12/12/12

La visión del Islam sobre los asuntos del mundo


Por el Sheij Abdul Karim Paz

"Nos han inculcado que los pueblos del tercer mundo y del sur, Latinoamérica, Asia, África, somos ignorantes, atrasados, haraganes, incapaces y corruptos. De la misma manera han dicho que los religiosos han de quedarse en sus templos, iglesias y mezquitas y no meterse en los asuntos públicos como la política, la economía, las universidades, a no ser para apoyar su dominio." 


En el Sagrado Corán leemos que Dios se presenta como el Señor de los mundos, el Creador, el Gobernador de todo cuanto existe porque es Quien lo crea, lo sostiene, lo administra y lo sustenta. Aunque en el orden humano haya otorgado libertad de acción, también actúa en este orden secundando a los creyentes y denigrando a los opresores. Este principio es común a las grandes religiones abrahámicas o monoteístas. A su vez, estas grandes religiones presentan a Dios como el Dueño y el Señor de ambos mundos, el de la vida terrena y el de la otra vida posterior a la muerte y enseñan que entre ambos mundos hay un vínculo inseparable. La otra vida está vinculada con el quehacer del ser humano en esta vida terrenal.

Algunos sabios dicen, interpretando al Sagrado Corán y otras enseñanzas proféticas que la otra vida es la esencia y el efecto oculto que nuestras acciones, intenciones y pensamientos crean en nuestras almas dándole forma y éstas se manifestarán tal como son al separarse del cuerpo con la muerte. Dice el Sagrado Corán: "El día en que sean expuestos los secretos" (86:9). También dice el Sagrado Corán: "Quienes consuman injustamente la hacienda de los huérfanos, solo fuego ingerirán en sus entrañas y arderán en las llamas de la Ghena" (4:10). Un conocido dicho del profeta Muhammad, la bendición y la paz sean con él, dice que este mundo es con relación a la otra vida como el vientre de la madre con relación a este mundo.

Los libros sagrados están colmados de alusiones  con respecto a la soberanía divina sobre ambos mundos y a la relación entre ambos. Si algo cayese fuera de la órbita de la atención divina desaparecería, dejaría de ser, puesto que el ser de cada cosa y la finalidad de cada cosa es dada por Dios.  "El (Dios) es quien ha creado con medida a todas las cosas,  luego las  guía, dice el Sagrado Corán". ¿Cómo es que en la sociedad occidental se han separados y han prevalecido las ideas seculares y liberales que han esfumado la soberanía divina reemplazándola por la soberanía del ser humano, la revelación por su intelecto, la obediencia a Dios por la libertad humana sin ninguna otra autoridad sobre sí?

La historia de Occidente encierra las respuestas a este fenómeno y las semillas se remontan  a los primeros años después de Jesús, con el sea la Paz y se manifestaron plenamente luego del renacimiento, el iluminismo y la modernidad.  Pero, ¿acaso son trasladables a otras culturas y civilizaciones, y en particular, son trasladables al mundo islámico? Las causas que provocaron el alejamiento en Occidente de las pautas religiosas predominantemente cristianas son extrapolables al mundo islámico? ¿Lo que le pasó al Occidente europeo puede generalizarse y pretenderse que se aplique sin más al resto del mundo? ¿Puede verse el resto del mundo con los anteojos occidentales y decir, por ejemplo, que el ser humano es autosuficiente, no tiene más dios que su razón, o que la religión y la fe están separadas de los asuntos sociales, políticos, científicos, tecnológicos, económicos y culturales, en todo el mundo porque para la experiencia europea sí lo están? En estos últimos doscientos años, ¿qué mundo de justicia ha construido la secularidad humanista europea? ¿Hasta qué punto ha rebajado al ser humano para entronar a las armas, el dinero y el terror? ¿Cómo puede el llamado "orden internacional" tolerar un segundo más el infierno de Guantánamo y que sus carceleros hablen de derechos humanos? Qué infierno de mundo ha construido la cultura secular, que ha vuelto al mundo tan inseguro e injusto. Ha creado un organismo llamado Naciones Unidas con una estructura opresora llamada "Consejo de Seguridad", que solo garantiza la seguridad de los agresores. Ha monopolizado la información para que el mundo no vea los crímenes que comete, por ejemplo en Gaza, Libia, Afganistán, Irak, Honduras, ahora Siria.

¿Lo que le sucedió al Cristianismo en Europa, le ha sucedido o ha de sucederle inexorablemente a todos las demás religiones? ¿Acaso el Islam se opuso al pensamiento racional, a la filosofía o a los avances científicos y a los avances tecnológicos o más bien los promovió y los traspasó a Occidente? ¿Acaso los sabios musulmanes constituyeron una Iglesia aliada en gran parte a los poderes monárquicos e imperiales? ¿O, más bien,  independientemente de aquellos que frecuentaban las cortes opresoras, muchos otros se mantenían junto al pueblo resistiendo con sus almas y sus plumas para preservar la pureza del Islam que permitió al mismo ser hoy el mayor escollo frente a la arrogancia imperial, según lo reconocen ellos mismos? Esta legión de sabios auténticos que mantuvieron la bandera del Islam con su aspecto profético inalterado y liberador, con la Familia del Profeta como guías y modelos, son los antecesores del Imam Jomeini, el Imam Jamenei, el Seied Hasan Nasrullah, el Seied Qutb, el Sheij Muhammad Abdu, el Seied Assad Abadi al Afgani, Jaled Istambuli,  Ahmad Iasin, y tantos otros que han provocado y mantienen en pie en constante crecimiento al despertar islámico de los pueblos del mundo islámico hoy.

Los Hermanos Musulmanes hoy en Egipto, han conformado por mayoría una constitución que será puesta a referéndum ante el pueblo el 15 de diciembre. EL presidente elegido democráticamente, Mursi, afirmó que si no es votada por mayoría, llamará a una asamblea constituyente para que el pueblo vuelva a revisar y modificar de acuerdo a su deseo una nueva constitución. ¿Qué más se le puede pedir en este tema? La minoría secularista bate cacerolas en el Cairo, pero acaban de perder las elecciones. Baradei pide a Estados Unidos que sancione al gobierno egipcio, no suena muy patriótico.

El presidente Correa en la Argentina acaba de decir que por qué se ataca a Irán que es la democracia más estable del Medio Oriente y el mundo Islámico. En cambio,  aquellos que atacan a Irán, hasta el último instante se solidarizaron con la dictadura de Mubarak, hasta que no pudieron evitar su caída y le soltaron la mano. Una mano que sigue aferrada al resto de las monarquías y a la dictadura más feroz, la del régimen sionista asesino de niños en Palestina ocupada.

Cuando el imperialismo norteamericano y europeo busca aliados para defender sus intereses en Latinoamérica se llaman, Videla, Pinochet, Stroessner, Batista, Banzer, Somoza, etc, cuando los busca en el mundo islámico se llaman Bin Laden, Al Qaeda, Mubarak, Saddam, Rey fulano o Rey mengano. Son tan musulmanes estos como cristianos aquellos. Es tan equivocado hacer responsable al Islam o a todos los musulmanes de los crímenes de éstos como hacer responsable al Cristianismo y a todos los cristianos de los crímenes de Videla, Pinochet y compañía. Quien maneja el hilo de todas estas marionetas es siempre el mismo, lejos de Cristo y de Muhammad, con ellos sea la bendición y la Paz.

Hoy los pueblos están en un creciente e inexorable proceso de independencia, pero debemos ser muy conscientes que no obtendremos una verdadera independencia política y económica si no hacemos el mismo esfuerzo para independizarnos culturalmente. Los poderes concentrados han manipulado la información, la educación y la cultura de nuestros pueblos, no solo a nuestros gobiernos y a nuestro sistema económico. Nos han inculcado que los pueblos del tercer mundo y del sur, Latinoamérica, Asia, África, somos ignorantes, atrasados, haraganes, incapaces y corruptos. De la misma manera han dicho que los religiosos han de quedarse en sus templos, iglesias y mezquitas y no meterse en los asuntos públicos como la política, la economía, las universidades, a no ser para apoyar su dominio. Pero si alguien dice algo que no les guste, inmediatamente dicen que la religión debe estar separada de los asuntos públicos y tildan a esos religiosos de fundamentalistas y fanáticos. Religiosos que callan o apoyan sus invasiones, bombardeos o robos son "moderados hombres de espíritu", pero quienes los denuncian son una amenaza fundamentalista o subversiva como les llamaban en los setenta a Angelelli, a Mujica, a Romero  y a tantos otros. Para cada momento encuentran sus apelativos para denigrar a los auténticos religiosos.

Hoy vemos en las imágenes de la televisión de los medios libres (no lo verán en TN, C5N o La Nación o Clarín), como los judíos ortodoxos, rabinos coherentes y antisionistas en Londres se manifestaron ante la embajada del régimen sionista ocupacionista, mal llamado de Israel (nombre de un gran profeta de Dios, enemigo de los opresores, amante de Dios y del pueblo). Estos rabinos decían que el judaísmo es una religión profética, mientras que el sionismo es una idea nacionalista secular ajena al espíritu profético. Por eso se arrogan el permiso de matar cuantos más civiles puedan con bombas de napalm y fósforo en una ciudad indefensa como Gaza y sin vergüenza pretenden justificarlo como un acto legítimo de auto defensa ante unos cohetes que solo son lanzados como descargue ante la opresión sin límites a que se los somete y no hay salida.

Esperemos que este monopolio desinformativo termine en Argentina y que la Corte Suprema no dé  lugar a la medida cautelar cuando se reúnan todos sus miembros y se termine con estos privilegios nacidos del terror de los años de la dictadura.  Será que el gobierno una vez obtenida una victoria en la ley de medios, y liberándonos de los grilletes mediáticos monopólicos, irá por más liberación en otras áreas, Dios quiera que así sea. Lo que es seguro es que si no acompaña el pueblo y el gobierno sirve sinceramente a los intereses de éste, no se podrá vencer al conglomerado de poder heredado de años de dictadura en nuestro país.

En al ámbito del secularismo o bien se niega a Dios y se reduce a la realidad a la esfera material o bien en su forma moderada, no se cuestiona la existencia de Dios como un Ser inmaterial, pero se lo presenta de un modo diferente a como lo hicieran los profetas. Éstos presentaron a Dios en el marco de un monoteísmo consecuente y dijeron que el Todopoderoso, es Creador, Señor, Sostenedor, Sustentador, Dueño, Soberano, de todo cuanto existe, el mundo del espíritu y el de la materia, el mundo del individuo y de la sociedad, el del culto en los templos y el de la política o cosa pública fuera de ellos. Presentaron a Dios como un Ser Perfectamente Bondadoso, Clemente, Generoso  y Justo, que aborrece la opresión. El alma de los pueblos en sintonía con su Creador, es clemente, bondadosa, justa, generosa y aborrece la injusticia.

Pero el dios de los seculares es frío, ausente, indiferente, piadoso con los opresores, infinitamente tolerante con ellos, impotente ante sus caprichos, creó el mundo hace mucho tiempo, y se desentendió de él para que Satanás lo maneje a su antojo y a los pobres que busquen consuelo en el más allá, porque el más acá no les pertenece ni a ellos ni a su dios. El dios secular está amordazado o distraído para el sufrimiento de los pobres que generan los excesos y abusos de los ricos. Ese dios se preocupa mucho por los anticonceptivos y los abortos pero nada o poco hace para impedir la pornografía que denigra a las mujeres, enloquece y animaliza a la juventud. No estamos por cierto en contra del sexo, pero sí a favor de un sexo responsable ante Dios y ante el semejante, cosa que no sucede cuando al sexo se lo saca de este contexto para reducirlo a un placer ciego y peligrosamente egoísta. El Dios de los profetas inculca el recato para que prime el respeto y la seguridad, Para que la mujer no sea un coto de caza, sino que sea amada y la familia tenga paz, seguridad y tranquilidad para quererse.

El Dios profético se manifiesta en toda la creación y entre los hombres, fundamentalmente a través de los creyentes que luchan por la justicia y resisten al imperialismo. Dice el Sagrado Corán: " Dios no cambia la situación de un pueblo si este no se cambia a sí mismo." En la lógica profética, que es la lógica del Sagrado Corán, el creyente es triunfador, sea que pueda plasmar una victoria efectiva o se lo impidan por la fuerza. Cumple con su deber, rechaza la opresión y la mentira, en su propia alma, en al ámbito de su familia y en la sociedad, adora a Dios y le  agradece, busca su consuelo y fortaleza en Su recuerdo y hace el bien a la gente. Las potencialidades humanas en la religión profética se canalizan hacia el bien, el interés general, la justicia, el amor y la paz, todos nombres y atributos infinitos en Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario