6/11/12

La lucha secreta del Mosad contra el proyecto nuclear iraní

El prestigioso programa Uvda, emitido en el Canal 2 de la televisión israelí, se adentra en la lucha secreta del Mosad para evitar que Irán tenga armas nucleares, desvela fuertes divergencias internas, confirma el ataque contra el reactor nuclear sirio (2007) y revela la tensa reunión que pudo desembocar hace dos años en una ofensiva contra las centrales iraníes provocando quizá una guerra regional.


Como postre en el 'prime time', entrevista al primer ministro, Benjamin Netanyahu, que advierte con "actuar si no hay más remedio y estamos con la espalda en la pared". "Irán va en serio y avanza hacia la bomba nuclear para destruir Israel. Lo que es peligroso no es lo que yo digo sino lo que Irán hace", afirma.

Algunos datos expuestos eran conocidos pero no contaban con la confirmación de los protagonistas, de forma indirecta o usando el término "hipotético".

La "carpeta atómica iraní" adquirió suma relevancia en el 2002. El nuevo jefe del Mosad, Meir Dagan, impuso como prioridad "conseguir información desde dentro del proyecto nuclear iraní". Creó una unidad especial, aprobó decenas de acciones de espionaje en territorio iraní hasta "llegar" a la central nuclear de Natanz. El primer ministro, Ariel Sharon, enseñó las imágenes obtenidas al presidente norteamericano, George W. Bush. Éste, con un semblante serio, le prometió: "No os preocupéis, no tendrán armas nucleares".

Tras hallar indicios de la central secreta y subterránea de Fordo (Irán), el ministro de Defensa, Ehud Barak, convocó al Estado Mayor del Ejército. "Debemos tener un plan de acción", les dijo. En un documento clasificado del 2007, se lee: "Puede darse la situación de que Israel tenga que atacar de forma independiente".

Barak y el entonces primer ministro, Ehud Olmert, se lanzan duras acusaciones colgándose sutilmente medallas de supuestas operaciones que no confirman pero que ralentizaron el proyecto de los Ayatolas. Un régimen que defiende la finalidad civil del plan y afirma que "la entidad sionista" es la única potencia nuclear de la región.

A la pregunta sobre las explosiones que mataron a varios científicos nucleares y oficiales de la Guardia Revolucionaria de Irán, Olmert no asume la autoría pero responde: "Hablando de forma hipotética, el objetivo es evitar que él (el objeto de la operación) fabrique la mecha que destruirá la vida de mis hijos y nietos y la de tus hijos y nietos".

2008. Bush realiza una visita a Israel y mantiene una dramática reunión a solas con Olmert. Éste le entrega un sobre de color blanquiazul que contenía una prueba física conseguida por el Mosad de los círculos más íntimos del proyecto iraní. "Bush recibió lo que recibió en el sobre. Mi petición fue que sólo el presidente podía verlo. Bush entregó el sobre a su asesor de seguridad, Stephen Hadley, prohibiéndole abrirlo", cuenta Olmert.

"No quiero entrar en detalles pero puedo decir que la comunicación se convirtió en algo más íntimo que nunca", declara hoy Hadley. En esa reunión, los dirigentes ordenaron a sus servicios de Inteligencia «abrirse» y cooperar sin ocultar nada para luchar contra el mismo enemigo. Incluso revelando y compartiendo sensibles fuentes (agentes) en el terreno.

Bush expresó a Olmert su oposición a un ataque israelí y cuando Barak le pidió determinadas armas, respondió que si era para usarlas en un ataque contra las centrales nucleares, no se las daría.

El programa confirma lo que Bush ha escrito en su libro: el ataque israelí contra el reactor nuclear sirio en septiembre del 2007. "No había dudas de la finalidad de ese sitio", recuerda Olmert. 17 toneladas de explosivos destrozaron el plan nuclear de Bashar Asad, que había sido asistido por expertos norcoreanos.

"Leo en la prensa extranjera que Israel actuó sin la luz verde americana", declara Olmert sobre una acción que siguió desde la sala de mando militar de Tel Aviv.

¿Netanyahu ordenará un ataque contra las centrales nucleares iraníes sin el consentimiento de EEUU?

En el 2010 ese momento estuvo muy cerca. Netanyahu y Barak ordenaron a Dagan y el entonces responsable del Ejército, Gabi Ashkenazi, avanzar a la posición 'P plus', el código de preparación y alerta ante un ataque militar.

"No es algo que tú haces si no estás seguro que al final quieres actuar", le respondió Ahskenazi que, como Dagan, se opuso al ataque. "Pueden acabar tomando una decisión ilegal de ir a la guerra ya que sólo el gabinete está autorizado a tomar esta decisión", les dijo Dagan.

Parte de la ropa secreta se airea quizás debido a las guerras internas (Barak vs Ashkenazi, Olmert vs Netanyahu, Barak vs Olmert...) o quizá debido a la cercanía de las elecciones.

Barak denuncia que Ashkenazi replicó que pasar a 'P plus' no era posible porque el Ejército no estaba preparado. "Barak no dice la verdad. Preparé la opción y el Ejército estaba preparado para el ataque pero también les dije que sería un error estratégico", responde.

Netanyahu advierte: "Mientras sea primer ministro, Irán no tendrá armas nucleares. No es un farol. No lo deseo pero actuaremos si la existencia de Israel está en juego y se agotan el resto de opciones".

Y concluye: "Cuando no teníamos un Estado y alguien amenazó con exterminarnos y lo hizo en la práctica, rogábamos a los demás que nos defendieran. Ahora nosotros no rogamos, nos preparamos".

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/06/internacional/1352185530.html

El Ejército israelí y el Mosad se negaron a preparar un ataque inmediato a Irán


Que los planes de atacar Irán de Benjamín Netanyahu, el primer ministro israelí, y su ministro de Defensa, Ehud Barak, no convencen a buena parte de la clase política y militar del país es algo bien sabido. Que Washington tampoco comparte el ímpetu guerrero de Netanyahu es algo que también ha quedado claro en las últimas semanas. Lo que no se sabía y ahora desvela el Canal Dos de la televisión israelí es que hubo planes concretos sobre la mesa y que incluso Netanyahu ordenó preparar el país para un ataque inminente en 2010. El Ejército y el Mosad, contrarios al ataque, se negaron a ejecutarlos.

Gabi Ashkenazi, jefe del Estado mayor entonces, y Meir Dagan, en aquel momento al frente de los servicios secretos, se plantaron ante los líderes políticos porque dijeron que un ataque a Irán equivaldría a una declaración de guerra, lo que consideraron un error estratégico de primer orden.



Uvda (Hecho) es el programa del Canal Dos de la televisión que recoge esta y otras conclusiones y que se emitirá este lunes por la noche en Israel, según publica la prensa local. El relato que reconstruye Uvda habla de una reunión que tuvo lugar en 2010 y a la que acudieron los siete ministros principales del Ejecutivo. Nada más terminar el encuentro y justo cuando Ashkenazi y Dagan estaban a punto de salir por la puerta, Netanyahu les ordenó que elevaran el nivel de alerta al llamado “P plus”, el código utilizado para los preparativos correspondientes a un ataque militar inminente. Ante el desconcierto del primer ministro, Ashkenazi y Dagan se negaron, según adelanta el diario Yedioth Ahronoth. “Es posible que estés adoptando una decisión ilegal de ir a la guerra”, le advirtió Dagan a Netanyahu.

El jefe del Mosad se refería a las implicaciones políticas de aquella supuesta declaración de guerra. Que Netanyahu ordenara al Ejército y al Mosad que prepararan al país para un ataque significa que el primer ministro ninguneó al Gabinete de ministros, que debe aprobar este tipo de decisiones, y que se arrogó la facultad de ir a la guerra sin consultar con nadie.

Confirma a Uvda esta versión de los hechos el propio Barak. El ministro de Defensa se habría distanciado de Netanyahu en las últimas semanas respecto a la cuestión iraní y a la necesidad acuciante de frenar su programa nuclear. Mientras Teherán defiende que sus instalaciones nucleares tienen como único objetivo el uso civil de la energía atómica, Occidente desconfía de los planes iraníes y el primer ministro israelí los considera incluso una amenaza existencial para su país.

En su reciente discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas a finales del pasado septiembre, Netanyahu dejó entrever que un ataque a Irán podría esperar hasta la primavera o el incluso el verano que viene. A partir de ese momento, según los cálculos del primer ministro, el programa nuclear alcanzaría un punto de no retorno en el que el régimen de Teherán podría fabricar la bomba atómica en cuestión de semanas. Washington se ha mostrado hasta el momento reacio a participar en aventuras bélicas como la que supuestamente planea Netanyahu.


http://internacional.elpais.com/internacional/2012/11/05/actualidad/1352112293_546528.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario