17/2/13

AMIA: Las claves del debate


 Por Raúl Kollmann

El debate sobre el acuerdo con Irán continuará esta semana en el plenario del Senado y la idea ya anunciada es que esté aprobado antes de fin de mes. “El hecho de que tenga el visto bueno en el Congreso argentino significará una presión objetiva para que el congreso iraní también lo apruebe”, dicen en la Cancillería.
En el debate seguramente surgirán viejos y nuevos argumentos:
1 ¿Cuánta legalidad tiene el viaje?
El ministro de la Corte suprema Raúl Zaffaroni ya explicó que tomar indagatorias en el exterior no es una cesión de soberanía y que se ha hecho en numerosas oportunidades. Zaffaroni reiteró que quien debe determinar la indagatoria es el juez Rodolfo Canicoba Corral y es también quien le da validez. Si considera que hay alguna circunstancia que no corresponde a una indagatoria es él quien pone el límite.
2 ¿Pero la Corte autoriza los gastos del viaje o verifica cómo se va a hacer la indagatoria?
También en este punto, Zaffaroni repitió que la Corte establece que se trate de una delegación adecuada, sin personas en exceso y sin gastos en exceso. Y verifica que el trámite corresponda, que esté justificado: o sea que se trata de indagatorias convocadas por el magistrado. Pero respecto de las características de la indagatoria, Zaffaroni dejó en claro que quien valida el procedimiento es Canicoba Corral o, en su caso, la Cámara Federal.
3 ¿La presencia de la comisión de juristas le quita el carácter de indagatoria?
El Ministerio de Justicia dice que no, que “la declaración es conducida y dirigida por el juez como no podría ser de otra manera de acuerdo con la ley procesal. La presencia de la comisión así como de los querellantes, si lo solicitan, sólo requiere del consentimiento de los indagados y la aprobación del juez. Hay fallos en ese sentido de la Cámara del Crimen”. En todo caso, en esto también tendrá la última palabra Canicoba Corral. En un diálogo con este diario, el magistrado ya dijo “nadie va a ir a Teherán a tomar mate”.
4 ¿Qué sucede si el ministro de Defensa, Ahmad Vahidi, se ampara en fueros y no se permite su indagatoria?
En ese caso, Irán estaría incumpliendo el acuerdo. Está muy claro que el punto quinto dice que serán interrogadas todas las personas sobre las cuales Interpol dictó alertas rojas. Son, en total, cinco iraníes, entre ellos Vahidi. Parece cantado que si Irán incumple el acuerdo que firmó quedará expuesto.
5 La táctica de los imputados es ir, declarar y después de ello exigir el levantamiento de los alertas rojos de Interpol.
Las órdenes de captura fueron emitidas por el juez Canicoba Corral para que los funcionarios imputados sean sometidos a indagatoria. De manera que esa objeción, hecha entre otros por el ex abogado de la AMIA, Juan José Avila, es razonable. Lo que sucede es que si el juez procesa con prisión preventiva a cualquiera de los iraníes volverá a regir el alerta roja. No hay ninguna chance de que los alertas rojas se levanten antes de la indagatoria porque sólo el juez podría pedir el levantamiento.
6 ¿Qué sucede en caso de que Canicoba Corral, después de las indagatorias, ordene la detención?
Si los iraníes no entregan a quien decida el juez se librará una orden de captura, ahora ya avalada por un proceso judicial que los mismos iraníes firmaron y que tendrá la supervisión de una comisión internacional de juristas. Timerman dijo ayer en Vorterix: “Este es un gobierno que hace las cosas. Así como conseguimos las indagatorias, trabajaremos para conseguir las detenciones que ordenó el juez, pero ya dictadas con otra fuerza”.
7 Para Israel y Estados Unidos el culpable es Irán y punto.
Efectivamente. Y la AMIA y la DAIA también tienen ese enfoque. Nadie acepta que esta es una causa judicial en la que hay que mostrar evidencia sólida y que ese es el objetivo (ver aparte). El viernes, en Radio Del Plata, Zaffaroni advirtió sobre los intereses internacionales que hay en la causa AMIA: “No podemos dejar de conocer qué intereses se están moviendo detrás de esto”. Zaffaroni conoce bien el caso porque en su momento, antes de ingresar a la Corte, trabajó en un informe sobre la causa junto con Ricardo Gil Saavedra, León Arslanian y Andrés D’Ale-ssio. Fue un informe para la DAIA. Zaffaroni está excusado por esa razón. Sin embargo, en sus palabras hay una advertencia respecto del papel que juega la causa y el Memorándum en la escena internacional. La propia Presidenta ya había ido por el mismo camino: “No permitiremos que se use la causa AMIA como pieza de ajedrez en los intereses geopolíticos de otros”.
Está claro que Irán ha manifestado reiteradas veces que quiere la destrucción de Israel, que su presidente niega el Holocausto y que en muchísimos aspectos es un régimen retrógrado. También es evidente que hay un conflicto con el proyecto nuclear de Teherán y que no faltan, sobre todo en Estados Unidos, quienes ambicionan poner sus manos sobre el petróleo iraní.
En ese marco, hace rato que se viene hablando de bombardear Irán y, como argumento adicional, se utiliza el de la causa AMIA. También en las últimas semanas se habla de encaminarse hacia soluciones diplomáticas. El 26 de febrero las grandes potencias se reúnen con Irán en Kazajistán. Barak Obama ha dicho que hay que encontrar una vía diplomática con Irán, pero la amenaza de bombardeos está presente.
La cuestión es que, en la Argentina, estamos hablando de un caso judicial en el que un juez y luego los tribunales superiores tendrían que resolver sobre la base de pruebas.
8 Los
riesgos
El viernes, Zaffaroni sostuvo: “No he estudiado el Memorando a fondo, de manera que no me puedo pronunciar sobre ese texto. Yo creo que, de todas maneras, hay que buscar una forma de avanzar. Ojalá sirva, sea un paso. Si nos quedamos como estamos sólo vamos a sumar más años a los 18 y medio que ya llevamos”.
La Presidenta, el canciller Héctor Timerman, los familiares que respaldan el acuerdo y hasta el fiscal internacional Luis Moreno Ocampo, que asesora a la DAIA, saben –y lo dicen públicamente– que el éxito no está asegurado. Irán promete idas y vueltas por las internas que existen en el país persa y la proximidad de las elecciones presidenciales del 14 de junio. Habrá que constituir la comisión de juristas y que éstos se pongan de acuerdo en cómo compatibilizar los dos regímenes jurídicos. Hoy existe una orden de captura contra el fiscal Nisman en Irán, deberá verse cómo se supera ese obstáculo y tantos otros. Cuando se firmó el acuerdo, el canciller Al Salehi dejó entrever que tenía el visto bueno del ayatolá Alí Khamenei, la máxima autoridad de Irán. Nadie sabe si es cierto o si –como es probable– aparecerán nuevos obstáculos.
No faltan los que manifiestan que el acuerdo es un camino a la impunidad. Lo cierto es que hoy no hay nadie preso, de manera que el caso está actualmente impune. Y no habría que olvidarse de que no tenemos tampoco nadie preso por la conexión local, o sea los que actuaron aquí en la Argentina. Aunque suene repetitivo no se sabe cómo se consiguieron los explosivos, dónde estuvo la camioneta, por dónde entró el supuesto suicida, quién lo albergó, quién respaldó toda la operación.
raulkollmann@hotmail.com

Página 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario