12/1/13

¿Está Arabia Saudí modificando su posición sobre Siria?

Por Daoud Rammal--As-Safir/Al-Monitor-Rebelión


Las autoridades y destacadas personalidades de Líbano no fueron ajenas al discurso del presidente sirio Bashar al-Assad. Algunas fueron incluso informadas sobre algunos de sus elementos más importantes y contaron con información militar que afirmaba que la dirección siria no haría ninguna declaración antes de que resolviera la batalla sobre el terreno en Daraya. Todo ello sucedió horas antes del discurso del presidente sirio.

Según un informe diplomático, cabe señalar que Assad no mencionó a Arabia Saudí a pesar de que se refirió a los países que financian, arman y apoyan a los insurgentes. El informe explica que ello se debió a las posiciones de Arabia Saudí y Egipto, según lo expresado por sus ministros de Economía al reclamar una solución política a la crisis siria. Esto representa un “cambio en el enfoque de los dos países respecto a los acontecimientos en Siria”, añade el informe.

¿Por qué Assad evitó mencionar a todos los países, y no sólo a Arabia Saudí? Un veterano diplomático en estrecha comunicación con los embajadores árabes y extranjeros en Líbano declaró a As-Safir que el contacto saudí con la capital siria ha sido constante y que la información diplomática y los informes lo han indicado así en más de una ocasión. También añadió que una delegación de la inteligencia egipcia visitó Damasco recientemente.

La fuente diplomática afirmó que “el liderazgo saudí ha vuelto a abrir canales de comunicación con las autoridades sirias a nivel de seguridad debido a la equivocada predicción de los saudíes sobre la caída del régimen sirio. Por ello, temían que los grupos fundamentalistas y extremistas que ellos han financiado y armado para derrocar a Assad y a su régimen tomasen represalias dentro de Arabia Saudí, especialmente tras la explosión que tuvo lugar cerca del Ministerio del Interior de la capital saudí. Además, un grupo de países encabezados por Emiratos Árabes Unidos en el seno del CCG anunció explícitamente lo que parecía ser una guerra contra los Hermanos Musulmanes en un intento por perseguir sus células. Ello viene a sumarse a una actitud marcadamente positiva por parte del sultanato de Omán y al creciente rechazo por parte de Kuwait de los grupos extremistas sirios en la vanguardia de la oposición siria”.

La misma fuente señalaba que “todo ello movió a Riad a retomar la conexión con Damasco bajo la supervisión del hijo del monarca saudí, el príncipe Abdul Aziz bin Abdulá, y encomendar esta labor a agentes de la seguridad saudí”, y agregó que las reuniones se desarrollaron en Jordania en presencia de agentes de la inteligencia jordana.

La fuente señaló, además, que en el curso de las reuniones, Siria indicó a Arabia Saudí que el liderazgo sirio no aceptaría ninguna discusión sobre acuerdos, ya fuera con Arabia Saudí o con cualquier otro país, hasta que estos países dejen de financiar y armar a los extremistas. Quieren que retiren a dichos grupos de todo el territorio sirio ocupado “pues el Estado sirio está decidido a eliminar todas las células terroristas y salafistas”. La fuente afirma que esta posición “la respaldan varios países árabes que no han cortado sus no declarados vínculos con dirección siria”.

La misma fuente se refirió al rol político y de seguridad jugado por Jordania. La dirección jordana mostró recientemente una manifiesta parcialidad hacia los dirigentes sirios debido a los crecientes temores de que la caída del régimen sirio allane el camino para el ascenso de los Hermanos Musulmanes en Jordania con el apoyo de círculos del Golfo —más específicamente de Qatar— y el peligro resultante que ello puede suponer para el trono hachemí.

La fuente indica que “[...] la decisión saudí de volver a abrir canales de seguridad para comunicarse con el liderazgo sirio se debe a varios factores:

• La determinación de Assad y de su ejército durante los últimos 22 meses.
• El papel creciente de las fuerzas salafistas en Siria y el temor a que se propague dicho papel a Arabia Saudí y a otros países.
• La posición adoptada por varios países del Golfo, especialmente Emiratos Árabes Unidos, para hacer frente a la propagación de los Hermanos Musulmanes.
• La posición de Estados Unidos tras la renovación del mandato del presidente Barack Obama. John Kerry, conocido por su amistad con Assad, ha sido designado para hacerse cargo del Departamento de Estado como sucesor de la secretaria Hillary Clinton. Ello ha coincidido con una destacable posición del Reino Unido al expresar el gobierno británico su temor a una nueva generación de salafistas —al-Qaida en Siria— y el temor de que se infiltren en países europeos para llevar a cabo actos de terrorismo.
• El anuncio del canciller ruso, Sergei Lavrov, de que Occidente está rogando para que Rusia y China sigan ejerciendo su veto contra cualquier intento de intervención occidental en Siria. Arabia Saudí se ha dado cuenta de que Lavrov no habría declarado tal cosa si no hubiera estado seguro de la incapacidad de Occidente para intervenir militarmente en Siria y de su insistencia en una solución política y no militar.
• Assad no hubiera convocado elecciones parlamentarias anticipadas si no hubiera estado seguro de que su ejército controla la mayor parte del territorio sirio y en particular las ciudades. Por otra parte, Assad sabe muy bien que un sector de población siria que antes simpatizaba con la oposición siria ya no la apoya debido a las prácticas de los salafistas y, en particular, del Frente al-Nusra, rama de al-Qaida que pretende establecer un emirato islámico en las zonas rurales que rodean a Alepo”.

La fuente afirmó que “basta sencillamente con reflejar el contenido del discurso de Assad para concluir que el régimen controla en buena parte el territorio”, y añadió que el régimen está adoptando un nuevo enfoque de campo que consiste en reducir el área de despliegue militar para centrarse en el control de las ciudades, limitando el tamaño de la expansión en las zonas rurales y creando una especie de cinturón de seguridad alrededor de Damasco para impedir que los adversarios se acerquen.




Publicación Francesa: la Inteligencia de Arabia Saudí Creó el Frente Nusra

Equipo del Sitio Web de Al Manar

Los servicios de Inteligencia de Arabia Saudí estuvieron implicados en la formación del Frente Al Nusra, filial de la organización Al Qaida en Siria, revelaron hoy aquí medios de prensa.

Ello demuestra la implicación de Riad, al igual que otros países árabes y occidentales, en armar y financiar a grupos terroristas en esta nación del Levante con el fin de desestabilizar al Estado y destruir su infraestructura, señaló la agencia de noticias SANA.

El medio noticioso se basa en informaciones del boletín francés Intelligence Online, especializado en Asuntos Estratégicos, el cual confirmó que la inteligencia saudí apadrinó el surgimiento de la entidad que planea establecer un Califato en Siria, basado en una ideología islámica radical.

De acuerdo con el boletín publicado en París, la inteligencia saudí encabezada por Bandar bin Sultan bin Abdul Aziz Al Saud, aprovechó sus amplios contactos con los movimientos armados en Irak para ayudar a crear el Frente Al Nusra.

Gracias a dicha financiación y el apoyo de sus aliados en Líbano, la organización terrorista armó con rapidez a sus fuerzas para atacar a las tropas del Ejército Árabe Sirio, precisó la fuente.

La experiencia en los atentados suicidas en Irak permitió dirigir golpes contra objetivos en Siria, aclaró.

El mismo boletín citó la existencia de un documento donde se plasma la decisión del gobierno saudí de liberar a cientos de terroristas y criminales condenados a muerte por contrabando de drogas, asesinatos y violaciones, bajo la condición de ir a Siria y afiliarse al denominado Ejército Libre y el Frente Al Nusra, subrayó la agencia de noticias.

Al Nusra se ha atribuido la mayoría de los más mortales coches bomba y atentados suicidas ocurridos a lo largo del territorio sirio.

Recientemente, el Departamento de Estado de Estados Unidos incluyó a la entidad dentro de la lista de organizaciones terroristas sujetas a sanciones, si bien Washington respalda sus acciones en contra del gobierno del presidente Bashar Al Assad.






Fuentes: http://www.assafir.com/Article.aspxEditionId=2353&ChannelId=56557&ArticleId=510&Author=%D8%AF%D8%A7%D9%88%D8%AF%D8%B1%D9%85%D8%A7%D9%84 
y en inglés:
http://www.al-monitor.com/pulse/politics/2013/01/saudi-syria-security-communication.html?utm_source=&utm_medium=email&utm_campaign=5762#ixzz2Hf7ntRiT

http://www.almanar.com.lb/spanish/adetails.php?eid=26556&cid=23&fromval=1&frid=23&seccatid=103&s1=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario