él.
La presencia cristiana en Tierra Santa hoy no llega al 2,5% de la población.
Antes de la ocupación militar sionista-israelí de mi país, los cristianos de Jerusalén eran un tercio de la población. Ser minoría para un cristiano en Tierra Santa se traduce en lo siguiente: un cristiano no es sólo cristiano, es también parte de su pueblo: El pueblo palestino. Musulmanes y cristianos palestinos son un solo pueblo y comparten una historia, una cultura, un pasado, un presente y un futuro comunes (1).
Así lo representamos en nuestro paso por el tiempo, sustancia de la vida, a través de un simple calendario 2013, que refleja nuestra verdadera realidad palestina.
Jóvenes cristianos palestinos durante la celebración de la Epifanía 2008, en Bethabara, a 5 Km . de Jericó.
Roland de Moi, Epifanía 1589. Fiesta cristiana en la que Jesús toma una presencia humana en la tierra, es decir Jesús «se da a conocer»
Nota:
(1) Nelly Marzouka, Las 33 cruces de Palestina, Rebelión, 17 de octubre de 2010.
Nelly Mazourka es psicóloga clínica, Universidad de Chile.
Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario