25/12/12

El Pentágono anuncia el despliegue de soldados en 35 países de Africa


A raíz de una decisión de la semana pasada por parte del Consejo de Seguridad de enviar miles de soldados a Malí para luchar contra "islamistas" y "extremistas de al-Qaeda", el Pentágono ha anunciado que enviará "equipos pequeños" a más de 35 países de África el próximo año.


"Los equipos se limitarán a actividades de capacitación y equipamiento, y no se les permitirá llevar a cabo operaciones militares sin aprobaciones específicas y complementarias de la Secretaría de Defensa", informa la Associated Press.

La presencia militar de EE.UU. en Vietnam empezó cuando el United States Military Assistance Advisory Group estableció una presencia en Saigón para ayudar a los legionarios franceses a luchar contra las fuerzas del Viet Minh. Durante la siguiente década, el Pentágono convirtió aquella modesta función de asesoramiento en una guerra en toda regla que se cobró la vida de cerca de 60.000 estadounidenses y más de 3 millones de asiáticos surorientales.

De acuerdo con la clase política en Washington y su homólogo militar en el Pentágono, el norte de África se ve amenazado por grupos afiliados a al-Qaeda, en especial con el surgimiento de Boko Haram en Nigeria. La nación del África Occidental es de vital importancia debido a sus vastas reservas de petróleo.

El Pentágono insiste en que el grupo salafista Boko Haram está asociado con al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Boko Haram es ampliamente condenado por numerosos grupos musulmanes que dicen que su campaña de terror y asesinato de cristianos es contraria a las enseñanzas del Islam.

Además de países como Libia, Sudán, Argelia y Níger, donde los EE.UU. dicen que hay una presencia de Al-Qaeda, las unidades ayudarán a Kenia y Uganda en la lucha contra los militantes de al-Shabab.

El grupo se formó en la guerra en Somalia por parte de Abu Mansur al-Amriki, descrito como un ex soldado estadounidense que luchó en Bosnia a principios de 1990. El papel de la CIA en la perpetuación de la guerra en los Balcanes y la financiación de la muyahidin musulmanes bosnios está bien documentado.

El general David Rodríguez, jefe del Comando de las Fuerzas del Ejército de EE.UU., dijo a  Associated Press que si los países africanos que participan en la operación quieren que el Pentágono participe en operaciones militares contra al-Qaeda, tendrán que solicitarlo al secretario de Defensa Leon Panetta. "Si quieren operaciones militares, la brigada es nuestra primera solución de abastecimiento porque están preparados", dijo Rodríguez.

El Pentágono tiene actualmente planes para más de 100 ejercicios de entrenamiento militar por toda África como parte de su esfuerzo promocionando el Africom.

El "cuidadosamente calibrado" plan para trasladarse a África fue anunciado en 2007 a pesar de las dudas "de todo el continente sobre lo que podrían generar las bases estadounidenses o de que se pudiera crear la percepción de una excesiva influencia militar de EE.UU. allí", según AP.

"El objetivo de AFRICOM es eliminar la influencia de China y otros países en la región", escribe Timoteo Alejandro Guzmán . "Los recursos naturales de África son otro elemento importante a considerar, ya que incluyen petróleo, diamantes, cobre, oro, hierro, cobalto, uranio, bauxita, plata, petróleo, ciertas maderas y frutas tropicales".

La rebelión tuareg en Malí y la participación de los Ansar Dine han proporcionado el último pretexto para Estados Unidos y las Naciones Unidas para intervenir en África. Los grupos islamistas de Ansar Dine se alinearon con AQMI y eventualmente desplazaron a los Tuareg e impusieron la ley islámica en el norte de Malí.

La semana pasada la resolución de las Naciones Unidas estableció que "la intervención militar no sucederá hasta que el propio disfuncional ejército de Malí sea formado adecuadamente y se cree un marco para la estabilidad política y las elecciones en el país", de acuerdo al Times de Nueva York.

La intervención militar en Malí está siendo impulsada por Francia, el antiguo ocupante colonial del país, y la resolución de las Naciones Unidas exige una fuerza de 3.300 soldados que se enviarán el próximo año.

Por el momento, los Estados Unidos y Francia trabajarán en conseguir que el ejército maliense, calificado de "vital para garantizar la seguridad y estabilidad de Malí a largo plazo", esté adecuadamente entrenado para combatir a al-Qaeda, la fuerza vejatoria militante que aparece como un reloj en las zonas de importancia estratégica del mundo justo antes de la intervención de los Estados Unidos, sus aliados europeos y las Naciones Unidas

LPG

No hay comentarios:

Publicar un comentario