3/2/13

Dialógo Argentina-Irán y la postura de la comunidad judía en nuestro país


Por Raúl Kollmann

Desde que se firmó el acuerdo entre Argentina e Irán hace hoy exactamente una semana, se desarrolla un debate sobre sus alcances que cruza toda la escena política y periodística nacional, y adquiere peculiaridades específicas en la interna de la comunidad judía. Página/12 recurrió a las fuentes más autorizadas tanto de la Justicia como de la Cancillería para dar respuesta a los principales interrogantes planteados. Así confirmó que Interpol hizo saber que las órdenes de captura con alertas rojos, una de las principales preocupaciones planteadas por los opositores al acuerdo, están vigentes y seguirán estándolo hasta que el juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral, disponga un cambio. El propio juez de la causa, con la validación del ministro de la Corte Raúl Zaffaroni, le explicó a este diario que las indagatorias en Teherán serían válidas, que se puede hacer una extensión de jurisdicción, y la comisión internacional de juristas podrá funcionar asesorando a los poderes ejecutivos, pero sin resoluciones vinculantes para el Poder Judicial. En los últimos días, se fue colando en el debate la interna en la comunidad judía, sobre todo entre sectores religiosos ortodoxos, los que responden al PRO, y quienes apuntan a un judaísmo más abierto (ver aparte el reportaje al presidente de la DAIA, Julio Schlosser). Como han sostenido casi todos los protagonistas –familiares, instituciones judías, integrantes del Poder Judicial–, nada asegura de antemano que el intento llegue a buen puerto, pero todos coinciden en que es la primera movida de envergadura, después de 18 años y medio, para ver si se puede avanzar en la causa con la indagatoria de los sospechosos iraníes.
Las que siguen son las principales preguntas y respuestas planteadas en torno al acuerdo:
1 En medio de este proceso, ¿pueden ser levantadas las órdenes de captura con alerta rojo emanadas de Interpol?
Interpol informó el viernes a la Cancillería que los alertas rojos sólo pueden ser levantados por orden del juez de la causa Rodolfo Canicoba Corral. De manera que eso deja las cosas claras en un punto que fue planteado por Memoria Activa en la reunión que mantuvieron los familiares y las entidades judías con el canciller, el martes pasado. Pese a lo que se ha hecho trascender, la organización internacional de policía no evalúa pruebas –no dice si hay sustento en las imputaciones o no–, sino que se asegura que las órdenes de captura emanen de jueces competentes. Por eso Interpol lo integran las distintas policías y no los poderes judiciales. Los alertas rojos habían quedado suspendidos cuando el ex juez Juan José Galeano fue cuestionado y destituido. Una vez que la orden de captura fue re-emitida por el fiscal Alberto Nisman y el juez Rodolfo Canicoba Corral, volvieron a regir. Y de acuerdo al informe de Interpol del viernes, regirán mientras no sean levantados por el juez.
2 Lo que figura como interrogatorio en el acta-acuerdo deberá ser una indagatoria válida para la Justicia argentina.
Tanto el juez de la causa, Canicoba Corral, como el integrante de la Corte Suprema, Raúl Zaffaroni, dijeron que no hay objeciones a indagar a sospechosos fuera de la Argentina. Se ha hecho anteriormente y se podría hacer esta vez. “No hay cesión de soberanía”, sostuvo Zaffaroni. “Si el Congreso convalida el acuerdo, no veo problema”, afirmó Canicoba. El fiscal Nisman ha hecho saber que acompañará el proceso.
Hay un punto que el Gobierno hizo trascender: “No nos metemos en la parte judicial. El juez y el fiscal dirán qué es legal y qué no. El viaje y sus gastos deben ser autorizados por la autoridad judicial superior: el viaje del fiscal, la Procuración; el viaje del juez, la Corte Suprema. De manera que suponemos nadie va a ir a Teherán a hacer algo que no sea válido. Por ahora, el juez ha dicho que le parece válido y los antecedentes marcan eso. Zaffaroni compartió ese criterio. Nuestro papel fue negociar para que exista la posibilidad”.
3 ¿Por qué la indagatoria se hace en Irán y no en otro país?
Según cuentan en la Cancillería, Teherán tenía muy estudiado el sistema legal argentino y de inmediato puso sobre la mesa los casos en que jueces argentinos tomaron indagatorias en otros países. Por lo tanto, plantearon que no había obstáculos para que se hiciera en Teherán y los expertos legales de la Cancillería consideraron que lo importante era que ese punto no trabe los avances.
4 ¿Es obligatorio que la indagatoria se haga en la embajada argentina en Teherán, es decir en territorio argentino?
No necesariamente, puede haber una extensión de la jurisdicción, pero tiene que estar aprobada por el Congreso. “El que habla de inconstitucionalidad no tiene conocimientos –dijo Canicoba–. Estos procedimientos están regidos por ley, no por la Constitución, y por lo tanto la resolución del Congreso puede extender la jurisdicción sin problemas”. En principio, el texto está siendo trabajado por la Secretaría de Legal y Técnica de la Presidencia, a cargo de Carlos Za-nnini. Llegará al Congreso próximamente.
5 Sobre las facultades de la comisión internacional de juristas.
En el Gobierno consideran que la existencia de la comisión puede constituir una enorme ventaja: será una especie de garantía de que no se le pongan obstáculos al juez, al fiscal, a los abogados de las instituciones judías y a los abogados de los familiares y a los propios familiares de las víctimas que viajen a Teherán. El canciller aseguró que la comisión sólo asesorará a los poderes ejecutivos, por ejemplo, en que se cumplan los procedimientos legales. Timerman le dijo a este diario: “¿Qué hay mejor que una comisión de juristas internacionales prestigiosos que digan que este fue un proceso limpio y transparente?”. El juez Canicoba Corral ha dicho que esa comisión puede actuar como un amicus curiae, es decir que puede hacer sugerencias, no como una Cámara que revisa resoluciones. Nuevamente, en este punto, los límites los pondrán el juez y el fiscal.
6 ¿Qué sucede si, por ejemplo, el congreso iraní no aprueba el acuerdo? ¿Qué sucede si aquí hay trabas? ¿O si en Teherán obstaculizan los procedimientos?
En la Cancillería consideran que si Irán no lo aprueba, quedará expuesto. O mejor dicho, el que no lo apruebe quedará expuesto. El escenario en Irán no es sencillo: hay elecciones presidenciales el 14 de junio de este año. Uno de los candidatos con más posibilidades es el ex canciller Alí Velayatti, que está imputado en la causa AMIA, pero que, como establece el acuerdo, no será indagado porque su nombre no está abarcado por una alerta rojo de Interpol, ya que ocupaba un importante cargo político en ese momento. Velayatti, conservador, sería el candidato del líder religioso de Irán, el ayatolá Alí Khamenei, la figura de mayor poder en el país persa. El tema no es menor: muchas veces los diplomáticos iraníes firmaron acuerdos que después fueron vetados por el ala religiosa. En este caso, el canciller Salehi responde al ala conservadora y también podría ser candidato. En la vereda de enfrente están los alineados con el actual presidente, Mahmoud Ahmadinejad, considerados los populistas, que plantean un suave relajamiento de las restricciones religiosas, pero tienen un fuerte tono nacionalista. Están en un durísimo enfrentamiento con el líder religioso. El candidato de esta franja sería Esfandiar Mashaei, un hombre muy cercano al actual presidente. La tercera corriente, los reformistas, están muy debilitados hasta el momento, pero podrían resurgir en los próximos meses.
7 ¿Cómo juega la interna de la comunidad judía?
Tras la reunión entre Timerman, la AMIA, la DAIA y las distintas agrupaciones de familiares hubo una coincidencia en avanzar hacia las indagatorias. El canciller aclaró los puntos que se consideraron confusos y prácticamente todas las partes firmaron comunicados o hicieron declaraciones respaldando el acuerdo, siempre que se cumpliera con las aclaraciones hechas por el canciller. No bien terminó aquel encuentro del martes, la corriente religiosa de la AMIA, que encabeza el rabino Samuel Levin y los más vinculados al PRO, como el rabino Sergio Bergman, iniciaron una ofensiva sobre el titular de la mutual judía, Guillermo Borger. Las cosas incluso llegaron a que haya un comunicado de AMIA sin firma ni membrete poniendo condiciones al acuerdo. Eso ocurrió el miércoles. Ya el viernes salió una declaración en la que directamente se rechazó el acuerdo. Lo asombroso es que, por entonces, la mayoría de los puntos estaban despejados.
8 ¿La Cancillería buscará convencer a la AMIA?
No, la Cancillería ya dio por cerrado el tema y de ninguna manera se meterá en la interna de la AMIA o de la comunidad judía. El tema está hoy principalmente en manos de Zannini, que prepara el envío al Congreso. “Los debates se darán en las dos cámaras”, afirman en el Ejecutivo. Un trasfondo adicional en el tratamiento del acuerdo es la relación con Estados Unidos. Son cada vez más fuertes los indicios de que habrá una negociación bilateral en el tema nuclear (ver aparte) entre Estados Unidos e Irán. El vicepresidente norteamericano, Joe Biden, ha dicho que su país está listo para sentarse a la mesa de negociaciones con Irán: “Hace falta que el líder religioso, el ayatolá Khamenei, se ponga serio y se decida a conversar con nosotros”. Para la Casa Rosada es una nueva muestra de que negociar no es mala palabra, siempre que –en el caso de la AMIA– permita avanzar en la causa judicial.

Estados Unidos dispuesto al encuentro bilateral con Irán


 Por Raúl Kollmann
Estados Unidos está dispuesto a tener conversaciones directas con Irán sobre su programa nuclear, ni bien Irán muestre señales de aceptar las negociaciones. “Cuando el líder supremo iraní exhiba seriedad y disposición a conversar, dejaremos en claro que estaremos sentados allí, en la mesa de negociaciones. Y no serán secretas, serán públicas. Esto va a ser real y tangible.” La frase fue pronunciada ayer por el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante la Conferencia de Seguridad de Munich. La convención reúne a 70 países del mundo y se realiza desde hace 50 años. Otros funcionarios del máximo rango, como los ministros de Alemania y Rusia, también se pronunciaron por las conversaciones directas con Irán. “La cuestión tiene su importancia en el marco del acuerdo firmado por los cancilleres de Argentina e Irán. Las iniciativas de este tipo se están dando en la escena internacional. ¡Todavía hay tiempo y hay espacio para la diplomacia –redondeó Biden–. A eso le estamos agregando presión. La pelota está en la cancha del gobierno de Irán, y ya ha pasado demasiado tiempo. Tenemos que avanzar hacia las negociaciones de buena fe.”
Las versiones sobre negociaciones bilaterales entre Estados Unidos e Irán ya fueron publicadas por The New York Times en las semanas previas a las elecciones norteamericanas. Es más, se decía que uno de los imputados en el caso AMIA, el ex canciller Alí Velayatti, viajó en secreto a Nueva York y dialogó allí con funcionarios del gobierno de Obama. La versión fue tenuemente desmentida, pero ahora cobra nueva fuerza con la declaración de Biden.
El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania también planteó una postura similar a la del vicepresidente Bide. Guido Westerwelle dijo en Munich: “Seamos francos. No avanzamos nada con Irán en el último año. Es esencial que enfoquemos todos nuestros esfuerzos a lograr una solución diplomática”. En la misma línea, el canciller ruso, Sergei Lavrov, sostuvo que “tenemos que convencer a Irán de que no estamos tratando de derribar su gobierno. Desde ya cualquier agresión militar es inaceptable. Irán tiene sus preocupaciones de seguridad. Ha sido atacado varias veces y no atacó militarmente a nadie. Sus científicos fueron asesinados y hubo casos de sabotaje dentro de Irán. Nosotros respaldamos una salida pacífica y negociada”.
El centro de la polémica son las instalaciones nucleares iraníes. Teherán afirma que sus actividades nucleares tienen objetivos pacíficos. Hasta junio pasado hubo diálogo en lo que se llamó el 5+1, una serie de encuentros de representantes de China, Francia, Alemania, Rusia, Estados Unidos y el Reino Unido, por un lado, e Irán por el otro. Esas negociaciones se terminaron en junio. Ahora parece ser que el camino emprendido apunta más a un diálogo bilateral entre Washington y Teherán.
En la Cancillería argentina ya estaban al tanto de la existencia de diálogos extraoficiales cuando empezaron las reuniones entre Timerman y Alí Akbar Salehi en noviembre. La decisión en ese momento fue avanzar todo lo posible para ver la posibilidad de un texto concreto. En el encuentro de diciembre, Timerman planteó que debía haber resultados durante enero. Entre Estados Unidos e Irán parece que el proceso se pondrá en marcha. Las cosas no serán fáciles en ninguno de los dos procesos.

“Yo no elegí a Irán, Irán me eligió a mí”

Al frente de la entidad comunitaria, explica por qué aceptaron el acuerdo propuesto por el Gobierno y sus garantías. El diálogo con el canciller Héctor Timerman y el asesoramiento de Luis Moreno Ocampo.

A diferencia de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que el viernes dio marcha atrás sobre el apoyo que había brindado al acuerdo firmado entre Argentina e Irán para que la Justicia indague en Teherán a cinco acusados del atentado de 1994, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) ratificó el respaldo que había otorgado junto a las demás organizaciones comunitarias judías tras escuchar las explicaciones del canciller Héctor Timerman. En diálogo con Página/12, el titular de la DAIA, Julio Schlosser, desmenuza el acuerdo, adelanta que contarán con el asesoramiento del ex fiscal Luis Moreno Ocampo y prefiere no opinar sobre el cambio de postura de la AMIA.
–La DAIA objetó inicialmente el acuerdo...
–Es que cuando nos enteramos, por el diario y por Twitter, nos encontramos con puntos que no resultaban claros. El acuerdo hablaba de “interrogatorio” y nosotros queremos declaraciones indagatorias en los términos del Código Procesal Penal; el acuerdo hablaba de una Comisión de la Verdad y, más allá de que el término no es afortunado porque en realidad es una comisión de juristas de renombre, no quedaba claro cuáles iban a ser sus funciones. El tercer tema es el de los alertas rojos de Interpol, no quedaba claro qué sucedería.
–¿Los tres puntos se clarificaron?
–Sí, el martes al mediodía el canciller se reunión con AMIA, DAIA y familiares y se le preguntaron todas estas cosas. Quedó claramente establecido que la declaración será indagatoria en los términos del Código Procesal Penal, y que el juez y el fiscal se van a trasladar a Teherán, cosa que está prevista en una acordada de la Corte Suprema de Justicia de 1993, que contempla la posibilidad de tomar indagatorias fuera del país cuando los imputados no son extraditados por la negativa del país.
–¿Sobre la función de la comisión?
–Se aclaró que será simplemente la de controlar la legalidad de las indagatorias y elevar un informe a los gobiernos, sin ninguna vinculación con el Poder Judicial, sin ninguna intervención en la causa. A partir de allí los familiares presentes consultaron sobre la designación de juristas e inclusive llegaron a proponer nombres, teniendo en cuenta que los dos que proponga Argentina no tienen que ser argentinos.
–¿Y qué pasará con los alertas rojos?
–Quedó claro que no se tocan. Los alertas rojos fueron pedidos por el juez de la causa y el único que puede levantarlos es el juez, así que continúan vigentes. La DAIA sobre esta temática no va a volver y para trabajar de la mejor manera se conversó con Moreno Ocampo, que fue fiscal en la Corte de La Haya. Más allá de los letrados de la causa, de quienes estamos orgullosos por su trabajo, Moreno Ocampo nos va a asesorar en esto porque no es una cosa normal de todos los días. Asimismo, hemos convocado al plenario de presidentes de todas las instituciones adheridas a la DAIA para el 14 de febrero porque también queremos escuchar sus opiniones. Y en esa reunión tenemos previsto que esté presente Moreno Ocampo.
–¿El contacto con Moreno Ocampo es a partir del acuerdo con Irán?
–Sí, empezamos a conversar y se ofreció a asesorarnos. Para nosotros la causa es, fue y será uno de los objetivos de la gestión, es una cuestión de Estado, y por otro lado la calidad de jurista y la capacidad de Moreno Ocampo no está en tela de juicio. Creemos que le vamos a dar visos importantes de legalidad, vamos a estar muy bien asesorados, más allá de la presencia de nuestros letrados, que tienen un conocimiento cabal de la causa y que hasta el día de hoy la han manejado de manera satisfactoria.
–¿Hay consenso entre organizaciones y familiares sobre los nombres de Baltasar Garzón y Claudio Grossman para integrar la comisión?
–Bueno, juristas como Garzón y Grossman son una garantía, pero supongo que si alguna parte propone otro, también será considerado. Existen a nivel internacional juristas de renombre que podrían ser propuestos.
–¿Se avanzó sobre el quinto integrante, que debería contar con el acuerdo de los dos gobiernos?
–No, este memorándum debe ser aprobado primero por el Congreso, no tenemos la urgencia de proponer de inmediato. Estamos trabajando, buscando juristas de renombre que puedan ser aceptados por Irán, y supongo que también el Gobierno está trabajando.
–Los sospechosos que debería indagar el juez son funcionarios de primera línea y hasta candidatos presidenciales. ¿Cómo cree que reaccionaría Irán si se ordenaran sus procesamientos?
–De la misma manera que hasta ahora. Estoy convencido de que la República Islámica de Irán no es el interlocutor que a uno le hubiera gustado tener, pero yo no elegí a Irán, Irán me eligió a mí cuando puso la bomba. Creo que será otra tarea dura y difícil. Por el momento, el memorándum implica que se presenten a indagatoria, no necesariamente que vayan a declarar. Pedimos que se los indague con el Código Procesal Penal y en tal sentido van a gozar de todas las garantías.
–¿Tiene expectativas de que declaren?
–No lo sé, es probable que declaren, tengo expectativas, sí, ahora qué van a declarar no sé, mi imaginación no da para tanto.
–¿Lo sorprendió el cambio de postura de la AMIA?
–Prefiero no opinar. La AMIA es una entidad que hasta el día de hoy se había manejado trabajando en conjunto y ha cambiado de postura. Bueno, es una entidad que tiene su comisión directiva, tiene derecho a hacerlo.

pagina 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario